viernes, 6 de abril de 2012

Pasaporte a la Libertad

Una auténtica lección de historia esta brillante autobiografía, en forma de novela gráfica, por supuesto hablo de la indispensable edición conjunta compuesta por los 4 libros concebidos, y un homenaje sin concesiones a la memoria del pueblo iraní desde la libertad que su autora otorga al derecho vital de expresarse sin miedo a la censura extrema de los radicales de la moral, desde la tolerancia y el respeto de quién conoce de primera mano el choque cultural entre oriente y occidente. Un cómic para adultos digno de un somero análisis en cada una de sus viñetas (sencillas en apariencia, sin demasiado fondo visual aunque muy expresivas en la gesticulación de los personajes, tremendamente emotivas en ciertos pasajes, pero a su vez muy bien complementadas con un guión siempre interesante en cuanto a descubrimientos asociados a conductas sociales varias, sobre todo las que acontecen en Teherán porque las de Viena ya las conocemos mejor, aún así sorprenderá a muchos “europeos de postal” este Libro 3 en concreto…); y por supuesto para gente joven con las ideas claras sobre lo que va a presenciar aquí. En todo caso, un clarísimo ejemplo (Junto, quizá, con “Maus” de Spiegelman) sobre la fuerza con que parece haber irrumpido el cómic en este siglo XXI como forma de arte con mayúsculas… y sin ensayos.
Podríamos retroceder al principio de los tiempos, algo que Marjane apunta en su excelente introducción sobre la antigua Persia, pero centrándonos en el Irán que conocemos hoy día desde, pongamos tan solo un siglo atrás, resulta admirable como cierta resistencia humana lucha por la dignidad de un país tan sometido a las adversidades a lo largo de la historia, mientras esperan sentados, ante las televisiones que vomitan basura occidental por cable, la próxima guerra que los vuelva a aniquilar. Un siglo de inestabilidad permanente: nacionalización del petróleo, el dictador de turno que se instala en el poder, la guerra de los seis días, el rollo inacabable con Afganistán, el conflicto judeo palestino. Basta ya, hombre, y dedicaros a vivir la puta vida de otra manera. ¿Y todo esto en nombre de la religión? Bah, uno no puede compartir todo este jaleo sin inmutarse porque la mierda le acaba salpicando aunque se halle a miles de kilómetros de distancia. Personalmente, esta obra me ha enseñado más sobre quién es quién, los buenos y los malos, incluidos rusos y americanos que también figuran como protagonistas de la función; en todo esta historia de Irán, muchísimo más de lo que aquellas imágenes con las que nos bombardeaban en TV de mísiles verdes sobre fondo negro, tan parecidas a un juego de marcianitos de los antiguos, en aquella bestial batalla contra Irak, un millón de muertos en nombre de siniestros intereses, por ejemplo… y con ensayos.
Desde mi ateísmo progresista, vamos a llamarlo así, he utilizado la “madrugá” del viernes santo de hoy para levantarme prontito y acabar la cuarta y última parte que me restaba de esta Persépolis, ateísmo decía, que vendría a ser mi propia concepción espiritual del asunto este de las religiones, escucho a todo el mundo pero simplemente no me dejo avasallar por el extremismo y la tontería, no sé, paso de extenderme sobre un tema… que a veces, quema. Respeto cualquier creencia ajena, de hecho nunca dejo de visitar ninguna iglesia o santuario de lo que sea que me tope en mi camino cuando visito una ciudad nueva, lo cual indica que estudio las religiones a mi manera. Exijo esa misma conducta recíproca hacia mí, en caso contrario desconecto del interlocutor que me interpela y digamos que huyo del posible intento de alienación al que pueda verme sometido.
Como anécdota curiosa, vamos a finalizar así, después de averiarse la pantalla de mi ordenador y tener que sustituirla por otra más pequeña que me prestó un amigo, y en aras de recuperar la altura adecuada para situar el monitorcillo, he utilizado el ejemplar de La Biblia que tenemos en casa como calzador. Puedo asegurar que va muy bien y que el tocho en cuestión parece ser que siempre proporciona una respuesta adecuada para todo. ¿Milagro? Uh!
Todo un descubrimiento este cómic, sin duda, algo que lo hace altamente recomendable para que no olvidemos jamás quienes son, hacia donde se dirigen, y de donde vienen todas esas gentes diferentes a nosotros. A nuestra causa y a nuestro efecto colateral. Mientras ensayamos nuestro papel como personas y… aprendemos a evolucionar como sociedad global.-

TÍTULO: Persépolis (Edición Integral)
EDITORIAL: Norma
ISBN: 978-84-9847-456-5
Nº PÁGINAS: 360
VALORACIÓN: 10
PREMIOS:
· “Prix du Lion”, Bélgica 2000
· Premio Autor Revelación, Angoulême 2001
· Premio al Mejor Guión, Angoulême 2002
· Primer premio de la paz Fernando Buesa Blanco, Vitoria 2003
· Premio Harvey a la Mejor Obra Extranjera, EEUU 2004
· XIII Premio Internacional de Humor Gat Perich, Premià de Dalt 2008.

2 comentarios:

  1. La nena de la cartera vermella8/4/12 15:19

    Krust, yo también me he dejado sorprender por Marjane Satrapi y tengo la peli en DVD por si la queréis ver en casa, que también es excelente. A mi el libro me ayudó a comprender la disidencia, el problema de la teocracia del cada día. Ya hablaremos un día de esta historia.
    Y hoy, domingo de Pascua, me voy a cocinar como siempre. Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Vale, ya nos pasarás la peli, precisamente el otro día debatía en otra página sobre "Persépolis" con otra persona que comentaba que la adaptación al cine es muy fidedigna al espíritu del cómic, claro que me apetece verla porque el libro me ha gustado mucho. Me sorprendió mucho conocer tantísimas cosas de una ciudad como Teherán, de la que tenía una imágen muy distorsionada de la real.
    Creo que Marjene Satrapi vive ahora en Francia (gran cantera de dibujantes y guionistas de novela gráfica en este país) y continúa dedicándose al cómic, así que supongo que la seguiré descubriendo.

    Petons i bona cuina ;-)

    ResponderEliminar