sábado, 18 de septiembre de 2010

· Encerrado en tu rincón ·


Cuando el agua fría que sale por el teléfono de ducha de un sórdido gimnasio refresca tu smoking de piel y arrastra hasta el sumidero toda esa asquerosa aura de perdedor que un tiempo incierto te ha colgado en la chaveta de saldo, empiezas a sentirte mejor. Incluso tienes ojos para los amigos que no pegan duro; ánimos para conquistar a las mujeres que saben curar las heridas, y también para dejar que los rayos de sol te sequen la estampa con una caricia de luminosa mañana antes de agobiarte con una tunda de sofocante ardor en las entrañas perladas con sudor de alta graduación.
Una historia de perdedores que merecería figurar en esos listados de grandes películas de siempre, y que muy pocos de los que entienden de esto se acuerdan de incluir.
La cosa empieza con esta canción que se titula “Help me make it through the night”, y la interpreta Kris Kristofferson, aunque tendrás que aguantar hasta el minuto 3, mientras sus notas te golpean las bajas pasiones, para escuchar su estupenda voz, y después, si quieres, seguir avanzando por las calles de esta ciudad, acompañando a Ernie y Tully a dar un garbeo por la derrota, hasta uno de esos finales que no vas a olvidar en la vida, si es que no tiras la toalla antes de que suene la campana que cierra esta gran película, claro.-
"Fat City" - John Huston (1972)

7 comentarios:

  1. Nada , he aguantado hasta el 3 y hasta el final. Este tio siempre resulta agradable de oir. No he visto la peli a pesar de haber oido hablar muchas veces de ella,...ya me lo estoy bajando ...te contaré. Las primeras lineas del primer párrafo son geniales Krust. Ese smoking de piel mojado por el agua y el aura arrastrada por ella...perfecto.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Este hombre, Huston, hizo grandes pelis en las cinco decadas que estuvo rodando (se dice pronto, eh?). Esta es de los 70´y para mi gusto una de sus mejores obras. A tí, que te fijas mucho en la fotografía, verás que trabajo más bien hecho...

    Que la disfrutes! Abrazo.-

    ResponderEliminar
  3. Angi Palma18/9/10 21:21

    Com el Paco, penso que el primer paràgraf és de pel·lícula. No coneixia la cinta ni la cançó però ja he comentat el tema a casa on sí saben de què va.
    Jo també m'agobio amb la tunda de sofocant ardor: per cert, has llegit 'Ada o el ardor'?

    Bon dissabte, Krust.

    ResponderEliminar
  4. Bé, suposo que ha quedat un paràgraf una mica sòrdid però és el que pot inspirar una peli d'aquestes característiques ... Ahir vam tenir per aquí el diluvi universal però segueix fent molta xafogor.
    Ehhhh, sí que he llegit "Ada o el ardor", em va agradar molt com tot el que conec de Nabokov, de fet crec que vaig escriure alguna cosa sobre el tema fa temps, però no me'n recordo on està ... la memòria, ja saps, que amb la nostra edat ja comença a fallar! jejje

    Que passeu un bon cap de setmana :-)

    ResponderEliminar
  5. krust, he estado visitando hoy tu blog, sólo por encima y me ha encantado.
    Es un blog muy cuidado, ordenado, ameno, interesante y estético.

    ResponderEliminar
  6. Las historias de perdedores siempre me han interesado, esas que transcurren de fracaso en fracaso. También me interesan las otras, aunque al no haber heridas, no hay mujeres que las sepan curar.
    Le diré, Sr. Krust, aún y el riesgo de acumular coincidencia, que su primer párrafo es excelente.

    ResponderEliminar
  7. Hola Anna, cuántos adjetivos buenos! Cuidado y ordenado intenta serlo uno (en ocasiones hasta límites enfermizos, me temo), ameno e interesante supongo que como todo: va a gusto del consumidor; ¿estético?... Ois! si pasas el bísturi por debajo de la alfombra que cubre algunos posts, verás que es posible que necesiten algún tipo de cirugía urgente, aunque puede que no encontremos ni pelusilla que rebanar...

    Bienvenida.-

    ============================

    Lo bueno de estas historias, Sr. Lobo, es que las personas o los personajes que las protagonizan (ya sean reales o fiticios), siempre llegan a un momento en que tienen poco que perder y mucho que ganar, ya sabe usted, aquella metáfora del pozo en que el perdedor toca fondo, y cuando parece que se hundirá irremisiblemente en el lodo, toma impulso y en un plis-plas lo vemos emerger de nuevo a la superficie con una sonrisa irónica en el semblante y con ganas de... ganarle una partida de las gordas a esa vida que nunca apostó por él.

    Saludos.-

    ResponderEliminar