viernes, 18 de septiembre de 2015

Es-Pau-Nya


Tan genial la gesta que se marcó Pau Gasol, 35 años, ayer en la France como lamentables los intentos de apropiación de españoles y catalanes hacia su figura, porque ya sabemos que todo suma y todo resta, pero déjenlo a él que siga multiplicando retos personales que seguro que no pasará por el aro de la división a golpe del mate de su ideología personal, sencillamente porque es un tío inteligente y sobre todo un ciudadano libre de sentirse como y lo que le venga en gana. Respeten y gocen de un deportista irrepetible, que la política es otra cosa… menos seria.-

 · Semifinal Eurobasket 2015 (Francia 75- España 80) – Estadística Pau Gasol: 40 puntos, 11 rebotes, 1 asistencia, 2 faltas personales, 52 de valoración.

4 comentarios:

  1. Mira que no soy fan de ningún deporte y menos del negocio-industria-deporte. Pero en ciertos deportes u ocasiones, aunque también estén bien pagados los hacedores, destila un esfuerzo de cultura que no se ve en otras actividades. Y la cultura, señores NO TIENE PATRIA, porque si la tiene pues merma, se reduce, se limita y acaba siendo un adefesio. La Cultura con mayúsculas no es propiedad del Poder: ni de un Estado, ni de una institución ni de unos fantasiosos emocionales. Para que crezca y se fomente tiene que ser libre, tolerante e imaginativa, no adscrita a ideologías caducas.

    Salud y calma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prefiero que se malgasten los cuartos en actividades deportivas que en bombas o en cercos de espino aunque la industria económica que generan algunos de estos eventos, todo forma parte del espectáculo que significa vivir en el siglo XXI, sea excesiva en ocasiones. Efectivamente, esa cultura llamada deporte NO TIENE PATRIA (uno mismo no tiene selección favorita a nivel mundial y siempre me hago de la que más lo merece, cierto es que a nivel de clubes o deportes individuales ya soy más de unos colores o unas personas más específicas…). En este caso en particular, esa actitud libertaria en el juego que comentas (con el mismo desparpajo de cuando eran niños y hacían sus primeros lanzamientos a una canasta sin red en la pista de asfalto del barrio) les sirvió (a Pau muy especialmente) para igualarse con un equipo, superior en mi opinión, y elevarse ante las adversidades (8 puntos de ventaja en el último cuarto, 27.000 personas cantando La Marsellesa a capela…); sólo así, con la fraternidad de una piña humana que creyó en la Victoria, todos a una remando en la misma dirección, fueron capaces de lograrlo.

      * Me gustan todos los deportes, unos más que otros, desde los más populares como el fútbol o el basket hasta los minoritarios como, no sé, la gimnasia rítmica o la natación sincronizada por poner un par de ejemplos…

      Salut.-

      Eliminar
  2. He mentido (por mala cabeza) Fui aficionado a la pelota, que no es estrictamente vasca, pues se juega en amplias zonas de Castilla y en Navarra, e incluso en América. Pero eso era cuando se me daba bien ir arriba y abajo de la cancha.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace unos años, visitando las tres capitales de Euskal Herria, pude asistir a una competición de pelota vasca (creo que fue en Vitoria que estaba de fiestas patronales si no recuerdo mal), jugaban en la calle en una pista con su pared reglamentaria en mitad de un parque donde las gradas eran escalones de cemento llenos hasta la bandera de gentes de por allá, me quedé alucinado con la liturgia de este deporte, el respeto del público (no se oía ni una mosca mientras la pelota estaba en juego), la manera en que después comentaban la jugada en los descansos entre punto y punto y después volvía a hacerse el silencio, el sonido de las zapatillas de los jugadores desplazándose por la pista y sobre todo ese golpe seco a la pelota. En fin, muy interesante, como todo lo nuevo que uno conoce por primera vez…

      Eliminar