miércoles, 15 de octubre de 2014

En Marià diu que també se l’ha lleguit (No fotis!)

“Si César decía de la Galia que podía dividirse en tres partes, de la Hispania que siguió a la caída del Sagrado Imperio Romano podría haber asegurado que se dividió en tres franjas, de norte a sur.
Una de estas franjas verticales es Portugal. Si miráis el mapa veréis que ocupa el tercio atlántico de la Península. La franja más amplia es Castilla, en el centro. Y después hay otra franja de terreno, invisible en los mapas de hoy, que recorre la costa mediterránea. Eso es, más o menos, la corona catalana (o lo fue; ahora ya no somos nada).
Aunque estos reinos eran cristianos, tenían sus propias dinastías, su idioma, su cultura, y una historia propia. Se fiaban tan poco unos de otros que siempre estaban como el perro y el gato. Y no es extraño. Catalunya y Castilla eran dos mentalidades opuestas. Más allá del santoral, no tenían nada en común. Castilla era un país de secano; Catalunya, mediterránea. Castilla aristocrática y rural; Catalunya, burguesa y naviera. Los paisajes castellanos habían engendrado unos señoríos tiránicos. Hay una anécdota medieval que recuerdo a medias, y puede que sea apócrifa, pero muy explicativa.
Una princesita castellana se casa con un príncipe catalán. Ella se va a vivir a Barcelona, y el segundo día un criado le hace un desaire. La nena le ha pedido un vaso de agua, o el orinal, no lo sé, y el criado le responde que se lo vaya a buscar ella. Como es natural, la princesa castellana recurre a su marido, y le pide que azoten a aquel insolente. El príncipe se encoge de hombros: "Me sabe mal, señora mía –le dice-, pero no os puedo satisfacer." Ella le pide, apunto de tener un ataque,  que cómo puede ser eso. "Pues porque aquí, a diferencia de en Castilla –responde el afligido marido-, la gente es libre.""

Victus
Albert Sánchez Piñol


(Estoy leyendo la novela en su edición en català de ahí que la traducción de este fragmento corra a mi cargo, podéis encontrarlo en la pág. 125. Si alguien lee la edición en castellano, es muy posible que pare dos páginas por encima o por debajo de esa 125, en ambos casos en el Capítulo 10 – Parte Veni- de la novela. Actualmente voy por el Capítulo 5 de la 2ª parte –Vidi-, o lo que es lo mismo transitando por la página 247 de las 608 que tiene mi edición… publico este post por aquello de la actualidad y tal. Hasta el momento: ¡Una puta y grandiosa Masterpiece! toda una sorpresa… Wow!!!) 

8 comentarios:

  1. Dicen que es una novela magistral, y parece que por tus comentarios finales lo es. Ya me contarás, cuando la acabes.

    Soy castellana de nacimiento, Madrileña, y catalana de adopción. Amó a esta tierra con todo mi corazón.

    Llegué a Barcelona con 12 años y venía de un pequeño pueblo de la provincia de Toledo y lo primero que se me ocurrió es que mi vida cambió del blanco y negro al color. En eso es en lo que noté más el toque mediterráneo. Y en que ya no puedo dejar de lado el mar que forma parte de mi.

    Aunque Cataluña es el único Parlamento autonómico que cuenta con seis partidos, eso refleja la diversidad de pensamiento de las gentes que la habitan, nunca entendí que un pueblo con tanto seny y criterio pudiera mantener en el poder, 23 años, al gobierno del partido del Señor Puyol, que ha sido y lo sigue siendo un lastre para que de verdad se pueda volver a decir que en Cataluña la gente es libre.

    Cuando este partido llegó al Ayuntamiento de Barcelona, por primera y única vez en la democracia, se cargó muchas gestiones vanguardistas e innovadoras aludiendo a que se echaba en falta más "patria".

    Por eso, se destituyó al señor Josep Ramoneda al frente del CCCB (Centro de Cultura Contemporánea), que había tenido una gestión no sólo impecable sino muy exitosa, por poner un ejemplo concreto.

    En el momento en el que el poder se vuelve provinciano y se pone la barretina por encima de todo, los catalanes deberían reaccionar si no quieren acabar siendo un suvenir turístico-antropológico.

    Ah, por supuesto que estoy a favor de que votéis, faltaría más.

    Un beso, Krust

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo es, Tesa, me parece una novela de género superior por tantísimas cosas que casi mejor que recomendar a la gente desde aquí que la lea con esa virginidad libre de prejuicios tan del agrado del lector avispado. A mí me está sorprendiendo sobremanera (ya estoy en la parte final, Victus, resistiendo en mi ciudad, y como buenamente puedo, el asedio de esa doble corona borbónica española y francesa que tanto daño nos hizo a todos –a todo el mundo quiero decir, sean catalanes o no-, me quedan algo más de 200 páginas de ‘sufrimiento épico’…).

      Del jordi (ya siempre en minúscula por lo de la decepción mayúscula) no me apetece hablar mucho, nunca lo voté pero siempre lo respeté como un gran político, dejémoslo ahí…

      Votaremos de una manera u otra, nos independizaremos o, si nos quedamos en la Hispania, botaremos sobre el lodo de la charca pepera hasta que nos fallen las fuerzas y no quede más impresentable que aplastar. De momento, el resto del mundo ya ha visto la postura de unos y otros y espero que tome buena nota. ¿El próximo paso? Pues difícil de acertar, pero personalmente creo que serán elecciones y que a nadie le extrañe que al día siguiente haya una declaración unilateral de independencia porque cada vez que abre el pico uno de esos ministros, expresidentes del cotarro nacional, o reyes que os gobiernan cuelga una estelada del balcón de un ciudadano catalán… y piensa que cada vez son más y más; personalmente me hubiera gustado que hubiera sido ahora (por aquello de los 300 años redondos desde aquel 1714 que tan bien describe la novela y tal) pero tal como están las cosas igual tendremos que soportar al Marià y su troupe de cafres otro par de años… espero que no y que como siempre la ruptura sea del mejor rollito posible por ambas partes. Veremos…

      Un beso, amiga.-

      Eliminar
  2. La princesa castellana no será Isabel y el príncipe catalán Fernando, ¿no? Serán otros, espero, porque Fernando nació en Sos del Rey Católico, muy bonito pueblo, por cierto, y que yo sepa eso es Aragón (como el Reino de Aragón, por otra parte, evidencia lejos de neologismos).
    Como el rigor histórico de esa historia sea como el del párrafo que has elegido, menudo panfletillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este fragmento, que no es el mejor de la novela ni de largo, pero sí que era el que me apetecía poner en ese momento, Martí Zuviría (el protagonista narrador de la historia) dice: “HAY UNA ANÉCDOTA MEDIEVAL QUE RECUERDO A MEDIAS…”, por lo tanto si es medieval nos vamos al periodo comprendido entre los los años 476 a 1453… si Isabelita nació en 1451, pues tenía 2 añitos y si Fernandito nació en 1452, pues tenía un añito… TOTAL que no podían haberse casado todavía ni haber sido los protagonistas del fragmentillo de marras…

      *Léela y después la despellejas con conocimiento de causa si ese es tu deseo.-

      Eliminar
  3. O igual el bueno de Piñol ha colocado a Isabel y Fernando en la época medieval, y ya no es uno sino que son dos los errores.
    Porque como marido de mujer aragonesa que soy, en serio te digo, eso del Reino Catalano-Aragonés allí les suena a risa, a inventaco posmoderno, a neologismo. Y creo que los historiadores más o menos serios les dan la razón...
    (y el libro no me llama ni un poco, en serio; pero te agradezco la recomendación)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. “HAY UNA ANÉCDOTA MEDIEVAL QUE RECUERDO A MEDIAS, Y PUEDE QUE SEA APÓCRIFA*, PERO MUY EXPLICATIVA…”

      *Apócrifa: Se aplica al texto escrito que no pertenece a la persona o a la época a la que se atribuye.

      En este fragmento, se narra un suceso acaecido con anterioridad al espacio en que se desarrolla la historia, 1714, o sea que no pertenece a ninguna pareja de putos reyes en particular, no le busques los tres pies al gato aragonés…

      **No la leas y después la despellejas igualmente sin conocimiento de causa si ese es tu deseo.-

      Eliminar
  4. apócrifo, fa.

    (Del lat. tardío apocry̆phus, y este del gr. ἀπόκρυφος 'oculto').

    1. adj. Fabuloso, supuesto o fingido.

    2. adj. Dicho de un libro de la Biblia: Que no está aceptado en el canon de esta. Esas anécdotas de la infancia de Jesús proceden de los evangelios apócrifos. U. t. c. s. m.

    3. adj. Dicho de una obra: Que se atribuye erróneamente a un autor.

    4. adj. Dicho de una obra, especialmente literaria: De dudosa autenticidad. U. t. c. s. m.

    ResponderEliminar
  5. (Y ya terminado el libro, para quién pueda interesar y por no repetirme y ponerme cansino, transcribo aquí la breve opinión sobre "Victus" que dí en Sopadelibros, que además es de donde viene el debate con el amigo David...)

    Sobre “Victus” sólo diré, ya que es una novela en la que recomiendo meterse de lleno sin ningún tipo de prejuicios, que es una mezcla entre la HISTORIA de la guerra de sucesión española, desde 1705 –Pacto de Génova- en que comienza el relato de Martí Zuviría hasta el último aliento libertario que exhala la ciudad de Barcelona en 1714 (afortunadamente, se conserva mucha información al respecto, y Sánchez Piñol se ha documentado muy bien desde los archivos del lado perdedor, lo que ocurrió murallas adentro para que se entienda… pero también lo que ocurrió puertas afuera, ya que hay episodios en Toledo, Madrid, Tortosa, Brihuega, Almansa, Xàtiva…) y otra historia paralela de FICCIÓN, punto importante este, que funciona a la perfección, por sí sola, como una gran novela de aventuras en la que el autor introduce unos personajes memorables más allá de esos otros personajes reales que protagonizaron la Historia real. Esto es un ejercicio literario sumamente difícil, otros lo han intentado con resultado nefasto, y uno de los grandes méritos que yo le atribuyo a esta novela. Por otro lado, es una lectura de emociones desbordantes (a mí, que no soy de lágrima fácil, me ha destrozado en varias ocasiones), y lógicamente también es una novela realmente cruenta y dura, todas las guerras lo son...

    ResponderEliminar