dissabte, 14 de gener de 2017

14. La autobiografía – Johan Cruyff

“En 1965, unos meses después de mi debut, el Ajax me ofreció mi primer contrato. Fui el segundo jugador que firmó a tiempo completo con el Ajax después de Piet Keizer; el resto del equipo aún eran jugadores a tiempo parcial, pero yo seguía haciendo chapuzas, viviendo mi vida. Me pasaba la mayor parte del tiempo en la calle con el balón y no fue hasta que conocí a Danny que me abrí una cuenta corriente y empecé a planificar las cosas. Firmé el contrato en presencia de mi madre y cuando salimos de la oficina le dije  inmediatamente que había limpiado los vestuarios por última vez el día anterior. No quería que tuviera que entrar a trabajar en la habitación que yo acababa de ensuciar. Ella seguía lavándome a mano la equipación en casa porque no teníamos dinero para una lavadora. Tuve que ahorrar durante unos meses para comprarla.”


Krustapunto: Vaya por delante que siempre he sido cruyffista así que me lo trajeron los reyes y que para mí su traspaso al otro barrio fue una de las perdidas más sentidas del pasado 2016 junto a las de Bowie y Cohen. El libro contiene mucha información ya conocida por sus fieles seguidores, entre los que siempre me incluí, (aunque sorprenderá a mucha gente que desconozca el genio y la figura del inventor del Fútbol Total). También reconozco que he descubierto algunos otros rasgos detallados de su particular personalidad y/o anécdotas que me han encantado, especialmente las contenidas en el primer tercio del testamento, los de sus inicios vitales en Ámsterdam. Como punto flojo, en mi opinión, Johan se centra demasiado en su inquebrantable historia de amor con el Ajax, o pierde cierto tiempo narrando su etapa en EEUU, y deja mucha pero que muuuucha tinta blaugrana por escribir de su etapa en el Barça;  pero ‘en un momento dado’ y ‘automáticamente’ (famosas coletillas de Johan) esta lectura resultará sumamente interesante a todos los aficionados al mundo del furbo, sientan los colores que sientan, una historia –la suya y un poquito la nuestra-interesante, narrada con las limitaciones lingüísticas que pueden ustedes imaginar pero muy amena en todo caso, una autobiografía bien estructurada en 14 puntos, como no podía ser de otra manera, que gana el interés del lector haciendo lo justito para que la disfrute. Sin duda uno de los grandes iconos de la historia de este maravilloso deporte. Sempre, Johan!