viernes, 10 de julio de 2009

¿Has visto alguna vez la sombra de una lágrima?

Kafka se diluye en el recuerdo y alza el pájaro su vuelo al cielo inescrutable del mundo de los sueños, la mente prostituta de Murakami se abre de lóbulos por el módico precio de 11.95 €, eso marca la manoseada contraportada del ejemplar de Tusquets Editores, y es que cargar con la losa de 903 páginas que latía en las entrañas de mi mochila no es tarea de cobardes, aún así hoy he necesitado 3 horitas, antes de que se agote la cuerda mental, para concentrarme en un memorable final, que eleva esta obra hasta lo más alto del podio conceptual de la obra del genial escritor nipón; ya ves Haruki como intento hacer una crónica ajustada a los méritos de tu obra, pero no pienso ponerme serio, no vaya a ser que me arrojen al fondo de un pozo seco o que me de por bajar a mí mismo con una escalera, peldaño a peldaño hasta al infierno…
No voy a contar nada más, de hecho sería incapaz de hacerlo, hasta que alguien que haya captado el mensaje subliminal que encierra esta historia sea capaz de poner en marcha mis más recónditos mecanismos de defensa.
Tooru, Kumiko, May Kasahara, Malta Kanoo, Creta Kanoo, Mamiya, Cinnamon, Nutmeg, Boris, Noboru Wataya, y la trouppe de secundarios que forman parte de esta historia conforman un mundo particular que gira alrededor de un universo paralelo en el que te vas a sentir identificado con alguno de los personajes, espero que lamas gustosamente el alma del adecuado, meciéndote en el columpio onírico que cuelga de cualquiera de sus múltiples ramificaciones. No te lo pierdas. Obra Maestra.-

3 comentarios:

  1. hay en Valencia, en el barrio del Carmen, una librería café que se llama Ubik, yo la conozco desde pequeña porque mi padre me llevaba algunos sábados por la tarde a movidas suyas de aquel entonces. Es una pasada de bonita, ahora además de vender libros también hacen recitales de música, poesía, performances y cositas así muy variopintas, originales y divertidas pero en plan micro, con muy poca gente. Esta tarde me ha tocado trabajar cerca, la he recordado y he pasado por allí, me he metido dentro a tomar algo en la parte de arriba que es cafetería y he mirado algunos libros. Casualidad, he tenido en las manos el pájaro que da cuerda al mundo y me ha pasado por la cabeza traérmelo a casa. Al final he decidido que no. Nos llevamos mal últimamente los libros y yo, pero me alegro de ver cómo disfrutas/disfrutáis otras personas con ellos.
    Na nit (yo no sé porqué acabo de soltar aquí todo ésto)

    ResponderEliminar
  2. Ya te comenté que lo había leido hará un par de años y que me gustó como todos los libros de Murakami, cuando acabe de leer el que tengo entre manos (cosas de Japón... jejeje para hacer boca), pillaré el de Kafka en la orilla, pero ya sabes mejor que yo, que estos libros no se deben y pueden leer de un tirón, ha de ser despacio para de alguna manera meterte en la piel de los protagonistas.
    El que recomendé yo en el blog, muy diferente a estos, creo que te gustará, te hará desplazarte interiormente como si viajaras y cuando se acaba... lo lamentas, esperas que continue, al menos a mi me pasó.

    ResponderEliminar
  3. Que historia más bonita, Ali, ¿sabes? yo creo que las casualidades no existen, el propio Murakami te lo explicaría mejor que yo, pero tener en las manos este libro mecida en los recuerdos con tu padre y tus cositas, es como formar parte de uno de los personajes del libro, es increíble, ah! que tampoco hay nada increíble, tu eres May Kasahara, sin duda, ya me contarás cuando lo leas!
    Bona Nit (lo sueltas porque te apetece Y.)

    Yo leo a mi ritmo, Enigma, depende del momento me casco 100 páginas seguidas o leo solo 5 y me quedo divagando mirando las musarañas, a veces vuelvo hasta vuelvo patrás.
    Supongo que te refieres a "Al sur de la frontera, al oeste del sol", pués sí, es el único que me falta junto con "La caza del carnero salvaje" que ya lo tengo también en espera, ahora voy a hacer un break con otro autor. Si empiezas a leer Kafka en el avión hacia Tokyo, sería el summum. Dále!

    ResponderEliminar