lunes, 16 de mayo de 2016

Lucia Berlin (II) – Inmanejable

     “En la profunda noche oscura del alma las licorerías y los bares están cerrados. La mujer palpó debajo del colchón; la botella de medio litro de vodka estaba vacía. Salió de la cama, se puso de pie. Temblaba tanto que tuvo que sentarse en el suelo. Respiraba agitadamente. Si no conseguía pronto algo para beber, le darían convulsiones o delirium trémens.
     El truco está en aquietar la respiración y el pulso. Mantener la calma en la medida de lo posible hasta que consigas una botella. Azúcar. Té con azúcar, es lo que te dan en los centros de desintoxicación. Temblaba tanto, sin embargo, que no podía tenerse en pie. Se estiró en el suelo e hizo varias inhalaciones profundas tratando de relajarse. No pienses, por Dios, no pienses en qué estado estás o te morirás, de vergüenza, de un ataque. Consiguió calmar la respiración. Empezó a leer títulos de los libros de la estantería. Concéntrate, léelos en voz alta. Edward Abbey, Chinua Achebe, Sherwood Anderson, Jane Austen, Paul Auster, no te saltes ninguno, ve más despacio. Cuando acabó de leer todos los títulos de la pared se encontraba mejor. Se levantó con esfuerzo. Sujetándose a la pared, temblando tanto que a duras penas podía mover los pies, consiguió llegar a la cocina. No quedaba vainilla. Extracto de limón. Le quemó la garganta y le dio una arcada; apretó los labios para volver a tragárselo. Preparó té, con mucha miel; lo tomó a pequeños sorbos en la oscuridad. A las seis, en dos horas, la licorería Uptown de Oakland le vendería un poco de vodka. En Berkeley tendría que esperar hasta las siete. Ay, Dios, ¿tenía dinero? Volvió sigilosamente a su habitación y miró en el bolso que había encima del escritorio. Su hijo Nick debía de haberse llevado su cartera y las llaves del coche. No podía entrar a buscarlas al cuarto de sus hijos sin despertarlos.”


Krustnota

Imagen: “La Buveuse” de Henri de Toulouse-Lautrec.

La modelo fue Suzanne Valadon, una acróbata (que también posó para otros grandes pintores como Degas y Renoir), parece ser que musa y autor fueron amantes durante un tiempo y mantuvieron una relación tempestuosa… entre otras cosas porque Suzanne también fue el gran amor de Eric Satie, el genial compositor francés, de hecho la única pareja que se le conoció.

*En principio, el texto fragmentado de este relato no tiene nada que ver con la pintura que lo ilustra… ¡o puede que sí, oiga!; digamos que es un breve ejemplo personal de hacia dónde me/nos puede llevar la lectura de la Srta. Berlin… y más allá, quizá.-

2 comentarios:

  1. Tanto insistes que ya me la he apuntado. ¡Caerá!
    Yo flipándolo ahora mucho con James Salter. Otro hallazgo. Busque algo de él...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que aceptes el reto de leerlo, sólo puedo añadir que este “Manual para mujeres de la limpieza” ya se ha convertido en una OBRA DE CULTO personal para mí… y eso sucede pocas veces en toda una vida husmeando entre libros. En ese sentido podrían serte útiles estos pequeños fragmentos que voy colgando por aquí para intuir lo que podrías encontrar en el libro o si se adecúa o no a tus gustos personales, en todo caso la sorpresa en cuanto al estilo literario de la autora te garantizo que la tienes asegurada…

      A Salter no lo tengo todavía en el currículum lector y ya le tengo ganas, de hecho el año pasado ya me quedó pendiente descubrirlo, tengo pensado leer “Años luz” en breve aunque igual acabo cayendo alguna otra de las suyas como toma de contacto. Se agradece el recordatorio.-

      Eliminar