domingo, 25 de marzo de 2012

El paréntesis - Élodie Durand

Durísimo autorretrato el de esta autora francesa que sufrió una dolorosa enfermedad en una edad tan difícil como los veintipocos años: una de esas extrañísimas enfermedades cerebrales, temor al monstruo del tumor, agravada con una epilepsia crónica derivada que le impedía desarrollar las actividades normales de una persona de su edad; intentad hacer el esfuerzo de imaginar: los estudios, la familia y los amigos, los novietes, el contacto con el mundo real en la calle o en cualquier ámbito de la vida, el miedo constante de no poder depender de uno mismo… y aún así añorar la independencia, todo ello de la noche a la mañana, esa noche que no ve y no siente, que no habla ni oye.
Primeros síntomas como la falta de concentración, ligeros mareos, el sueño eterno de los que nunca han descansado demasiado, o algo tan doloroso como la pérdida de memoria cuando justamente uno empieza a adquirirla. También las subsiguientes visitas al neurólogo y especialistas varios: batas blancas, aparatos sofisticados, pastillas de última generación que alguien tiene que probar cuando el ratoncito de ensayo ya no soporta tanta tralla neuronal.
Así empieza la interminable carrera de Élodie por el circuito más exigente de la investigación médica, conduciéndose lentamente con una irreductible voluntad de superación, viajando a través de oscuros túneles y en la más absoluta soledad de los incomprendidos, mientras afronta las miradas de todos esos ojos que miran pero no entienden y se enfrenta a la dura batalla que supone reaprender a vivir entre algún momento de lucidez robado a las tinieblas de su laberíntica enfermedad y el terror de no saber quién es uno mismo.
Lo plasma a través de un dibujo firme en blanco y negro que desprende una rabia feroz, para que la entiendas mejor, a través del trazo grueso que rasga el papel en alguna de sus viñetas (las dibujadas entre 1995-1998), utilizando una simbología muy particular, como no podía ser de otra manera, y de un guión que sugiere más que muestra la injusticia que rige en todos los infiernos de la salud personal.

ISBN: 978-84-96722-79-8
TÍTULO ORIGINAL: La Parenthèse
EDITORIAL: SINS ENTIDO
PÁGINAS: 222
PREMIOS: BD 2011 - Lectores Liberation, Autor Revelación Angoulême 2011.
VALORACIÓN: 7 sobre 10

5 comentarios:

  1. La última muestra que nos pone, sr. Krust, es apabullante. Sentirte apabullado por todos esos ojos debe ser una metáfora precisa de una salud personal convertida en un infierno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, un infierno del que no acabas de entender, en plena empatía con Élodie en el contexto en que transcurre, el por qué te corresponde soportar, ya sea en la particularidad de tu dolor o en el sobrepeso que te obligan a cargar esas miradas ajenas, esos ojos que "no entienden", tanta confusión vital...

      *En el cómic, el formato de esta excelente viñeta es a doble página (Pág.101-102) con lo que todavía resulta mucho más apabullante tropezar con tus propios ojos ante ella. Lógicamente no incluye palabras de texto para ilustrarla. Comunicación no verbal.

      Eliminar
    2. La nena de la cartera vermella27/3/12 14:18

      Sr Krust: torno a celebrar la seva tornada i agraeixo trobar la preciosa Juliette Binoche i la seva extraordinària mirada en aquest blog. Pel que fa a la novel·la gràfica 'La parenthèse', he de dir que desconeixia l'autora i l'obra però m'ha commogut la història i la manera com vostè la descriu. De tota manera, premetrà que li digui que no la compraré ni la llogaré a la bilbioteca perquè em faria mal veure tant dolor tan ben estès. Hi ha dolors que no em puc permetre, crec...
      Un altra abraçada

      Eliminar
    3. L'esperit de superació de l'autora li pot ensenyar que de vegades és necessari lluitar contra els elements per superar qualsevol adversitat que pugui aparèixer en la vida, incloent-hi la possibilitat de traspassar el llindar (umbral) del dolor. Però té vostè raó, és una història molt dolorosa, no recomanable per a ànimes sensibles com la seva.
      Una abraçada.

      Eliminar
  2. La nena de la cartera vermella28/3/12 23:33

    Aaaaah, no, no, estic segura que el llibre és recomanable per a ànimes extremadament sensibles com la seva, no com la meva, potser massa gastada, massa poruga...Gràcies, en tot cas, Krust! Petons!
    (i per mi, no cal que responguis sempre a tot el que escric aquí: ;-) )

    ResponderEliminar