viernes, 28 de agosto de 2015

Joan Garriga (1963-2015)


La radio vomita una pequeña crónica sobre la muerte anunciada de Joan Garriga, así fue como me enteré ayer, recuerdo haber leído en algún sitio una de sus últimas entrevistas en que él mismo manifestaba: “Estoy sin rumbo y a la deriva, esto no acabara bien”. Tras sufrir el desahucio de su casa, que el siempre consideró injusto y que lo dejaba en la puta calle, tras haber sufrido dos infartos e intentar superar una dura y negrísima historia personal derivada de su salvaje adicción a todo tipo de drogas por la que tuvo importantes problemas con la justicia, condenas por conducción temeraria incluidas… pero yo siempre simpaticé con él, desde que lo vi pilotar y ganar una de las 3 ediciones que abultan su palmarés en las míticas 24 Hores de Montjuïc, una experiencia inolvidable por cierto; por eso le pongo aquí, en el cementerio de este blog, su lápida correspondiente junto a la de otra gente que a mí personalmente me aportó algo en el transcurrir de esta vida… la mía.

Además de conseguir varios campeonatos de España, Garriga siempre será recordado por el subcampeonato del mundo de 250cc del año 1988 donde protagonizó un espectacular duelo con otro piloto barcelonés, Sito Pons, aquellos enfrentamientos entre ellos donde los carenados de las motos de ambos echaban chispas en cada carrera dividió a los espectadores catalanes (mundiales supongo que también) entre el frío y calculador Pons y el irascible y agresivo Garriga, aquel año todo el mundo estuvo pendiente de la tele hasta la última carrera celebrada en Brasil con el título mundial en juego donde en una curva de izquierdas el impetuoso Joan perdió el control de su máquina y sobrevoló el asfalto en una dura caída de lo que ya nunca se pudo levantar (aunque continuó corriendo en la categoría superior de 500cc) y que abrió a Pons las puertas de la gloria con la bandera a cuadros dándole la bienvenida al éxito futuro. Aquella rivalidad generó en Catalunya tal fiebre que los numerosos aficionados al motor del país exigieron a las autoridades competentes la creación de lo que hoy es el actual Circuito de Catalunya en Montmeló. Garriga era conocido como el Menjacocos (Comecocos en castellano) porque siempre llevaba uno de aquellos bichos de videojuego en el casco apuntando al rival situado inmediatamente delante, ñam ñam, poco imaginaba que la crudeza de la vida acabaría devorándolo a él, alguien me contó que lo habían visto por esos circuitos de dios firmando camisetas por un puñado de pesetas (euros, yenes, dólares, marcos, francos, lo que sea…) para metérselas por la nariz, por la boca, por la vena…

Joan Garriga falleció alrededor de las 16.30 horas del pasado lunes en el Hospital Clínic de Barcelona tras las complicaciones derivadas de un accidente de tráfico con su motocicleta… como no podía ser de otra manera o puede que sí. Hasta luego, Campeón!

No hay comentarios:

Publicar un comentario