viernes, 12 de noviembre de 2010

El sueño de la mariposa

Se acaba de publicar el último trabajo de Antony and The Johnsons que incluye este inmenso tema homenaje a Kazuo Ohno un bailarín de buto japonés fallecido recientemente a los 104 años de edad, su espíritu se ha ido al más allá pero nos ha dejado sus cenizas en la Tierra para que sirvan de abono al denostado mundo del arte que nos rodea y alimente sus raíces con savia ancestral, que quizás brotará mañana en hermosos tallos de sensibilidad, haciendo esta vida, esta era, esta época que nos ha tocado vivir… un poco más agradable de transitar.
En sus últimas dos décadas de existencia Kazuo continuó enseñando, desde una silla de ruedas, su arte a los alumnos que quisieron aprenderlo, junto a su hijo Yoshito (digno sucesor de su estirpe danzarina), hasta que un mal día cayó sobre las tablas del escenario exhalando un último suspiro de genialidad.
Insuperable miniatura de sentimientos que el ángel Hegarty y su estupenda banda de siempre convierten en poesía musicada para todos los sentidos… y para todos ustedes. Buen fin de semana.-

2 comentarios:

  1. Olé, Antony, olé. El cantante que usted nos ofrece hoy tiene una voz, un lamento, que te presiona allá donde se esconde nuestro sentido estético para catapultarte hacia lo absoluto. No exagero, a mí algunas de sus canciones me han llevado al otro lado, al de la lucidez, pero sólo mientras sonaban, como salvoconductos.

    ResponderEliminar
  2. No exagera Sr.Lobo, en absoluto. Estamos tan acostumbrados a consumir productos artificiales de caduca belleza, o a lidiar con tanto dolor como pueda trasmitir cualquier noticia del informativo de turno, que a veces dejamos escapar la oportunidad de rozar eso tan inalcanzable que menciona usted: la lucidez.
    Sellado su salvoconducto del buen gusto, puede traspasar la frontera, siempre adelante...

    ResponderEliminar