lunes, 26 de enero de 2015

Mi patria en tus zapatos

“Tú eras el vagabundo perfecto. Ni siquiera tenías calcetines.”


Cora Smith (Lana Turner)
El cartero siempre llama dos veces – Tay Garnett (1946)

17 comentarios:

  1. La novela de James M. Cain es tan buena que de momento llevan tres o cuatro versiones cinematográficas. La que más me gusta es la de Rafelson con Nicholson y la Lange allí toda harinada y con las piernas bien abiertas. Fíjate que esta novela la llevan siempre encima los hermanos Coen, sobre todo cuando están rodando.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he leído la novela, Francisco, aquí me has pillao, a pesar de saber que es un clásico de la literatura noir sucede que en este caso tengo la película muy presente. Esta de Garnett es mi preferida, aunque como bien comentas, la de Rafelson también es muy buena, ¡ah! Esa escena de la cocina, Lange & Nicholson ¡grande, mítica, y dura… para la bragueta!

      Un abrazo.-

      Eliminar
  2. No es mala patria, dado el repelungo que me dan todas....

    Y yo sin leer la novela...

    Salut!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El paria apátrida a quien iba dirigida la frase era John Garfield...
      Tendremos que ponernos con la novela, ¿eh?

      Salut!

      Eliminar
  3. Apetece leer la novela, Krust. De las pelis, me quedo también con la misma versión cinematográfica que Machueca, que gran historia y qué actores.

    Mi patria es la gente que amo. Aunque eso de los zapatos suena muy poético.

    Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La inspiración poética del título se la debo a "Mi patria en mis zapatos" el temazo de El último de la fila. Dado mi afición a jugar con los palabros me he permitido la licencia de ponerle el TUS en memoria de la entrega de Lana hacia John...
      Me gusta esta versión un poco más que la vuestra de Rafelson por el clasicismo que desprende, sin duda el B/N juega muy a su favor- La escena inicial con la llegada de Frank Chambers (John Garfield) a esa especie de restaurante rural de noche con el letrero de neón lanzando destellos bajo la lluvia no la he podido olvidar jamás...

      Un beso.-

      Eliminar
  4. ¿La frase estará en la novela también? Raymond Chandler, que participó en la adaptación al cine de otra novela de J. M. Cain ('Perdición'), le dijo una vez por carta a Cain que sus diálogos funcionaban a la vista, leídos sobre el papel, pero no al oído. Según él, se notaba la "blandura esencial" de las frases y perdían fuerza. En cualquier caso, la frase que citas es muy buena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena pregunta esa, Gon, supongo que debe ser difícil para los que hayan leído la novela recordar esa frase en concreto y para los que no la hemos leído todavía puede representar un buen juego de exploración literaria; desde luego a mí la frase en el contexto o la trama argumental de la película también me parece buenísima… (Mi interpretación: si no tienes nada de nada, seguro que vas buscando algo, y estarás dispuesto a pagar cualquier precio por tener un poquito de algo…)

      “Perdición” de Wilder es una película inmensa, Fco. Matxuca (el gánster de las gafas oscuras de arriba :-) seguro que estará de acuerdo. Por cierto, creo que la novela de James M. Cain en la que se inspiró se tituló aquí “Pacto de sangre” y tampoco la he leído aunque la conozco precisamente por esta referencia. ¡Joder, gente! Me vais hacer apuntarme al autor para descubrirlo (así a bote pronto, creo que todavía no he leído nada de él). ¡Hecho!

      Eliminar
  5. Además soy yo. Perdición es una obra maestra, pero si supieras lo que ocurrió entre Chandler y Wilder, en la redacción del guión, no es menos interesante. Hace unos cinco años escribí sobre ello . Reconozco que ha sido el artículo que más me costó escribir por motivos de extensión, porque no veas lo que montaban estos dos talentos. En fin.

    Me ha gustado mucho eso de "ganster". De niño quería ser uno de ellos y al final he pasado a ser víctima de muchos de ellos, pero horteras, nada de glamour.

    Abrazos de nuevo.

    http://fmaesteban.blogspot.com.es/2007/11/el-sombrero-de-wilder-y-la-pipa-de.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de gánster era una broma negra de las mías, por darle cuerda al tema que aquí se trata, y tú seguro que has pensado (parafraseando a Vito Corleone): “Le haré una oferta que no podrá rechazar”, otra buena frase esa en el contexto en que la escupe Brando; o sea que leeré con calma ese enlace que nos regalas…

      Gracias por el disparo!

      Eliminar
  6. Concho, pues a mí la que más me gusta es la de Visconti, por encima de la de Garnett, aunque por muy poco, y tal vez influido por lo que significó para el cine y la Italia de Mussolini esta peli, que hasta fue prohibida.

    La novela es muy buena, al nivel (o casi) del mejor Chandler, pero no me acuerdo de lo de la frase.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira por donde ahora asoma Visconti para sumarse a la fiesta del cartero. ¡Tremendo apunte, Poverello! No la he visto, pero investigando la versión me quedo con un par o tres de detalles: ¡1943, tres años anterior a esta de Garnett-1946!, y su metraje: ¡135 minutos de la época!... ¡y la prota, Clara Calamai, que no se llama Cora sino Giovanna… y además es morena!

      Se agradece, y mucho, el didáctico detalle comentado.-

      Eliminar
    2. Pues una maravilla de peli, que además supuso en buena medida, aunque no con todas sus características, la irrupción del neorrealismo en el cine. Actores desconocidos, ausencia de medios, prota perdido de la mano de Dios...

      Recomendación ineludible, con sus 135 minutos de la época.

      Eliminar
    3. A ver si hay suerte y consigo una buena VOSE o VOSC para rescatar esta “Ossessione” del olvido. Grazie!

      Eliminar
  7. Gracias amigo por el detalle. La corrección se ha llevado acabo. Esto te delata que realmente has leído el largo texto y se agradece. Ya sabes lo que es esto de los blogs, te ponen comentarios donde te dicen que les han encantado el post y sabes que no lo han leído. En fin, te dejo que el cartero está llamando a mi puerta con segunda vez.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay de qué, a ti por brindarlo para complementar este post. Espero que sean dobles buenas noticias las que te ha dejado el postman...

      Salut!

      Eliminar
  8. ¡Encontré la frase! Ya estoy leyendo la novela de Cain, una edición en catalán de la prestigiosa serie ‘La Cua de Palla’ – Edicions 62 con traducción a cargo de Manuel de Pedrolo. ¡Está en la pág. 15!, supongo que entre la multitud de ediciones existentes en castellano podréis encontrar la frase en todo el esplendor de su contexto (Cora y Frank ya se han liado y planean deshacerse del griego Papadakis…) rondando esa página 15, seguro-seguro que debería andar por ahí si el traductor correspondiente ha sido fiel a James M. Cain.

    *Venga, si alguien se anima a leerla o ya la ha leído y la tiene por casa, estaría bien que lo pudiera comprobar. Gran arranque de novela, por cierto.-

    ResponderEliminar