dijous, 26 de maig de 2016

A Salter de mata

“Lang se alojaba en el Inguilterra, en una pequeña habitación apartada. Mucho después de que concluyera la velada, todavía se hallaba inmerso en el recuerdo de esa noche. Lavaba distraído su ropa interior. Sabía que en algún lugar de la ciudad de las persianas, el río negro por el otoño, ellos dos estarían juntos, pero no se sentía molesto por eso. Se tumbó en la cama como un estudiante pobre –qué poco cambia la vida desde el principio hasta el final- y se durmió aferrado a sus sueños. Tenía las ventanas abiertas. La brisa fresca se derramaba sobre su cuerpo como el mar sobre un marinero insensato, empapándole, llenando la habitación… Permaneció tendido con las piernas cruzadas lo mismo que un mártir, con el rostro vuelto hacia Dios.”


Anochecer
James Salter

Krustapunte/o:  11 Relatos: ‘Am Strande von Tanger’, ‘Veinte minutos’, ‘American Express’,‘Costas lejanas’ ‘El Cine’, ‘Hijos perdidos’,‘Akhnilo’, ‘Anochecer’, ‘Vía negativa’, ‘La destrucción del Goetheanum’, ‘Polvo’.

Buenas pinceladas sueltas trabajadas con estilo propio que a mi entender acaban componiendo un cuadro global demasiado difuso (los finales de prácticamente todos los relatos no me han convencido demasiado) aunque bien es cierto que esa misma ‘dispersión argumental’ y escritura seca acaba invitándote como lector a que seas tú mismo quién le ponga el broche imaginativo en forma de the end, my friend, a cada uno de ellos. Irregular en su conjunto, demasiado cortos quizá, vale la pena rescatar ‘Veinte minutos’ y ‘Costas lejanas’ que en mi opinión están por encima de la media.–