martes, 15 de junio de 2010

Papea o revienta

Pierre Arthens está a punto de irse al otro barrio, en pocas palabras el tipo es un cerdo asqueroso y purulento que hace la vida imposible a quién tiene la desgracia de formar parte de su círculo íntimo familiar, pero a la vez está considerado el mejor crítico gastronómico del mundo, no hay plato conocido que resista su excelsa opinión escrita, y con ella la etiqueta que van a lucir, en su chistera blanca y alargada, los más prestigiosos chefs del planeta, de cuyas manos en los fogones van a disfrutar aquellos comensales, que también comeránazúcar (Einggggg! Error) de ambrosía culinaria servida en bandeja de bronceada plata. El oro siempre será el recuerdo de un sabor perdido en el tiempo.
Esta primera novela de la señorita Barbery destila entre sus líneas una irresistible calidad literaria, macerada en horno uterino, que después degustarán una pequeña legión de lectores en su elegante rizo al erizo que pinchaba las paredes insonorizadas de los inmuebles de la finca de la calle Grenelle, 7 – París (Japón). Aquí también aparece ese edificio aunque todo suceda en el interior de un solo apartamento, desde la cama donde yace postrado el futuro difunto hasta las estancias del recuerdo que ha dejado entre los afiliados a su causa vital la cosecha de una herencia de quilates.
Delicioso y delicado manjar esta corta novelita que nos sirve la debutante Muriel, con un final tan redondo como el agujero de un estómago hambriento, me ha dejado un grato sabor a magia. Muérdelo. -

10 comentarios:

  1. Tengo pendiente al erizo del que oído cosas muy buenas. Tomo nota también de éste.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. A mí me ha gustado un poco más este, pero el erizo también vale la pena. Cronológicamente este es el primero que escribió, a pesar de que se lo han publicado a raíz del exito del otro, y sorpresa: hace una aparición, testimonial pero muy suculenta, Renée (la portera del edificio que es la prota total del erizo, y que ya conocerás, junto a la inolvidable Paloma y al japonés, claro...). Para paladares finos este sucelento libro, sin duda.

    Un beso, Merce Allen ;-)

    ResponderEliminar
  3. Leí “La elegancia del erizo” y me gustó bastante. Este lo adquirí en la feria del libro; a simple vista parece de pocas páginas y muy fácil de leer.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, no llega a 200 páginas pero eso no quiere decir que sea un libro fácil, verás que aparecen un buen número de personajes y cada uno deja entrever un micromundo en su interior (ese creo que es el gran acierto de este libro, hacer que el lector imagine como han sido las relaciones que han vivido esas personas con respecto al prota), por supuesto el personaje principal, Pierre, sobre el que gravita la historia intenta acaparar el protagonismo que merece, pero Muriel sabe colocarlo en el sitio que realmente merece, antes de exhalar el último suspiro. Me gustó muchísimo el final como ya he dicho, una opinión personal, claro.

    Espero que te guste. Saludos.-

    ResponderEliminar
  5. Sr. Krust, intentaré morder su recomendación, si las bibliotecas que frecuento cobijan esa novela.

    ResponderEliminar
  6. Muérdala, Sr. Lobo. A veces escarbando en las basuras de “El Bulli literario” podemos encontrar exótico sustento existencial. Bon profit.-

    ResponderEliminar
  7. Había oído hablar muy bien de este libro, y veo que tu lo cofirmas...lo morderé!
    Bss

    ResponderEliminar
  8. Espero que te guste, digamos que es un bocado corto pero intenso. Y sobretodo, bien escrito!

    Espero que sigas bien, Bohemia Gourmet ;-) Bss.-

    ResponderEliminar
  9. Mañana voy de pispeo a la bella librerìa "El Ateneo" y buscarè esta obra literaria que tan bien sabès recomendar.

    Acà te dejo el link para que conozcas la librerìa que hice menciòn:

    http://www.youtube.com/watch?v=54j8y-yDFe0

    Copiàs ese enlace y lo pegàs en el navegador y ya! Si?

    Petonets!!!

    ResponderEliminar
  10. Gracias por el enlace, Nora, ahora que tengo un poco de tiempo tranquilo me lo miro. Pasear por el interior de una librería me parece uno de los grandes placeres de la vida, ¿sencillo, no?
    Ois, cuánta buena gente On Line! :-)

    Pispea, pispea! Petonets.-

    ResponderEliminar