miércoles, 24 de agosto de 2016

Todos los fuegos: El fuego interno

“El fuego aullaba en la lumbre y la lluvia azotaba las ventanas. Entonces sucedió lo último. Saqué del cajón el pesado manuscrito de mi novela, los borradores, y empecé a quemarlos. Fue un trabajo pesadísimo, porque el papel escrito se resiste a arder. Deshacía los cuadernos, rompiéndome las uñas, metía las hojas entre la leña y los movía con un atizador. De vez en cuando me vencía la ceniza, ahogaba el fuego, pero yo luchaba con ella y con la novela, que, aunque se resistía desesperadamente, iba pereciendo poco a poco. Bailaban ante mis ojos palabras conocidas, el amarillo iba subiendo por las páginas inexorablemente, pero las palabras se dibujaban a pesar de todo. No se borraban hasta que el papel estaba negro, entonces las destruía definitivamente a golpes feroces de atizador.”

El maestro y Margarita 
Mijaíl Bulgákov


Krustapunte: MASTERPIECE del búlgaro… ¡Ah, no, que era ruso!
Imagen: Mijaíl Afanásievich Bulgákov (1891-1940)

No hay comentarios:

Publicar un comentario