dilluns, 29 d’octubre de 2018

El triunfo – Francisco Casavella


     “El automóvil se detiene con un sonido chirriante de neumáticos que estremece las paredes del aparcamiento. Dentro, ninguno de los tres hombres se mira. El más delgado –muy moreno, nariz ancha y labios gruesos– frota, no sin contenida brusquedad, una mano sudorosa contra la pernera del pantalón apolillado. Crujido de acero y mecánica anticuada al abrir una de las puertas. Los tres hombres salen despacio.
     El guarda les observa de lejos con el borroso cansancio del que se dispone a finalizar en breve un turno de noche: una mirada temerosa duda en un rostro difuminado por su propia estupidez. Hace unos segundos, al ver llegar el automóvil, ha bajado el volumen de una radio y se ha puesto en pie. Ahora, en todo el aparcamiento no se oye otro sonido que el rumor de una musiquilla indescifrable y las pesadas botas de los tres hombres caminando hacia la calle.
      La cara del más delgado no puede evitar un mohín. El hombre más delgado ha ido ganando con el tiempo fama de no alterarse por nada; ese gesto en su cara es un acto inusual. Se detiene: los otros no se dan cuenta y siguen caminando.
     Ha visto algo tras los turbios cristales de los coches aparcados en columna; o quizá ha percibido el repentino temblor de una sombra en la pared. Saca el revólver de su funda. Con un movimiento profesional, echa hacia atrás el percutor y siente el chasquido de un resorte enganchando la cola de la pieza. Asocia involuntariamente este último sonido con el anterior de la puerta del coche al cerrarse. Aprieta la empuñadura de la pistola con las dos manos. Cuando oye el primer grito, abre las piernas, levanta los brazos hasta situarlos paralelos al suelo y apunta.
     El muchacho ha salido como un loco del lugar previsto por el hombre más delgado. El muchacho salta y dispara y grita como si jugase, sin embargo nadie ha pensado ni por un instante en juegos. El hombre más delgado ve cómo uno de sus acompañantes cae al suelo, de espaldas. El hombre más delgado ve cómo el muchacho da una voltereta en el suelo y sigue disparando. Su otro acompañante, de rodillas, vacía el cargador contra el muchacho y se desploma.
     El hombre más delgado ve cómo el muchacho camina a gatas, renqueando: de una pierna surge un chorro de sangre que, en ese momento, no es más que una línea negra contra la luz lechosa de mil amaneceres. Una imagen del pasado le espanta. Dispara. El muchacho, impulsado por una fuerza remota, se pone en pie y dispara. Enseguida vuelve a caer. Su pistola se desliza por el suelo aceitoso del aparcamiento y rebota contra la rueda de un coche. El muchacho ya no se mueve... Humo y un olor picante a pólvora llenan el aire.”



diumenge, 28 d’octubre de 2018

El Clásico - 2018



TER STEGEN: Bien con los pies, la banda del Florencio tampoco le dio mucha faena esta vez, en el gol de Marcelo poca cosa más se pudo hacer…
SERGI ROBERTO: T’estimo, nen, avui t’has marcat un partit Històric, tant jugant al lateral dret com a la mitja punta. Inoblidable.
PIQUÉ: Imperial en la salida del balón, pero sigue sufriendo en las jugadas de ataque laterales. Cuestión de hablar con el otro central para corregirlo, ¿no?
LENGLET: Serio, frialdad contenida. Si acaba entendiendo lo que significa vestir esta camiseta le auguro un futuro de campanillas. Ni los 90 y pico mil que llenaban el Camp Nou ni los que lo vimos por la tele echamos de menos a Umtiti.
JORDI ALBA: Primera parte para enmarcar, segunda parte para guardar en la retina. Dedícate a disfrutar de los días de fiesta con tu familia y que le den por el culete al seleccionador del país vecino.
RAKITIC: Imprescindible y no gasto más adjetivos. Profesional se escribe con ‘P’… de pelotero. Impagable.
SERGIO BUSQUETS: Si no está el tal Leo Messi… Capitán de Badía del Vallés, el Mestre Pep Guardiola lo sacó de los campos de tierra y barro para hacerlo inmortal. Buaaahhh, ni lo hubo, ni lo hay ni habrá otro igual. Grande, Busi.
ARTHUR: Xavi reencarnao en blaugrana. Este chaval marcará una época en Can Barça, y si no me creen… tiempo al tiempo. Una gozada.
COUTINHO: La marca del zorro brasileño, calidad a raudales pero la competencia le puede acabar pasando factura. Dembélé me mola más, y si te gusta el furbo de verdad la cosa va de… o uno u otro (sistemas de contención o estrategias de ataque). Compitan y gánense el puesto haciéndonos gozarla, oiga!
LUIS SUÁREZ: Killer de otros tiempos, los míos, siempre que hablo con gente joven de la posición de delantero centro lo pongo como ejemplo… el Uruguasho, no nos engañemos, lo más redondo que ha visto es un melón, pero le pone la puta alma en partirlo, en cualquier partido Grande, por la mitad. El Hat-Trick sin el coleguita Messi para la posteridad. Enorme, Luís.
RAFINHA: Aquí siempre hemos sido muy críticos con él, pero en esta semana tan complicada: gran partido ante el Inter en Xempions y una muy buena primera parte hoy lo redimen, actitud rumbera desde la suplencia: correcto, suficiente, todavía estás a tiempo...

Tambien jugaron…

SEMEDO: Cada día me convence más este chaval, cambio acertado del Txingurri Valverde (sale Coutinho y entra él en el lateral  pasando Sergi Roberto a la punta de lanza –doble lateral-doble volante derecho-… pues eso, hombre, pues eso.
DEMBÉLÉ: El mosquito jovencito picando a la contra cuando el partido empezaba a romperse por la costura del centro del campo… y lo hizo de fábula. Gran jugador, necesita sentirse querido, pero ganándose a la afición, porque desparpajo le sobra. Mejor que Neymar, si le dan tiempo, miren lo que les digo…
ARTURO VIDAL: Con la cresta, Cabrón, redondeó la manita. Buena pieza, de carrera y experiencia contrastada, ideal para agregarle músculo a partidos complicados donde hay que meter la pierna en los últimos 15 minutos. Punki.

Aquesta nit sommiarem una horeta més. Bona Nit.-

5-1
(Coutinho, Luis Súarez -3-. Arturo Vidal) 

dilluns, 15 d’octubre de 2018

Irlanda Indòmita – 150 Poemes de W.B. Yeats


THE SONG OF THE OLD MOTHER

I rise in the dawn, and I kneel and blow
Till the seed of the fire flicker and glow;

And then I must scrub and bake and sweep

Till stars are beginning to blink and peep;
And the young lie long and dream in their bed
Of the matching of ribbons for bosom and head,
And their days go over in idleness,
And they sigh if the wind but lift a tress:
While I must work because I am old,
And the seed of the fire gets feeble and cold.



LA CANÇÓ DE LA DONA VELLA

Em llevo a l’alba i vento, agenollada, el foc
fins que el xic espurneig centelleja amb fulgor;
i també he de fregar, d’enfornar i d’escombrar
fins que els estels no obrin els seus ulls per mirar;
i mentrestant les joves somnien als seus llits
en com apariar cintes damunt del cap i el pit,
i passen els seus diez en la indolencia
tot sospirant si el vent desfà una trena:
i jo he de treballar perquè sóc vella
i el caliu de la cendra s’afebleix i es refreda.


NOTA: Aquest poema pertany a THE WING AMONG THE REEDS (“El vent entre les canyes”) – 1899. Traducció al català de Josep M. Jaumà.

dissabte, 13 d’octubre de 2018

Aquella mítica película que, revisitada hoy, casi 30 años después, me ha vuelto a hacer… llorar


“Me interné en los bosques porque quería vivir intensamente; quería sacarle el jugo a la vida. Desterrar todo lo que no fuese vida, para así, no descubrir en el instante de mi muerte que no había vivido.”


Neil Perry (Robert Sean Leonard)
El Club de los Poetas Muertos – Peter Weir (1989)

dijous, 11 d’octubre de 2018

Pequeño Vals Vienés



Silvia Pérez Cruz, Pájaro, Leonard Cohen… y Federico García Lorca.
(Extraído del Documental Luna Grande: Un Tango por García Lorca)


dimecres, 10 d’octubre de 2018

Solcs – Joana Raspall (3 Haikus)



Cada mirada
troba una hora distinta
al seu rellotge.

La pirueta
de l’íntima revolta
ens allibera.

Deixem que cremi
la idea abans que, seca,
se’ns esmicoli.

Solcs – Joana Raspall amb il.lustracions de Conxi Rosique – Editorial Gregal (2018)

diumenge, 7 d’octubre de 2018

(Suéltate el miedo y déjate crecer la vida…) – BEGOÑA ABAD DE LA PARTE



Suéltate el miedo y déjate crecer la vida.
Recuerda que en tu hambre mandas tú.
Recuerda que solo a ti te perteneces
y que el mundo es tu casa.
Que el dolor del otro, a ti te ha de doler
porque, si no es así,
tú también estás muerto.
Levántate tantas veces como te llame la vida,
tantas como te palpite el corazón de los invisibles.
Recuerda que los brazos sostienen, abrazan.
Cuando dudes cuál es tu revolución
pregunta a los que nadie escucha.
Cuando quieras saber a qué has venido al mundo
y adónde debes ir,
coge su mano y déjate llevar a su terreno.
Solo ahí te reconocerás,
soltarás tus miedos
y te dejarás crecer la vida.
Porque solo la vida puedes perder
y esta es la única certeza
que puede hacernos fuertes.



Nota: Primer poema recogido en la antología poética “EN LEGÍTIMA DEFENSA. Poetas en tiempos de crisis” – VV.AA. – Bartleby Editores (2014).

dijous, 4 d’octubre de 2018

Tiomuerto



M. Barre’s Carousel, París  
Robert Doisneau (1955)