domingo, 4 de diciembre de 2016

Llum de nit fosca


El templo de Isis y Osiris
Karl Friedrich Schinkel
1818
Staatliche Museen
Berlín

Nota: Obra creada por Schinkel para la escenografía de “La flauta mágica” de Mozart correspondiente a la parte en que Sarastro libera a Pamina del dominio de la Reina de la Noche. Triunfa la luz, triunfa la razón. –

Font: ‘L’artista com a escenògraf’ - Rafael Argullol – Diari Ara.

sábado, 3 de diciembre de 2016

El resultado de este Clásico es.... justo


1-0 - Luis Suárez (53'), 1-1 Sergio Ramos (90')

jueves, 1 de diciembre de 2016

Cicatriz – Sara Mesa



     “No me considero inocente. ¿Cómo iba a poder serlo? La senda del conocimiento es la senda de la corrupción espiritual desde el día en que se mordió la manzana. La simple práctica de pensar ya conlleva una caída en esa corrupción. ¿Se es más puro sólo por no hacer lo que sí se ha pensado? Cualquiera que piense con cierta profundidad está expuesto a desazonarse.”



Krustapunte: Premio Ojo Crítico de Narrativa RNE por esta obra -la moza ya acumula otra serie de distinciones en su ‘corta’ carrera literaria- descubro a Sara Mesa con esta más que interesante novela, digamos que me ha gustado más de lo que esperaba… o lo que es lo mismo, se gana el derecho a que siga husmeando en el resto de su variopinta bibliografía. Especialmente recomendada a seguidores de foros literarios vía Internet y/u otros seres (trenes) extraños (descarrilados) de ayer… y especialmente de hoy.-

domingo, 27 de noviembre de 2016

Masters of War – Bob Dylan (1963)


Venid, señores de la guerra. Los que fabricáis armas, los que fabricáis bombarderos, los que fabricáis grandes bombas, los que os escondéis detrás de la paredes, los que os escondéis detrás de vuestros escritorios. Quiero que sepáis que puedo ver a través de vuestras máscaras.
Vosotros que nunca habéis hecho nada que no sirva para destruir, jugáis con mi mundo como si fuera un juguete vuestro, ponéis un arma en mi mano y os ocultáis a mi vista, y cuando las balas empiezan a surcar el aire dais la vuelta y salís corriendo.
Como el Judas de antaño mentís y engañáis. Queréis hacerme creer que una guerra mundial puede ganarse, pero veo a través de vuestros ojos y de vuestros cerebros como veo a través del agua sucia que sale por el desagüe.
Sostenéis los gatillos para que otros disparen, luego retrocedéis y observáis y cuando los muertos empiezan a aumentar os escondéis en vuestros palacios mientras la sangre de los jóvenes escapa de sus cuerpos y se entierra en el barro.
Habéis traído el peor temor que imaginarse pueda: El miedo a traer niños a este mundo. Por amenazar a mi hijo que no ha nacido ni tiene nombre no merecéis la sangre que corre por vuestras venas.
¿Cuánto tengo que saber para poder hablar sin vuestro permiso? Vosotros podréis decir que soy joven, podréis decir que soy ignorante, pero aunque más joven que vosotros hay algo que sí sé: Ni siquiera Jesús perdonaría lo que hacéis.
Dejad que os haga una pregunta: ¿Tan bueno es vuestro dinero que os comprará el perdón? ¿De verdad lo creéis? Cuando llegue vuestra hora sé que os daréis cuenta de que todo el dinero que hicisteis no salvará vuestra alma.
Espero que muráis y la muerte os llegará pronto. Seguiré vuestro ataúd en la pálida tarde y observaré cómo os bajan a la tumba… y permaneceré de pie sobre ella para estar seguro de vuestra muerte.

PHOTO: Internet, no he sido capaz de encontrar ninguna referencia pero me gusta la fuerza expresiva que transmite esta imagen…

*AGRADECIMIENTO: Fotograma de la película “Masacre: ven y mira” – Elem Klimov (1985). Información facilitada por gentileza de Rafa Poverello. Gracias.-

sábado, 26 de noviembre de 2016

La noche del lobo – Javier Tomeo

“En ese instante aparece la luna llena y Macario siente como si una hermosa mujer le reconfortase y le pasase la mano por la frente. Ha estado esperándola durante toda la semana. Hubo incluso una noche en la que se le puso tiesa, aunque tal vez eso fuese por otros motivos.
Aparece un poco roja por el borde inferior, como ensangrentada, pero a Macario nunca se le ocurriría decir que está manchada de sangre. Los de Internet lo explican muy claro: la atmósfera absorbe todos los colores que la iluminan cuando la luna está en el horizonte… excepto el color rojo, que es el único que a la postre se refleja en su superficie. Por eso nosotros la vemos de color rojo. No hay, pues, más misterios. Nada de sangre, aunque les duela a los románticos. A medida que vaya avanzando la noche, esa luna se irá levantando y acabará brillando en lo más alto como una moneda de plata.”

jueves, 24 de noviembre de 2016

Departamento de especulaciones – Jenny Offill

“Hay un hombre que viaja por todo el mundo intentando encontrar lugares en los que uno pueda quedarse quieto y no escuchar sonido humano alguno. En su opinión es imposible sentirse tranquilo en las ciudades, ya que casi nunca podemos oír el canto de los pájaros. Nuestros oídos han ido evolucionando para ser nuestro sistema de alarma. Y en los lugares donde no cantan los pájaros nos ponemos en estado de máxima alerta. Vivir en una ciudad significa vivir acobardados para siempre.

Los budistas dicen que hay ciento veintiún estados de conciencia. Y entre estos, solo tres están relacionados con la desgracia y la tristeza. Pero la mayoría de nosotros nos pasamos la vida yendo y viniendo de uno a otro de esos tres estados.”

domingo, 20 de noviembre de 2016

El cazador de leones – Javier Tomeo

“¡Dios mío! ¡Cuántos años han pasado desde entonces! ¿Quince? ¿Veinte? ¡Oh, sí, el tiempo, ése es el gran enemigo a batir! Usted sabrá disculparme, señorita, pero de vez en cuando, y sin ningún motivo aparente, uno no puede evitar volver la mirada al pasado. Evocamos los tiempos que se fueron y nuestros corazones se convierten en inmensas necrópolis, nuestra soledad se hace todavía más profunda. Sí, señorita, lo reconozco, de pronto me he puesto triste, siento incluso ganas de echarme a llorar. Puede que sea el tiempo. Estas tardes de lluvia acaban inundándonos de nostalgia y lloramos pecados que nunca hemos cometido. ¡Ah, sí! ¡Debe de ser maravilloso, en tardes como las de hoy, mientras llueve en las calles y el viento se lleva las últimas hojas de las ramas, tener muy cerca a una mujer como usted que no se canse de repetirnos que el otoño no significa el fin, sino sólo el puente necesario para llegar a una nueva primavera!”

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Niebla en el puente de Tolbiac – Léo Malet

“Ahora ya era casi completamente de noche. Una niebla ligera aureolaba el paisaje. Del extremo de las ramas y de los aleros, donde se habían acumulado a la espera de una víctima, caían gotas heladas. Los transeúntes se apresuraban, con la nariz inclinada hacia el pecho, como avergonzados. De hecho en trecho, pisándoles terreno a las farolas, un bar proyectaba a todo lo ancho de la acera una zona luminosa, cálida de olor a alcohol y música de pianola.
Con la pipa en el pico y las manos hundidas en los bolsillos de la abrigada pelliza, experimentaba una extraña sensación voluptuosa –junto con un amago de mal sabor de boca- al pisar con mis pies, cómodamente calzados con zapatos resistentes a la lluvia y de suela gruesa, aquel asfalto por el que tanto había arrastrado la miseria en alpargatas.”

martes, 15 de noviembre de 2016

Històries imprevistes – Roald Dahl


 “Es gairabé mitjanit i veig que si no em decideixo a escriure aquesta història ara, no ho faré mai. He estat tota la tarda aquí assegut, intentant forçar-me a començar, però com més hi pensava, més abatut, avergonyit i afligit em deixava tot plegat.
La meva idea –que crec que era bona- era intentar descubrir, mitjançant un procés de confessió i anàlisi, una raó o com a mínim alguna justificació per al meu comportament indigne envers la Janet de Pelagia. En essència, el que volia era dirigir-me a un lector imaginari i comprensiu, a la mítica segona persona de les narracions, a una persona gentil i oberta a qui poder explicar tots els detalls d’aquest desafortunat episodi. Només espero que la meva tristesa no m’impedeixi fer-ho.”


Krustcomentari: Setze relats àcids i macabres plens d’humor negre del bó, setze històries farcides de girs imprevistos que ningú s’espera en el seus impactants finals. Personatges extravagants, gairabé tots ells, que conformen una galería d’éssers humans realment interessant.
Val la pena destacar els següents relats... o, dit d'altre manera, aquest són els que més m’han agradat a mí: “El tast”, “Xai al forn”, “L’home del sud”, “Galop Foxley”, “Nunc dimittis” (Fragment escollit per aquest post), “La mestressa”, “Camí del cel” i “La senyora Bisby i l’abric del Coronel”.

viernes, 11 de noviembre de 2016

Leonard Cohen (1934-2016)


La eterna alegría por Dylan
La infinita tristeza por Cohen
La vida, herman@… la Vida.-