dilluns, 25 de juliol de 2016

Mezcal de talentos (México, 1947)

“La pasión celosa de Frida Kahlo es tenaz: siete años más tarde, cuando hace ya mucho que se volvió a casar con Diego Rivera, ejecutará un retrato de pie de Irene Bohus en el que sus brazos son dos pollas en erección. Entre las piernas, tan peludas que en ellas crecen hojas, su sexo es enorme y de la vulva abierta, que tiene encima una cabeza de diablo, mana una fuente. El dibujo a lápiz está fechado en 1947. Ese año, Antonin Artaud, que hace diez años que regresó de México, publica Van Gogh, el suicidado de la sociedad, y Malcolm Lowry, Bajo el volcán.

Viva
Patrick Deville


· “Bebía porque quería ahogar mis penas, pero las malvadas aprendieron a nadar.” – Frida Kahlo ( “Retrato de Irene Bohus” – 1947)

· “Se puede hablar de la buena salud mental de Van Gogh quien, en toda su vida, no hizo sino hacerse cocer una mano y no hizo más, de resto, que tajarse una vez la oreja izquierda, en un mundo en el que se come cada día coñete cocido en salsa verde o sexo de recién nacido, flagelado y enrabiado, tal como fue recogido al salir del sexo materno.” – Antonin Artaud (“Van Gogh le suicidé de la société” – 1947)

· “Oaxaca. La palabra era como un corazón que se rompía, un repentino repicar de campanas sofocadas en un vendaval, las últimas sílabas de algún sediento que agoniza en el desierto.” – Malcolm Lowry (“Under the Volcano” – 1947)

dijous, 21 de juliol de 2016

Érase una vez una italiana y un americano en Ciudad de México


               Transitando hacia la mitad de “Viva”- Patrick Deville, todo un Re-fresco histórico por donde pululan multitud de personajes (reales y fascinantes todos ellos, como la vida misma ya saben…) de la talla de Trotski (para interesados complementen esta lectura con “El hombre que amaba a los perros” – Leonardo Padura… y ya me contarán si les apetece), Malcolm Lowry (lean su “Bajo el volcán” y engrandezcan su C.V. lector hasta límites insospechados…), Frida Kahlo, Diego Rivera, Augusto César Sandino… y mucha más penya que les va a sorprender encontrar entre las páginas de este libro; entre ellos gente que a mí me sonaba pero no sabía del todo bien donde situarlos en el maremágnum de la Historia Universá, les hablo aquí en este pequeño tuit posteado de Tina Modotti (la chica que aparece en la imagen que ilustra el post) y Edward Weston (su amante del momento, porque tuvo muchos, que disparó el flash…). En fin, ¡que Viva la Literatura con mayúsculas, Collons!

dimarts, 19 de juliol de 2016

Arthur Cravan: El poeta boxeador

“Dos gendarmes le acompañan en tren hasta Irún y lo entregan a la policía española. Es el momento de la batalla de Verdún, y Francia ha expulsado a Trotski. No saben muy bien qué hacer con él, se lo llevan a Cádiz y luego a Madrid. Podrían mandárselo al zar. En lugar de eso, lo meten en un tren rumbo a Barcelona, donde el 25 de diciembre de 1916 es embarcado a la fuerza a bordo del Montserrat, que parte hacia Nueva York. Es invierno y la mar es mala hasta Gibraltar. Durante sus paseos sobre un puente barrido por la lluvia, Trotski se encuentra con un gigante desfigurado cubierto con un impermeable, un boxeador que era a la vez literato, primo de Oscar Wilde. Es Arthur Cravan, el poeta con el cabello más corto del mundo, según su amigo Blaise Cendrars. A Cravan acaba de tumbarlo en Barcelona, por KO en el segundo asalto, el campeón del mundo Jack Johnson. Tiene toda la travesía para levantarse y untarse pomadas. Cena con Trotski y le cuenta de sus viajes clandestinos como anarquista.”


Viva
Patrick Deville

dissabte, 16 de juliol de 2016

Milena bonita...

“Llegamos a Cadaqués tardísimo y cargamos a los niños adormilados hasta sus camas. Dejo a mis amigos con un gin tónic en la terraza y me voy a dormir. Antes de acostarme, veo que tengo una llamada perdida de Tom. No se la devuelvo, está buscando a alguien, pero no a mí. Me abrazo a la almohada. Pido, aunque ya sé que no me será concedida, una noche tranquila. Tengo un aullido en mi interior, normalmente, durante el día, me deja tranquila, pero por la noche, cuando me tumbo en la cama e intento dormir, él se despierta y empieza a merodear como un gato furioso, me araña el pecho, me crispa la mandíbula, me golpea las sienes. Para calmarlo, a veces abro la boca y finjo gritar en silencio, pero no logro engañarlo, sigue ahí, enloquecido, intentando romperme. El amanecer, los niños, el pudor y los quehaceres cotidianos lo enmudecen y amansan durante unas horas, pero luego, al caer la noche y quedarme sola, llega puntualmente a nuestra cita. Cierro los ojos con fuerza. Los abro. Aquí está de nuevo.”


 También esto pasará
Milena Busquets

dimarts, 12 de juliol de 2016

Bella sin alma

“Sin embargo, a Clarissa la arritaba llevar este monstruo brutal agitándose en su interior, la irritaba oír el sonido de las ramas quebrándose, y sentir sus cascos hincándose en las profundidades de aquel bosque de suelo cubierto por las hojas, el alma. No podía estar en momento alguno totalmente tranquila o totalmente segura, debido a que en cualquier instante el monstruo podía atacarla con su odio que, de manera especial después de su última enfermedad, tenía el poder de provocarle la sensación de ser rasgada, de dolor en la espina dorsal. Le producía dolor físico, y era causa de que todo su placer en la belleza, en la amistad, en sentirse bien, en ser amada y en convertir su hogar en un sitio delicioso, se balanceara, temblara y se inclinara, como si realmente hubiera un monstruo royendo las raíces, como si la amplia gama de satisfacciones solo fuera egoísmo. ¡Cuánto odio!”

La señora Dalloway
Virginia Woolf


Krustapunte/o: ¡Cuánto tedio, Mrs. Woolf! Las gentes ilustradas comparan ésta, su novela, con el “Ulises” de Joyce (un día en la vida de Clarissa Dalloway + la peña que la rodea en Londres vs. un día en la vida de Leopold Bloom + la peña que lo rodea en Dublín). La suya, que es la que nos ocupa Mrs. Woolf, es más comprensible que la otra pero resulta igual de extremadamente aburrida en mi humilde opinión (la cosa empieza con Mrs. Dalloway saliendo a comprar flores para la fiesta que dará esa misma noche… y acaba con los invitados abandonando el sarao) ambas comparten una indudable lección de Arte Narrativo (¡miren que fragmento más majo les he seleccionado!), también en cuanto a sesudos recursos estilísticos empleados en su construcción –eso sería de imbéciles negárselo tanto a la británica como al irlandés- pero también, –AMBAS2-, producen un insoportable sopor en lo referente al goce como lector, a su comprensión como ídem, a esa asquerosa sensación que uno tiene al sentirse incapacitado para ensalzar esta clase de novelas –Clásicos del siglo XX, ¡oigan!- como la mayoría de esas gentes ilustradas que encabezan este apunte; aunque tampoco mediatizado por el esnobismo zapatero con el que se calza esa misma peña, que todo hay que decirlo… y punto, bueno, guión, dos ariscos asteriscos y final también.-

*La imagen corresponde a “Mrs. Dalloway” – Marleen Gorris (1997), adaptación cinematográfica de la novela que no he tenido la oportunidad de ver…

** Valoración Personal: 5 sobre 10

diumenge, 10 de juliol de 2016

Diane Arbus, un flash en el infierno

Nombre Real: Diane Nemerov
Fecha Nacimiento: 14 de marzo de 1923
Lugar Nacimiento: Nueva York - USA
Fecha Fallecimiento: 26 de julio de 1971
Lugar Fallecimiento: Greenwich, Nueva York - USA
Edad: 48
Causa de la Muerte: Suicidio (Ingestión de barbitúricos, corte de venas).
Currículum Vitae: Fotógrafa
Epitafio: “Realmente creo que hay cosas que nadie hubiera visto si yo no las hubiera fotografiado”- Diane Arbus

Krustapunte/o: Siempre en la oscuridad, mirar cualquiera de sus fotos produce la misma sensación de terror contenido que sentiríamos si nos diésemos un garbeo por el averno a esa hora en que despiertan las gentes más extrañas que lo pueblan y/o topásemos con alguna de ellas cuando empiezan a pulular por sus calles en busca de un soplo de vida… al amparo de sus propias sombras, claro está.-

dissabte, 9 de juliol de 2016

Cruïlla 2016 – Barcelona Summer Festival

Esta crónica va de corrido sanferminero, disculpen las posibles faltas y tal.
¡La feina ben feta no te fronteres! Sería mi epitafio a modo de sentencia si me pidieran que intentara resumir el entierro/encierro de lo de anoche en una sola frase. Un Festival 10 en cuanto a organización, en primer lugar por esa acertada decisión de su director de limitar el número de tickets a, creo, que 25.000 por cada una de sus tres noches, ni uno más ni uno menos, con esto se consigue que el espectador pueda gozarlo a tope sin la desagradable sensación de que la multitud te acabe quitando el derecho a pasártelo bien (sin colas en los WC, sin colas en las barras, sin aglomeraciones a pie de escenario o en las gradas…), me gustaría destacar también la conciencia social presente en todo el recinto del Fòrum con gentes variopintas dedicadas a labores tan loables como todas esas ONG’s y otras asociaciones que todos tenemos en mente (casetas o stands para que se acercase quien así gustase…) y también me gustaría mencionar la fantástica gastronomía, de todos los rincones del mundo, presente en una zona estratégicamente situada y formada por una especie de caravana de roulottes que ofrecían sus viandas a cualquier hora (sólo comimos una historieta mexicana, que no recuerdo como se llamaba aunque llevaba pollo y enchilado puro fuego o algo así, que estaba sencillamente delicioso por 3 euricos la pieza, rico-rico…). En el tema del alpiste, 3 euricos la birra tirando a grande también, patrocina Estrella Damm (mi cerveza preferida de siempre) y hay que destacar el extremado cuidado a la hora de servirla (temperatura, espumeo, presentación…) en todas las barras y surtidores ambulantes que te ibas encontrando por ahí. Por cierto, la cosa funciona con una pulsera con chip incorporado que uno recarga antes de entrar (sin colas tampoco) y así te van cobrando aquí y allá (también vale para el papeo de las caravanas, merchandising, etc…) y así se evita que circule el dinero, está bien este sistema, yo que no soy mucho de cosas modernas debo confesar que me ha convencido totalmente…
¡Ya vamos con la música que es lo que interesa, collons! El cartel de los 15 artistas programados para la noche del viernes se distribuía entre los 4 escenarios existentes (estratégicamente situados para que no se pisaran de unos a otros, muy importante este dato y con una sonoridad sublime en todos ellos, chapeau!) y que eran el Estrella Damm donde vimos al gran Damian Rice y sus canciones intimistas de exquisita belleza… después venían los Crystal Fighters y los Rudimental de madrugada pero a esos no los vimos porque ya estábamos cansaos en otra ocasión será. El Stubhub que fue donde vimos el primero a las 19.15 horas sobre el césped que olía… a hierba de incienso claro, junto al mar, y el privilegio lo brindó Cat Power (avisados estábamos de que no nos perdiéramos este, gracias a quién corresponde que ya saben ellos quienes son… ¡la familia del Kieerkegard!), después le tomó el relevo el Maestro Bunbury (5ª vez ya en el currículum de vistos y personalmente la 2ª que más me ha gustado, con unos Santos Inocentes descomunales en la instrumentación cada vez más cohesionada con un Enrique que ayer lució una voz potentísima y consciente de ellos llegaron a repasar hasta ¡5 canciones de Héroes del Silencio! Sencillamente descomunal, sublime como siempre. El relevo lo tomó Vetusta Morla, que están bien con su indie de calidad, aquí nos quedamos ya rebasada la 1 de la madrugada y tras 6 horas de marcheta, y cerraron los Digitalism Live a las 5 de la madrugada, que lógicamente ya no vimos… otro escenario, el Time Out, aquí vimos un ratito a Esperanza Spalding pero hacía demasiado calor justo ahí a las 7 de la tarde y nos cambiamos rapidito a Cat Power al cuarto de hora… aunque regresamos para ver un ratico larguito de Chambao, irresistibles con su chill out salado y mediterráneo, yo diría que fueron los que más gente congregaron, buen rollito, mucha cerveza fría, y bailecito sudoroso, grande la Mari (extraordinaria de voz como siempre) y su banda, ¡claro que sí!, luego vinieron Speed y cerraban Bomba Stereo a las tres de la madrugada (le dimos la pulsera de acceso a una pareja joven que había en la puerta a la salida del recinto porque nos la pidieron muy amablemente para ver a estos dos grupos… ¡que los disfrutéis!). Y el último escenario, el Radio 3, donde tuvimos la oportunidad de vivir nuestro gran momento de la noche y uno de los más grandes de nuestra vida musical: ver por primera vez en directo y a pie de escenario a un Adrià Puntí (acompañado de la Rauten Band un excelente, muy acompasado, cuarteto) sencillamente descomunal en un concierto histórico por múltiples razones que igual me apetece explicarles otro día (acabo de leer la crítica de La Vanguardia, muy buena sí señor), inolvidable de verdad de la más que wena. Pasaron después por ahí Ramón Mirabet y Zoo pero ya íbamos de traslado a Bunbury (Puntí-Bunbury seguidos, buah mae mía!) y ya no los pudimos ver…

A diferencia de otros festivales de la city, como el Primavera Sound mismamente, aquí no había guiris, pongamos un 80% de público local y el 20% restante gente de otros puntos de la península ibérica sumergida (estuvimos un ratito muy agradable con otra pareja que venía de Valladolid expresamente para ver a Bunbury… y lo que se terciara después), y es que si quieren pasarse algún año por aquí recuerden comprar sus entradas con antelación porque una vez cumplido el aforo ya no entra ni uno más. Acabo reiterando públicamente mi felicitación a toda la peña de la organización de este Cruïlla-2016 por hacer los cosas tan y tan agradables, para construir entre todos un mundo mejor hay que mimar la cultura y a la respetable penya que la consume así de bien. Gracias.-

diumenge, 3 de juliol de 2016

Los forests de Nottingham

“No, no les conseguiré esa copa, por más que el estúpido cretino que se retuerce el bigote tenga puestas todas sus esperanzas en mí. Porque ¿qué significa esa esperanza estúpida?, me pregunto. Trot-trot-trot, slap-slap-slap, sobre el arroyo y bosque adentro, donde es casi de noche y todas las puñeteras ramitas escarchadas se me clavan en las pantorrillas. Me importa un bledo ganar ese trofeo, solo le importa a él. Le resulta tan importante como lo sería para mí si cogiese el boletín de las carreras de caballos y apostase por un jamelgo que ni siquiera conociese, que no hubiera visto nunca y ni puñeteras ganas que tendría de hacerlo. Eso es lo que significa para él que yo gane. Pero yo voy a perder esa carrera porque yo no soy un caballo, y se lo haré saber cuando esté a punto de largarme –eso si no me las piro incluso antes de la carrera. Como que hay Dios que lo pienso hacer. Soy un ser humano y tengo pensamientos  y secretos y una maldita vida interior que él ni siquiera sabe que está ahí, y nunca lo sabrá porque es un estúpido. Supongo que esto os hará reir por lo bajinis, que yo diga que el director es un estúpido hijoputa, cuando apenas sé escribir y él al revés, lee y escribe y suma como un puñetero catedrático. Pero lo que digo es la pura verdad. Él es un estúpido y yo no lo soy; porque yo soy capaz de ver dentro del alma de la gente de su clase, y él no ve una mierda en los de la mía. Ambos somos astutos, eso lo admito, pero yo lo soy más. Y al final acabaré ganando aunque me muera en el talego a los ochenta y dos tacos, porque le sacaré más diversión y chispa a mi vida que él a la suya. Lo juro. Se habrá leído miles de libros de cabo a rabo, me imagino, y por lo que sé, incluso habrá escrito unos cuantos él solito, pero estoy segurísimo, tan seguro como que estoy aquí sentado, de que lo que estoy garabateando yo ahora vale mil veces más que lo que él llegará a garabatear nunca. Me da igual lo que digan, pero esa es la pura verdad y nadie puede negarla. Cuando habla conmigo y yo le miro a su jeta de militroncho sé que estoy vivo y que él hace tiempo que está muerto. Muerto y requetemuerto. Si se le ocurriese salir y correr nueve metros se caería redondo. Y si entrase nueve metros en lo que ando pensando también se caería redondo, pero de la sorpresa”

La soledad del corredor de fondo
Alan Sillitoe