miércoles, 20 de septiembre de 2017

Adéu, Espanya – Hola, Món


Hem guanyat!!! Avui, 20/09/2017, és el primer dia de la nostra República Catalana. Viure vol dir no tenir por de ser lliure.-

La nostalgia feliz – Amélie Nothomb


     “Unas horas más tarde, me despierta la intuición de que debo mirar el paisaje: subo la cortina de la ventanilla y lo que descubro me deja sin aliento. El avión está sobrevolando las cimas del Himalaya, cuya blancura basta para iluminar las tinieblas. Estamos tan cerca de la cima que contengo la respiración ante la idea de tocar el Everest. En mi vida sólo he tenido una visión tan sublime. Le doy gracias a Japón, que es a quien se las debo.
     Permanezco pegada a la ventanilla, contemplando fijamente esos colosos nevados. La noche es una bendición, ya que hace posible esta vista: de día, la violencia de la luz me habría obligado a desviar la mirada. De noche, tengo la impresión de estar conociendo, en el transcurso de una expedición de submarinismo, a una familia de ballenas blancas, nobles e inmóviles, en esas tinieblas perfectas de penúltimos fondos que permiten apreciarlo todo mucho mejor que con las horribles luces de los hombres.”

jueves, 14 de septiembre de 2017

El ojo castaño de nuestro amor – Mircea Cărtărescu


     "…Como si, al escribir, cada línea que trazo en la página con el bolígrafo se cubriera de moho y cada página que dejo atrás, cubierta con mi escritura, se abarquillara, amarilleara y se retorciera como una hoja seca. Pero yo seguiría escribiendo igualmente cada vez más rápido, para que no me alcancen el desastre y la desgracia.
     … Como si, al releerme, cada fotón que choca contra mi página, rebota y atraviesa mi retina envejeciera sobre la marcha, se arrugara como un grano de pimienta y, en lugar de luz, brotara de él un polvo sofocante, como el polvillo de las alas de las mariposas muertas, clavadas con un alfiler oxidado en el insectario.
     … Como si, al comer, la cuchara en la que la sopa gira lentamente, arrastrando en su giro un fideo, se oxidara en el trayecto del plato a la boca, se corroyera y cayera convertida en migajas de óxido sobre la holanda pura del mantel, y solo una bola de sopa, blanda y en continua remodelación, siguiera levitando en el vacío hasta llenarse también ella de gusanos y tijeretas. 
     … Como si, al hacer el amor, los billones de barquitos de papel liberados por mi vientre penetraran en el vientre de mi esposa, en el interior de una geografía desconocida y extraña, atravesaran gargantas terribles, cataratas implacables, naufragaran en tierras llenas de conchas, se precipitaran por las trompas traslúcidas, ardieran al rozar las paredes y fueran atrapados por seres sin ojos hasta que un solo velerito se detuviera en las aguas tranquilas que rodean la abrumadora, redonda fortaleza. Y allí, bajo un cielo de tormenta, esperara la ruina, la ruina total, la ruina ilimitada. No ha quedado ni una piedra de aquella ciudadela ovariana.
     … Como si los puentes se derrumbaran a mi paso.
     … Como si las estrellas explotaran después de caer dormido.
     … Como si nuestra memoria fuera un osario.
     … Como si nuestra mente fuera una campana resquebrajada."

domingo, 10 de septiembre de 2017

DAVID BOWIE is


Que no se nos escape la expo de Bowie, ¿eh?, ¡claro que no! Ayer pudimos verla por fin -empezó el pasado 25 de mayo y acabará este próximo 25 de septiembre coincidiendo con la Festa de la Merçè de la ciudad-; una experiencia única e irrepetible sobre este ARTISTA en mayúsculas cuya influencia creadora perdurará en la Memoria de la humanidad durante los siglos que le puedan restar de vida… y después, no se preocupen, posiblemente el Major Tom la saque, la Memoria de Davie quiero decir, de gira por el espacio.
Todo un placer para los sentidos, sin ninguna duda, además de un honor el haberla tenido aquí en Barcelona (única ciudad europea en acoger esta maravilla itinerante que viene de Tokio y vuela próximamente a New York). Legiones de millones de admiradores ya la han podido gozar, encantados de figurar entre las huestes bowinianas que han tenido la oportunidad de disfrutar esta exposición.

·         Muy buena elección la del Museu del Disseny (popularmente conocido como ‘La Grapadora’) enclavado en la Plaça de les Glòries Catalanes (por cierto, Sra. Colau, sepa que ha hecho usted una verdadera chapuza con esta plaza, gestionando de modo nefasto nuestros impuestos, cuando hay que aplaudirla se hace, cuando hay que criticarla también. Conste en acta.).

·         La demanda constante de otras metrópolis podrían hacer que la gira fuera global, ojalá porque vale muy mucho la pena. Me consta que en Madrid están pidiendo firmas populares para que la traigan, y también debería llegar a Londres (¡porque es la suya y es lo suyo!) y a Berlín (porque posiblemente, a nivel personal, ha sido la sala que más me ha gustado de la exposición). Denle circulación a la Cultura, cabrones.-

Para + Info: AQUÍ

miércoles, 6 de septiembre de 2017

Indigno de ser humano – Osamu Dazai


     “Por lo general, las personas no muestran lo terribles que son. Pero son como una vaca pastando tranquila que, de repente, levanta la cola y descarga un latigazo sobre el tábano. Basta que se dé la ocasión para que muestren su horrenda naturaleza. Recuerdo que se me llegaba a erizar el cabello de terror al pensar en que este carácter innato es una condición esencial para que el ser humano sobreviva. Al pensarlo, perdía cualquier esperanza sobre la humanidad.
     Siempre me había dado miedo la gente y, debido a mi falta de confianza en mi habilidad de hablar o actuar como un ser humano, mantuve mis agonías solitarias encerradas en el pecho y mi melancolía e inquietud ocultas tras un ingenuo optimismo. Y con el tiempo me fui perfeccionando en mi papel de extraño bufón.”

martes, 29 de agosto de 2017

Smith Freak

Breve biografía del autor: Su padre nunca lo reconoció y su madre lo abandonó a los 9 años en una habitación de hotel junto a su hermana (el cocinero se apiadó y se hizo cargo de los críos), a los 20 años apedreó una comisaria buscando que lo detuvieran porque se moría de hambre y pensó que la cárcel sería una buena solución (pero le diagnosticaron paranoia y esquizofrenia por lo que fue recluido en un sanatorio… para amantes de lo curioso, el mismo donde posteriormente rodaron “Alguien voló sobre el nido del cuco”). Cuando pudo volar en libertad se estableció en San Francisco donde, convencido de su talento para la escritura, empezó a tocar todos los palos de la literatura: novelas, cuentos, poesía… hasta que consiguió hacerse un hueco entre los grandes de la contracultura, léase Dylan, Ginsberg o Leary, especialmente por sus trabajos en la década de los 60’. El éxito internacional le vino tan grande, tan grande fue el peso de la fama, que, como tantos otros escritores de la época, acabo alcoholizado e injustamente olvidado en su propio país a partir del linchamiento que recibió por parte de la ‘Crítica Especializada’, menuda panda de merluzos frustrados, a partir de sus obras publicadas en los 70’, de hecho en 1984, cuando contaba 49 años de edad, se voló la cabeza cuando nadie en los EE.UU se acordaba ya de él, aunque afortunadamente sigue siendo un escritor de culto en Europa -servidor lo acaba de descubrir como quien dice- y sobretodo en Japón, país por el que sentía una profunda devoción. Bueno, si les ha parecido un tipo raro espérense a conocer a C. Card el detective privado protagonista de la novela que nos ocupa, todo un buscavidas a tiempo completo, y no seré yo quien desembuche algo al respecto… ¡lean, lean!

Bueno, daremos alguna pista más: de entrada se nos presenta todo el pack básico de la novela negra al uso (polis, sicarios, buenos y malos, femme fatale, misterio, intriga…), mientras que de salida podrán apreciar que conforme se acerca el final de la historia (ya en antecedentes de todo lo ocurrido hasta el momento) cualquier The End surgido de la mente juguetona del autor les puede conducir hasta el delirio y la exclamación sin contener… Buaaaaah, tremendo delirio! fue la mía al cerrar la contraportada. El libro contiene hasta 80 (¿o son 79?) micro-capítulos condensados en sus escasas 200 páginas, todo (d)estilado en una prosa extremadamente sencilla, marca de la casa, digamos que podría leerse en 3 horitas o podrían dedicarle un terceto de días para degustarlo mejor, en fin, a gusto del consumidor. Otra premisa importante tiene que ver con el espacio geo-temporal, pónganse en situación porque todo sucede en un solo día, en un mismo lugar: San Francisco, 2 de enero de 1942… aunque también les prevengo que en algún momento viajarán mentalmente, desde los sueños despiertos de C. Card, hasta la antigua Babilonia: Nabucodonosor, 596 a.C… sí, entiendo que autor y personaje les sigan pareciendo tipos extraños.

Segundo acercamiento a la obra del inclasificable Brautigan tras haber leído con anterioridad “El monstruo de Hawkline: Un western gótico” (1974), que ambos no figuren entre sus mejores trabajos –según la ‘Maldita Crítica Especializada’, again- me llena de satisfacción, por la sencilla razón de que a mí ambas novelas me han parecido un notable divertimento, que miren por dónde era lo que buscaba en ese preciso momento. Aquí vuelvo a reencontrarme con un Brautigan en su estado más puro, siempre breve y conciso, directo a reventar el grano y eludiendo la paja descriptiva sobrecargada de polvo que en otras novelas del género puede llegar a conducir al aburrimiento. Un noir de qualité, deliciosamente descacharrante, por así decir. Babilonia in my mind.-

lunes, 28 de agosto de 2017

Un detective en Babilonia – Richard Brautigan


“El 2 de enero de 1942 me trajo buenas noticias y malas noticias.
     Primero, las buenas noticias: descubrí que me habían clasificado como 4F y por tanto no tendría que ir a la Segunda Guerra Mundial para jugar a los soldaditos. No tuve en absoluto la sensación de ser poco patriótico, porque yo ya había luchado mi propia Segunda Guerra Mundial en España, cinco años antes, y tenía un par de agujeros de bala en el culo que lo demostraban.
     Nunca sabré por qué me alcanzaron en el culo. Me arruinaron siempre cualquier relato de la guerra. La gente no te mira como a un héroe cuando les cuentas que te pegaron un tiro en el culo. No te toman en serio, bueno, ese ya no era mi problema. La guerra que comenzaba para el resto de América se había acabado para mí.
     Ahora, las malas noticias: no tenía balas para mi pistola. Acababa de conseguir un caso para el que necesitaría mi pistola y no tenía ni una bala. El cliente con quien me iba a encontrar más tarde, por primera vez, quería que me presentase con una pistola y yo sabía que no se refería a una pistola vacía.
     ¿Qué iba a hacer?
     No tenía ni un céntimo a mi nombre y mi crédito en San Francisco no valía nada. Había tenido que prescindir de mi oficina en septiembre, aunque solo costaba ocho pavos al mes, y ahora estaba trabajando gracias al teléfono de monedas que había en el vestíbulo del edificio de apartamentos baratos en Nob Hill donde vivía, y donde debía dos meses de alquiler. No podía conseguir ni treinta dólares al mes.
     Mi patrona me resultaba una amenaza mayor que los japoneses. Todo el mundo temía que aparecieran los japoneses en San Francisco y comenzasen a subir y bajar las colinas en tranvía, pero yo me habría enfrentado a una división entera si así hubiese podido quitarme a mi patrona de encima, créanme.”

domingo, 27 de agosto de 2017

Plantando jeta a la barbarie


Cositas que vi en la mani de ayer: 500.000 personas (esperaba bastantes más pero algo en el ambiente me dijo que la peña se reservaba para el 11-S), mucho silencio (aunque el dolor hacia las víctimas ya tiene su zona cero en Las Ramblas), mucha estelada y poca rojigualda (un tipo gris repartiendo banderolas de esas que dan a la entrada de los estadios donde juega la roja… nadie las cogía, ¿por qué será?), el sonido sincopado y palmero de la multitud en tres toques al son del No Tinc Por, no vi a las autoridades porque andábamos por la parte de atrás, encima dels Jardinets de Gràcia, hasta que la cosa empezó a avanzar, también vi que repartían rosas blancas, rojas y amarillas (los colores de la ciudad) y que la gente las colocaba de modo espontáneo en los vehículos de Mossos, Bombers i Ambulàncies que encontraban en su camino (servicios que rayaron a gran altura, todos ellos, desde el momento en que se desató el drama), también vi toda una serie de imágenes impagables en lo concerniente al Civismo Pacífico, marca de la casa, que siempre ha demostrado esta ciudad –que vuelve a latir, como no podía ser de otra manera- a la hora de manifestarse ante algún tema en concreto… hoy leo un poquito aquí y allá y extraigo, además de mis propias conclusiones (buff, la pataleta tergiversada de medios nacionales como El País o El Mundo…), una imagen, esta que ilustra el post, que vale más que dos mil diecisiete palabras.-

miércoles, 23 de agosto de 2017

El fin de Alice – A.M. Homes


     “Cárcel. Una vieja y ácida fregona. El olor como a lejía de las sales me sacan de mis pensamientos. El hombre limpia con una mezcla tan fuerte que si hace bien su trabajo –como debe hacerse-, cuando haya acabado estaremos restregados a conciencia: el suelo estará limpio, los pulmones estarán limpios y estarán limpios nuestros pensamientos. Le deseo mucha suerte. El cubo salpica cuando el preso se me acerca. Los tentáculos grises de la fregona mojan mi celda.
     -¿Limpio? –pregunta.
     -Sí, ¿por qué no? –digo, levantando mis pies del suelo. Él hace un barrido rápido del lugar y se marcha. Observo sentado el agua que se evapora, el olor de esta estopa rancia que cuaja y se torna alta y delgada como leche cortada.”


martes, 22 de agosto de 2017

Blue Blood

Topo con esta instantánea en algún lugar del ciberespacio, inmediatamente se me infla la vena detectivesca y, en privado, me pongo a investigar al respecto, el asunto me lleva a variados lugares pero me limito a extraer la información necesaria para cubrir el expediente: Un puto post en el Blog y arreando.-


¿Quiénes son?
 Parentesco: Hermanos.
· Princesa alemana Ivonne de Sayn-Wittgenstein-Sayn (13 años) tomándose un trago a morro de Dry Sack Sherry de 1877. El ángulo de elevación de la botella me da a entender que el cálido caldo le está reconfortando el gaznate.
 Nota: No es verano, obsérvense las ropas de abrigo, incluida la falda plisada que ahora parece volver a ponerse de moda…
· Príncipe alemán Alexander de Sayn-Wittgenstein-Sayn (12 años) fumándose un piti, no he podido descubrir la marca pero deduzco que está a punto de darle las últimas caladas y lanzar la colilla al mar por la borda.
 Nota: No se aprecia el brebaje que contiene el vaso de plástico pero no creo que sea Fanta…
¿Dónde?
Yate privado fondeando las costas de Mallorca –Ses Illes, Spain- en algún momento del otoño-invierno de 1955 (dato importante este, ein?).
¿Quién toma la foto?
 ¡La madre de los niños, oigan! ¿Qué se habían creído ustedes?
· Princesa Marianne de Sayn-Wittgenstein-Sayn, o “Manni” o también “Mamarazza” para los amigos de las varias cortes reales y tal (¡la tía está viva, joder! nació el 9 de diciembre de 1919 en Salzburg – Austria) . Era fotógrafa, aunque no creo que necesitara trabajar, y publicó varias instantáneas en algunas revistas de la época así como en galerías de arte y similares.
La pregunta puñetera
¿Estaban posando los hijos? Pues igual no, lo que haría de esta foto una Masterpiece, o igual sí, vayan ustedes a saber, con lo que a pesar del postureo de los churumbeles seguiría siendo un gran flash en mi opinión. Tiempos Modernos.-

P.D.
La cosa daría para un amplio Report, como pueden imaginar, pero digamos que ya me cansao. Si quieren saber más, aflojen la cartera y pónganse en contacto con mi secretaria la cual les atenderá muy amablemente y les pondrá al corriente de mis honorarios.

Atte. 
Detective Krust.-

viernes, 18 de agosto de 2017

Aixeca’t, Barcelona!!!


Dolorós… molt dolorós. Moltes gràcies a tothom per la seva solidaritat en aquests moments tan durs. Ningú aconseguirà matar-te, Barcelona.-

Han tancat la Rambla - Enric González
De la mano - Carlos Zanón