divendres, 27 de juny de 2014

Chico Momia


Con la piel hueca y vacía
y sin un gramo de grasa
el niño momia yacía
silencioso en su carcasa.

“Deje, doctor, sus prebendas
y diga por qué un día
se volvió nuestra alegría
un amasijo de vendas.”

El doctor dio su opinión:
“La desventura de su hijo
tiene por nombre –les dijo-
maldición del faraón.”

La melancólica muerte de Chico Ostra
Tim Burton