dimecres, 26 de març de 2014

Deprisa, deprisa


La gran película sobre el fenómeno quinqui de aquella transición de los últimos años 70 y primeros años 80, la que salía de la cuarentena dictatorial y vagaba por el monte retrógrado y casposo del generalito Franco, la que gobernaba Adolfo Suárez… la dirigió Carlos Saura en 1981 y fue tanto el revuelo que causó su estreno que incluso llegó a ser prohibida en países en teoría tan modernetes y libertinos como Francia y Alemania (la de la cuadratura occidental), algo que no acabo de comprender ya que tampoco es que sea una exaltación extrema de la violencia, las drogas, ni mucho menos del sexo; más bien se trata de un retrato sumamente fidedigno de una época determinada de la historia de un país rodado, eso sí, con extrema credibilidad… claro que el Oso de Oro a la mejor película que obtuvo en el Festival de Cine de Berlín-1981 volvió a abrirle esas prohibitivas puertas comerciales de la vecina Europa… a zarpazos dorados de ilusoria realidad.


Sobre su argumento, vicisitudes del rodaje, historias y devenires particulares de aquellos inmensos protagonistas (actores no profesionales) que participaron en ella, etc, tenéis muchos sitios donde investigar: la inefable wiki, sin ir más lejos, ya invitará a ir más allá a todo aquel al que pueda interesar.
Anoche, por fin, tuve la oportunidad de verla entera en el pase nocturno que le hizo la Cayetana en TV2, allí estaba el propio Carlos Saura para acompañar su visionado con un más que interesante debate posterior.
Inmensa esta canción perteneciente a su BSO.-