dijous, 30 de maig de 2019

The Leftovers – Tom Perrotta



     “De fet va anar bé. Estava organitzat de manera que els nens feien cua a la dreta, parlaven amb el Pare Noel al mig, i sortien per l’esquerra. La Nora s’hi va acostar des del punt de sortida, caminant enèrgicament, com una compradora qualsevol de camí a Nordstrom. Només va passar un nen, un nen baixet i rabassut que parlava, emocionat, amb el seu pare que duia una barbeta de cabra. Cap dels dos parava atenció en ella. Darrera seu, sobre l’escenari provisional, un nen asiàtic vestit de negre donava la mà al Pare Noel.


     La part més difícil va arribar quan va fer la volta a l’arbre –hi havia una maqueta gegant amb un tren que corría frenèticament en cercles al voltant del tronc- i es va dirigir cap a l’altra costat, caminant a poc a poc al llarg de tota la cua, com un general passant revista a la tropa. La primera cosa que va observar va ser que els ànims estaven baixos. Era tard; la majoria de criatures semblaven atordides, a punt d’ensorrar-se. Alguns nadons ploraven o es retorçaven a coll dels pares, i alguns nens més grans semblaven a punt de sortir corrent cap a l’aparcament. La majoria de pares estaven desanimats, amb les bafarades de còmic invisibles sobre el cap plenes de pensaments com ara: Para de gemegar… Gairabé ja hi som… Havíem vingut a divertir-nos… Ho faràs tant si vols com si no… La Nora recordava aquella sensació, tenia fotos que ho demostraven: els seus fills, desolats, asseguts amb els ulls plorosos a la falda d’un Pare Noel derrotat.”


dimecres, 22 de maig de 2019

Trotamundos



Título: “The Soul of a Horse”
Autor: Peter Thomann
Año: 1963

dilluns, 20 de maig de 2019

La noche fenomenal – Javier Pérez Andújar



“En la calle se levantó un aire frío. La gente que pasaba se abrochó las chaquetas, se agarró de las solapas mientras seguía caminando desconcertada, dando la impresión de que de repente se habían quedado sin saber adónde ir. Empezaron a tiritar los árboles y sus hojas arrancaban a volar saltando desde sus ramas unas tras otras, y las que se amontonaban en la acera eran alzadas por ráfagas intermitentes. Las señales de tráfico tableteaban con su ruido de chapa. Y en una de aquellas ventoleras el día se oscureció del todo. La tarde se había hecho añicos antes de acabarse, y el cielo negro se instaló para dar paso a la noche, y así quedaría decretada de manera irrevocable la llegada de aquel invierno.”



divendres, 17 de maig de 2019

Björk – Joga



Royal Opera House
London
2002

dijous, 16 de maig de 2019

Vine a Comala porque me dijeron que acá vivía mi padre, un tal…



Esta foto es de Juan Nepomuceno Carlos Pérez Rulfo Vizcaíno, Juan Rulfo para los amigos de las letras. Leí en su momento “El llano en llamas” (1953) y “Pedro Páramo” (1955), en ambas encontré esa genuina originalidad que se les supone a los grandes escribanos de todos los tiempos y además me ayudaron a ‘conocer’ algo mejor, que nunca está de más, diferentes aspectos sobre uno de los países que más me apasionan del puto globo, por multitud de historietas personales que ahora mismo no vienen al caso: México.
Sobre “Pedro Páramo”, Borges (que me la bufa sobremanera con todo el respeto que siempre le he tenido después de leer, quizás, mucho más de su inmortal obra que algunos de los que lo encumbran al Olimpo de los Intocables) dijo que “Pedro Páramo” es de las mejores novelas que se han escrito jamás, ya sea en lengua hispánica o en la mismísima historia de la literatura. García Márquez (que este sí que jugó en la Liga de los Grandes, según mi modesto criterio lector) la devoró dos veces en una noche y declaró que no había sufrido una sacudida semejante desde que leyó de un tirón “La metamorfosis” de Kafka. Estos son apuntes que he rescatado investigando por ahí conexiones sobre la vida de Rulfo (1917-1986), friki que es uno que le vamos a hacer, en todo caso sirvan estas cuatro líneas como complemento personal a la verdadera intención de este post, que no es otra que poner en el blog esta fotografía que me parece sencillamente preciosa, con todas las connotaciones sensoriales que este simple y último adjetivo implica. Flipante Flash, si señor!!!

dijous, 9 de maig de 2019

Los asquerosos – Santiago Lorenzo



     “Los niños habían establecido el lloriqueo como forma estándar de relación con sus mayores. El chantaje del berrinche era su forma animalesca de decir las cosas. Unos lloricas, en fin, unos moñarros, con el llanto como vía básica de comunicación. Unos débiles de ánimo y unos extorsionadores bobalicones con el moco y el alarido siempre a punto para la consecución de sus demandas.
     Eran niños plañidera. No les pasaba nada, pero sabían que tenían que llorar para cobrar. Eran cachorros sobreprotegidos que necesitaban ayuda para todo y que sólo sabían hablar a base de sollozos. Cafres a gritos, a ver quién hacía más Fosbury sobre la cota de decibelios. A Manuel le tenían los oídos tan perforados que le podían haber puesto pendientes hasta en los cojones.”



dimecres, 8 de maig de 2019

BeatleChut



5 Copas de Europa cada club, 4 enfrentamientos en eliminatorias contra ellos a lo largo de la historia y nunca hemos sido capaces de vencerles. El Camp Nou es un templo, Anfield también. Anoche el Liverpool barrió en su estadio (“You’ll never walk alone”, gallina de piel siempre que tengo la oportunidad de ver un partido de los Reds) al Barça durante los 90’ y acabó derrotándolo por un contundente y humillante 4-0 –sin Salah, Firmino y Keita, todos ellos titulares, bajas por lesión y perdiendo a Robertson, otro gran jugador, en los compases iniciales del match-; también fue superior en el partido de ida (donde perdió 3-0 en un resultado increíble para quién no tuviese la oportunidad de ver el duelo, y a todas luces engañoso, magnificado por el excelso partido de Leo Messi), con lo cual en el cómputo de los 180’ el pase a la final del Wanda Metropolitano de Madrid del equipo inglés es tan justa como merecida. Jürgen Klopp me parece un gran entrenador, Ernesto Valverde (que me cae de puta madre) no tiene los mimbres necesarios para dirigir a un equipo grande cuando llegan las citas importantes, esas en que las pizarras deben solucionar los problemas que puedan acontecer en un partido de alto nivel. Para los que ya llevamos muchos pelotazos dados, y encajados con la cara, a lo largo de la vida como aficionados futboleros, hay pequeños detalles que ya te hacen presagiar el descalabro antes de que acontezca: la concentración de unos y otros en los primeros 15 minutos, la forma de pelear los balones divididos, la manera en que retornan al campo tras el descanso (unos trotando hacia la gloria, otros andando cabizbajos hacia el patíbulo), la falta de concentración en el 4º gol madre mía, etc... 
El Barça reincidió en los mismos errores que cometió el año pasado en Roma dilapidando una ventaja de 4-1 en el partido de ida para caer eliminados por 3-0 en la vuelta, y en mi opinión, cierra así este maravilloso ciclo que ha comprendido una última década prodigiosa, plagada de títulos, puede que la mejor en la historia del club, nada es eterno, le pese a quién le pese, y muchos de esos grandes jugadores con los que todos hemos disfrutado (y continuamos haciéndolo ,así que nos abstendremos de dar nombres a fuer de no alargar este ‘agónico post’) deben empezar a dar el relevo adecuado a las futuras generaciones que llegarán, algunos desde la cuna del Mini Estadi-otros allende nuestras fronteras: ley de vida lo llaman. Soy de los que piensan que somos més que un club, entre otras muchas cosas, porque con el tiempo –hablo de los culés con el culo pelao, claro, los chavalxs jóvenes que ayer lloraron la derrota tendrán su momento de gloria en el futuro, espero…- hemos aprendido a SABER PERDER, lo cual nos lleva, en días como hoy, a felicitar al Liverpool F.C. por su histórica victoria, aplaudirles y desearles la mejor de las suertes en esa final, que a falta de conocer al otro finalista (espero que sea el Ajax del que soy un fiel admirador de toda la vida, joder me hubiera hecho mucha ilusión jugar contra ellos: Johan y el fútbol moderno y divertido siempre presente…), en la que van a partir como favoritos: un regalo envenenado a veces, que les vamos a contar nosotros en momentos como este, sepan acabar de ponerle la guinda a esta competición tan linda y bonita que el Barça –tu solo no puedes, Leo, aunque seas divino, esto va de 11 contra 11 y todos son importantes- no hemos sido capaces de conquistar. Salut i Força Barça.-

7/5/2019 - Semifinal vuelta Champions League
Liverpool 4  - Barça 0 (Origi -2-, Wijnaldum -2-)

dissabte, 4 de maig de 2019

Serotonina – Michel Houellebecq


     “Arribats a aquest punt, potser cal que doni algunes explicacions sobre l’amor, destinades sobretot a les dones, per què les dones no entenen bé què és l’amor en els homes, es mostren constantment desconcertades per l’actitud i els comportaments d’ells, i de vegades arriben a la conclusió equivocada que els homes són incapaços d’estimar, perceben rarament que la mateixa paraula amor engloba, en l’home i en la dona, dues realitats radicalment diferents.
     En la dona l’amor és una potència, una potència generadora, tectònica, l’amor quan es manifesta en la dona és un dels fenòmens naturals més imponents que pot oferir la natura, s’ha de veure amb temor, és un potència creadora del mateix ordre que un terratrèmol o un canvi climàtic, és a l’origen d’un nou ecosistema, d’un nou entorn, d’un nou univers, pel seu amor la dona crea un món nou, uns petits éssers aïllats xipollejaven en una existència incerta i vet aquí que la dona crea les condicions d’existència d’una parella, d’una entitat social, sentimental i genètica nova, amb vocació d’eliminar qualsevol traça dels individus preexistents, aquesta nova entitat ja es perfecta en la seva essència...”

dijous, 2 de maig de 2019

600



Título Artículo: Dios
Autor: Lluís Flaquer

El Camp Nou es un templo. Klopp ya lo comprobó. Y como tal, en su interior se venera a un dios. 14 años después de iluminarnos por primera vez, Messi alzó el puño en dos ocasiones más. Van 600. Y las que vendrán. Dejen de compararlo. Eviten imaginar comensales a su alrededor. Leo, su bendito pie izquierdo, el aval a todos los sueños del culé, el que señala el camino con paso firme, es irreal a ojos de este mundo. Jamás alguien hubiera podido imaginar jerarquía similar. Pasan los años, se suceden los goles, Messi crece, madura, gana ascendencia. En una sola tarde lanza la última arenga antes del partido, recupera balones como si fuera su principal tarea, marca dos goles, uno de ellos en parábola celestial, abronca a un par de jugadores por cometer el error de no estar a su altura y riñe a la grada por protestar ante la indolencia del más caro de los refuerzos. Es el capitán. Desde su pedestal, Messi guía a los suyos. No hay dudas en la fe de sus compañeros. No hay lugar para los agnósticos en el vestuario de Messi.
Tan firme es el diez, que todos le siguen. Y su misión, su reto de reconquistar Europa, va ganando adeptos. Nunca coparán portadas. Saben que un dios siempre centra todas las miradas, pero ante el Liverpool son varios los que demostraron que en el camino hacia la linda y deseada, Leo nunca caminará solo. Se necesitaban los goles del uruguayo, y llegaron. Se precisa del mejor Jordi Alba, y compareció. Nada sería el equipo sin las manos de su portero, de nuevo prodigiosas. Las grandes batallas precisan soldados, y compareció Arturo Vidal. Si hay que sufrir, qué mejor que encomendarse a la jerarquía de Piqué. Si el diez es el Mesías, son varios los que opositan para apóstoles. Juntos van trazando el camino que les ha dejado, a estas alturas, a las puertas del triplete de tripletes. Todos avalados por el diez, divinidad eterna en un templo que sigue preguntándose si lo que ve es o no real.
Le veneramos y le disfrutamos. No viviremos nada igual. Han pasado entrenadores, compañeros, rivales. Se han sucedido pizarras. Por encima de todo, siempre Leo. Hilo conductor del ciclo más bello jamás contado. Son 600 goles como culé. 14 años en lo más alto. Y sigue marcando diferencias. Escribo estas últimas líneas cuando se apagan las luces del templo. Me pregunto entonces si lo que he visto es o no real. No es que me plantee mi fe, pero es que de nuevo sus actos han superado todas las expectativas. ¿Ha hecho Messi lo que ha hecho? Hay noches en que a uno le cuesta asumir que semejante criatura pueda existir. Es lo que tiene ser un dios.

1/05/2019 – Semifinal ida Champions League
Barça 3 – Liverpool 0 (Luís Suárez, Messi -2-)