jueves, 16 de julio de 2015

Chap Chap – Kiko Amat

La nieta de la Aurora

Les voy a hablar una miajilla de este libro una vez coronadas las ciento y pico primeras páginas (afortunadamente todavía le quedan muchas más a esta delirante y descacharrante, refrescante y tonificante lectura, ante todo adjetivos superlativos así de entrada y… a la sortida ja veurem peró jo ja tinc la feina feta!*) de esta Lectura Complementaria (a ver quién es el feo que viste este tocho, tan manejable y acertadamente editado por la peña de Blackie Books, con una etiqueta mejor. Sí, vale, caben otras pero a mí ya me mola esta…). Y es que a pesar de que tenía pensado ir intercalando el chapoteo confesional – social y existencial a más no poder- de Mr.Kikoamat –sí, tío, yo también te nombro así todojunto- con otras lecturas estivales, al final he decidido leérmela de un tirón de esos que sirven para gozarla en grande pululando por paisajes mundanos y misceláneos varios sin ninguna prisa por arribar a la meta, vaya que así rollo Tour de France (¡Great Britain!, quicir) pero con el autor pedaleando, pataleando, chapoteando, infatigablemente en polifacéticos saraos y manipulando teclas después para contárnoslo con exquisito sentido del humor… mientras que el lector (buscando la postura adecuada para esta atenta ascensión literaria, haciendo la goma a rebufo que para eso se han invertido diecinueveconnoventa leuros a literato ganador, ya sea en el sofá, en la terracita o en el atestado vagón del metro de turno: “no, no es que no me chiflen los pantaloncitos cortos de las mozas es que ahora mismito ando concentrao en la lectura, entiéndame usted”) se regodea en el libre manejo del artefacto en cuestión: la Lectura Complementaria de marras, recuerden su título. Una maravilla, vaya, de la que no pienso contarles nada más porque a cada página que curveen les garantizo que van a encontrarse una nueva aventura de ayer o de ayer… pero rabiosamente disfrutable a día de hoy, ¿2015, ya? ¡joder!  Uno de esos libros que acabarán como la Rosario, la nieta de la Aurora, de tanto manoseo, o sea que ya va la zarpa otra vez buscando la nalga insurgente que abomba el pantaloncito a modo respingón –jeans con cierre trasero, ya sea en mini cremallera, tres botones nomás o gracioso cordel- sí, sí, las calores, que ya van tres olas nomenos y eso, que casi que dejémoslo así…

Digamos también, que se imponen, se recomiendan si lo prefieren, pausas didácticas más que justificadas para googleos musicales, cinéfilos, referenciales varias de las que van surgiendo durante la lectura, porque aunque personalmente soy consciente de que la monumental resaca está más que garantizada tras la última página, al final resultará una de esas grandes experiencias que más que malestar general acaban dejando un poso de sabiduría tal que van a servirle a servidor, aportarle al portador del libro en posesión (que ya me pide mi mujer, que ya me reclama mi hermano, ¡esperaos cabroncetes!), algo así como un chute vitamínico total en cuanto a refuerzo de identidad personal, tipo working class de extrarradio, of course!, que es lo que uno necesitaba en este momento vital. Digamos que Sant Boi es para el Kikoamat lo que Cornellà significa para el Krust (sí, tío, ahora que ambos logramos escapar a la City pero seguimos teniéndolo a tiro de piedra y casi estamos más pallá que pacá, pa qué te voy a contar…); son muchas las cosas que nos unen e identifican y, en el fondo, solo nos separa una estación de Carrilet**… y alguna que otra opinión en cuanto a gustos artístico-persopasionales; en fin, que nada serio que no pudiera solucionarse, quintillos estrellados a su temperatura adecuada y sin vaso por favor, en la barra de algún bar neutral, y en caso de problema o discrepancia que le quede claro al Kikoamat que le invitaría amablemente a salir a la calle… en busca del siguiente capítulo, la siguiente conversación. Pero olvídense de localismos porque estamos hablando de una obra de magnitud internasioná, ya me contarán si deciden leerla.

De una puta vez: ¡Qué le den su columna diaria en un diario medio serio! Muchos seremos los que lo agradeceremos. De momento, seguro-seguro que también después cuando se acabe el mamoneo y ya me hayan quitao lo bailao: Plas-Plas-Plas, modo ovación de las gordas, para Chap Chap… ¡Chapeau!

 * ”De salida ya veremos pero yo ya tengo el trabajo hecho”
** Nombre popular asignado a los trenes de la FGC (Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya) que cubren el extrarradio sur de Barcelona: L’Hospitalet, Cornellà, Sant Boi…

8 comentarios:

  1. Está claro que eres prokikoamat (todo juntito). Debo decir que he echado un vistazo por ahí para ver de qué iba la cosa y tiene una pinta muy refrescante. Y tampoco es tan tocho, que pensaba yo que andaría cerca de las mil páginas. Exagerao eres... Gracias por la recomendación y por tu divertida entrada.

    Un abrazo, caballero Krust

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sé lo que contarán por ahí, sinceramente me la trae al pairo. Yo ya hace muchos años que sigo al Kikoamat y me encanta su historieta tan sincera, tan auténtica, tan autodidacta, tan yo que sé… ¡joder! que uno ya está hasta los cojones de tanta gentuza impostada (véanse redes sociales varias, bloggers de postal, etc…). Refrescante ya te digo yo que pongo la mano en el hielo a que sí que te lo va a parecer, divertido hasta decir basta a la misma marca de la casa y eso son palabras mayores, el número de páginas como que da igual ya verás que están muy apelotonadas en letra chiquitilla dime por qué (sorpresillas a tutiplén incluidas) pero la miscelánea es tan tutti-frutti e interesante que igual hasta se nos acaba haciéndo corta, ya ves…

      Un abrazo, Anetta y que pases un buen veranete.-

      Eliminar
  2. Pues yo tengo en pendientes "Rompepistas" desde que el mundo es mundo. Este sería un más que buen empujoncito si no fuera porque ya me picó la curiosidad con este, grrrrr.

    No hay por qué elegir, claro, aunque la vida no es tan larga como pensamos en el ámbito lector.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si mi opinión puede tener demasiado valor, Rafa, porque a mí en mayor o menor medida me gustan todas sus novelas. “Rompepistas”, su 3ª novela, tiene de particular que es una obra como muy autobiográfica, de hecho digamos que ahí podrás conocer la infancia y adolescencia del mismo Kikoamat, yo le sigo guardando un cariño especial a “Cosas que hacen BUM” que fue con la que lo descubrí en plan ‘serio’, aunque ya lo había leído en algunos artículos en revistas y fanzines varios. Yo te recomiendo fervorosamente este “Chap Chap” que es como un compendio del mejor Kikoamat desde aquel ya lejano 1987 hasta el pasado 2014 porque es de esos libros que vas a consultar mogollón de veces por diferentes motivos, vaya que vas amortizar la inversión con creces… ah! en cuanto a las lecturas que da una vida y tal, el muy cabroncete ya me ha colado en esas ciento y pico páginas un par de grandes recomendaciones, entre otras, a través de dos reseñas literarias brutales incluidas en este libro y que me ha obligado a apuntarme ipso facto: “La soledad del corredor de fondo” – Allan Sillitoe y “El hombre de mazapán” – J.P. Donleavy, ya ves…

      Abrazo y buen verano.-

      Eliminar
  3. Pues "La soledad del corredor de fondo" es una magnífica película de Tony Richardson (por si quieres apuntarte algo más a lo ya sobrado) con guión del propio Sillitoe, y que daría inicio como quien dice al llamado Free Cinema británico.

    Buen verano también, Krust.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco he visto la peli, el libro ya te digo que lo he anotado para leerlo en breve. Sí que vi “Sábado por la noche, domingo por la mañana” que fue la adaptación al cine de la primera novela de Alan Sillitoe (algo conté aquí en el blog, ver etiqueta Fotofrases – 2 de diciembre de 2014) pero también me falta el libro, de hecho cuando vaya a la biblioteca intentaré pillar cualquiera de los dos; por cierto, comenta Kikoamat que ambas novelas están ambientadas en el Nottingham obrero de los 50’ y en el caso del corredor de fondo (que creo que solo es uno de los relatos que componen el libro, el que da título…) viene a tratar sobre “la guerra de clases, la honradez, la huida y el deseo de aislamiento o individualismo a ultranza.”
      Y eso, que en este “Chap Chap” se habla de muchas otras cosas además de literatura y cine a tutiplén, todas ellas interesantes en mi opinión. Digamos que, egoístamente si tú quieres, me gusta que me descubran cosas que estoy quasiconvencido de que me van a molar… ¡y mira que es difícil eso!

      Eliminar
  4. Te veo entusiasmado con 'Chap Chap'. Yo lo estoy consumiendo en pequeñas dosis pero la verdad es que es bastante adictivo. Me lo podría leer de un tirón perfectamente. Y también voy anotando sugerencias, como tú (por ejemplo, Dogs no están nada mal). Por cierto, creo que he leído en algún lado que Kiko Amat está asesorando a una editorial de próxima aparición, así que es posible que en unos meses nos encontremos en el mercado traducciones de los favoritos de Amat que seguían inéditos en español.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jodidamente adictivo, sí, también quería compaginarlo con otras lecturas pero al final le voy a dedicar prácticamente todo este caluroso-asqueroso mes de julio a la iglesia Chap Chap. Me alegra que toques la parte musical del libro porque, leyendo los comentarios anteriores el artefacto podría ‘inducir a engaño’ y supongo que está bien aclarar que de entre todas las artes que se tocan aquí es la música la que concentra la mayor parte, una lectura con BSO incluida compuesta por un especialista en la materia, por así decir. Efectivamente, “Dogs” me han gustado a mí también (he investigado algunas de las canciones de esa cara A del ‘Different’, 3 de las 7 que la componen para ser exactos, y las otras me las guardo para otro momento…), ah! también me ha sorprendido esa pasión con que un anglófilo total como él defiende a… ¡una banda francesa!

      Bueno, que a eso me refería cuando comentaba lo de los variopintos descubrimientos que te brinda el Kikoamat a cada vuelta de página. Intuyo que todavía no has llegado a la parte dedicada a The Style Council & The Jam con Paul Weller (¡El Rey Mod!) como nexo de unión... ¡impresionante, amiguete!
      Me alegra lo de la asesoría editorial de Mr. Amat, creo que leí algo al respecto, no sé si de su propia letra, en su blog, (¿puede ser alguna idea compartida con su mujer?); pero como no estoy seguro e igual pillé la información en otro lado, una entrevista o algo así, prefiero callarme para no meter la pata pero creo que algo de eso hay…

      Buen verano, Gon.-

      Eliminar