jueves, 24 de abril de 2014

Los placeres de la pobreza


Pura sangre desbocado
Detesto a los tibios de vocación.

martes, 22 de abril de 2014

O Caixa o Faixa


La Generalitat ha creado una página Web llamada CATALONIAVOTES con la que se pretende dar a conocer al resto de Europa lo que significa este pequeño país en cuanto a cultura general (historietas de la Historia y tal…) y, sobre todo, difundir el derecho (con la esperanza de poder ejercerlo) que reclaman sus gentes sobre la oportunidad de decidir en el Referéndum previsto para el próximo 9 de noviembre de 2014, o sea si quieren independizarse de España o no; una consulta que debería hacerse o porque esa es la voluntad del pueblo de Catalunya.
La página está escrita en Inglés, Francés y Alemán para que la pueda visitar todo el mundo que así lo desee; en castellano ya se lo dijeron al Rajoy y al resto de impresentables que lo secundan (PSOE incluido)… y no les hicieron ni puñetero caso. Total, que la cosa de la Independència, que va más en serio de lo que muchos imaginan, sigue su curso… y cada vez queda menos para conocer su resultado final.

¡Que hablen las urnas… o callen para siempre!

domingo, 20 de abril de 2014

¿Quién engañó a Bunny Boy?


Gummo” es una peli de Harmony Korine del año 1997. Una de esas joyitas del cine indie norteamericano que persisten en la memoria de todo aquel que haya tenido la oportunidad de verla. No es que tenga un argumento al uso (recomiendo a quién le interesa que le eche un vistazo al tráiler disponible en el tubo, flipante, allí también podréis encontrar otra larga serie de escenas que, eso sí, podrían herir vuestra sensibilidad), digamos que se puede considerar una especie de documento demencial sobre una localidad de Ohio llamada Xenia que años atrás del inicio de la acción fue asolada por uno de esos tornados que suelen arrasar la zona de tanto en tanto; el grupo de adolescentes que la protagonizan no son otra cosa que las semillas fecundadas, y ya arrojadas a una vida social deprimente, que aquella tragedia engendró; entre todos ellos anda correteando por las calles del pueblo este energúmmeno llamado Bunny Boy (Jacob Sewell), un chaval que nunca se saca de la cabeza ese par de orejas de conejo de color rosa… 
Recomendable su BSO, por cierto.-

viernes, 18 de abril de 2014

Gabriel García Márquez (1927-2014)



BOTELLA AL MAR PARA EL DIOS DE LAS PALABRAS

A mis 12 años de edad estuve a punto de ser atropellado por una bicicleta. Un señor cura que pasaba me salvó con un grito: «¡Cuidado!»
El ciclista cayó a tierra. El señor cura, sin detenerse, me dijo: «¿Ya vio lo que es el poder de la palabra?» Ese día lo supe. Ahora sabemos, además, que los mayas lo sabían desde los tiempos de Cristo, y con tanto rigor que tenían un dios especial para las palabras.
Nunca como hoy ha sido tan grande ese poder. La humanidad entrará en el tercer milenio bajo el imperio de las palabras. No es cierto que la imagen esté desplazándolas ni que pueda extinguirlas. Al contrario, está potenciándolas: nunca hubo en el mundo tantas palabras con tanto alcance, autoridad y albedrío como en la inmensa Babel de la vida actual. Palabras inventadas, maltratadas o sacralizadas por la prensa, por los libros desechables, por los carteles de publicidad; habladas y cantadas por la radio, la televisión, el cine, el teléfono, los altavoces públicos; gritadas a brocha gorda en las paredes de la calle o susurradas al oído en las penumbras del amor. No: el gran derrotado es el silencio. Las cosas tienen ahora tantos nombres en tantas lenguas que ya no es fácil saber cómo se llaman en ninguna. Los idiomas se dispersan sueltos de madrina, se mezclan y confunden, disparados hacia el destino ineluctable de un lenguaje global.
La lengua española tiene que prepararse para un oficio grande en ese porvenir sin fronteras. Es un derecho histórico. No por su prepotencia económica, como otras lenguas hasta hoy, sino por su vitalidad, su dinámica creativa, su vasta experiencia cultural, su rapidez y su fuerza de expansión, en un ámbito propio de 19 millones de kilómetros cuadrados y 400 millones de hablantes al terminar este siglo. Con razón un maestro de letras hispánicas en Estados Unidos ha dicho que sus horas de clase se le van en servir de intérprete entre latinoamericanos de distintos países. Llama la atención que el verbo pasar tenga 54 significados, mientras en la República de Ecuador tienen 105 nombres para el órgano sexual masculino, y en cambio la palabra condoliente, que se explica por sí sola, y que tanta falta nos hace, aún no se ha inventado. A un joven periodista francés lo deslumbran los hallazgos poéticos que encuentra a cada paso en nuestra vida doméstica. Que un niño desvelado por el balido intermitente y triste de un cordero dijo: «Parece un faro». Que una vivandera de la Guajira colombiana rechazó un cocimiento de toronjil porque le supo a Viernes Santo. Que don Sebastián de Covarrubias, en su diccionario memorable, nos dejó escrito de su puño y letra que el amarillo es «la color» de los enamorados. ¿Cuántas veces no hemos probado nosotros mismos un café que sabe a ventana, un pan que sabe a rincón, una cerveza que sabe a beso?
Son pruebas al canto de la inteligencia de una lengua que desde hace tiempo no cabe en su pellejo. Pero nuestra contribución no debería ser la de meterla en cintura, sino al contrario, liberarla de sus fierros normativos para que entre en el siglo venturo como Pedro por su casa. En ese sentido me atrevería a sugerir ante esta sabia audiencia que simplifiquemos la gramática antes de que la gramática termine por simplificarnos a nosotros. Humanicemos sus leyes, aprendamos de las lenguas indígenas a las que tanto debemos lo mucho que tienen todavía para enseñarnos y enriquecernos, asimilemos pronto y bien los neologismos técnicos y científicos antes de que se nos infiltren sin digerir, negociemos de buen corazón con los gerundios bárbaros, los qués endémicos, el dequeísmo parasitario, y devuélvamos al subjuntivo presente el esplendor de sus esdrújulas: váyamos en vez de vayamos, cántemos en vez de cantemos, o el armonioso muéramos en vez del siniestro muramos. Jubilemos la ortografía, terror del ser humano desde la cuna: enterremos las haches rupestres, firmemos un tratado de límites entre la ge y jota, y pongamos más uso de razón en los acentos escritos, que al fin y al cabo nadie ha de leer lagrima donde diga lágrima ni confundirá revólver con revolver. ¿Y qué de nuestra be de burro y nuestra ve de vaca, que los abuelos españoles nos trajeron como si fueran dos y siempre sobra una?
Son preguntas al azar, por supuesto, como botellas arrojadas a la mar con la esperanza de que le lleguen al dios de las palabras. A no ser que por estas osadías y desatinos, tanto él como todos nosotros terminemos por lamentar, con razón y derecho, que no me hubiera atropellado a tiempo aquella bicicleta providencial de mis 12 años.

Discurso ante el I Congreso Internacional de la Lengua Española -Texto completo

miércoles, 16 de abril de 2014

Llorar mares y que se te queden dentro


Tremenda esta ilustradora, escritora también, para más información recomiendo que visiten su página web pinchando AQUÍ. Se llama Paula Bonet, tiene 33 años, es de Villarreal (Castellón) y vive en Barcelona.

Leo en una entrevista que viajó a México DF para buscar a Cesárea Tinajero tras leer “Los detectives salvajes” de Roberto Bolaño… esa mínima pista me condujo hasta ella, la seguiremos investigando.-

*El título de este post, precioso, es el de esta obra en concreto.

lunes, 14 de abril de 2014

The Picture of Ansargray


Este es un blog que se postra ante la Belleza en cualquiera de sus manifestaciones, aunque a veces no lo parezca.
Este lienzo perpetrado por George Walker Bush atenta contra el buen gusto de las personas que tienen la desgracia de soportarlo. 
Este es un claro ejemplo de esa delgada línea marrón que separa el arte transgresor de la bazofia más recalcitrante.-

viernes, 11 de abril de 2014

El huevo del dinosaurio



"Dinosaur Egg" - Scout Niblett



jueves, 10 de abril de 2014

La banda del Cholo


Hey! Que nos toca aplaudir a nosotros para felicitar al vencedor.
Hace un año o así hablaba por aquí del repaso futbolístico que el Bayern Múnich le dio al Barça en semifinales de la Champions League 2013, eliminándonos con un global de 7-0… Ayer fue otro equipo, el Atlético de Madrid, el que ejerció de verdugo en cuartos de final 2014 venciendo por un ajustado, pero a su vez merecidísimo 1-0 tras el empate a uno de la ida en el Camp Nou.
Los culés optimistas dicen que todavía quedan dos Copas mientras que los pesimistas (que no dejan de ser optimistas con experiencia como dijo aquel) creo que nos vamos a conformar con un chupito manquesea...
Quedan 4 equipos, los mismos que han demostrado ser los mejores de Europa en la actualidad: Bayern Múnich, Real Madrid, Chelsea FC y Atlético de Madrid.

Y ahora ¿con quién vamos a ir, nen?... pues con el Atleti, ¿con quién cojones vamos a ir?

sábado, 5 de abril de 2014

Strigidae

Rachael: ¿Le gusta nuestro búho?
Deckard: ¿Es artificial?
Rachael: Naturalmente.


Diálogo: Sean Young & Harrison Ford

Película: Blade Runner – Ridley Scott (1982)

viernes, 4 de abril de 2014

Mala estampa abatida


La incesante búsqueda de los mecanismos de defensa necesarios que otorgarán, a quién consiga perfeccionarlos, las claves necesarias para abrir las puertas de la supervivencia individual en épocas de Crisis, cualquiera de ellas y todas en mayúscula. (No la he visto pero me la imagino…)

Fotografía: Tony Gaudio
Película: “Hampa dorada” – Mervyn LeRoy (1930)


miércoles, 2 de abril de 2014

Hasta que el cortafrío los separe…


Dicen que en París los van a retirar en breve por contaminación ambiental. En el puente Carlos de Praga ya lo están haciendo: unos 40 kilos de amor eterno van a parar a la basura cada quince días. En el puente Milvio de Roma ya no cabe ni un amorcito más… Otras grandes ciudades se supone que se desapuntarán de esta moda en breve. Por lo visto, todo empezó con la novela “Tengo ganas de ti” de Federico Moccia, no la he leído, no, ni ganas.

Una plaga de candados que poco a poco va conquistando el espacio físico e histórico de los puentes, siempre cerca de un río para que los amantes puedan tirar las llaves al eterno discurrir de las aguas; encadenados unos a otros en plena orgía… de amor fluvial, dicen también.-