jueves, 20 de agosto de 2015

Hakuna matata


El desecho humano de la primera fotografía se llama Allen Tarpley, si uno googlea su nombre puede apreciar la cantidad de basura que el tipo cuelga en redes sociales varias vacilando de su buena puntería contra otros seres vivos, especialmente leones. Como igual sus proezas no recolectaron demasiados seguidores de su calaña ayer le dio por colgar en su feisbuk personal la imagen de su hijo de 7 años acompañada del siguiente texto: “Su primer león”.
No, no es el sacamuelas aquel del león de Zimbabwe, el tal Walter James Palmer, de hace un par de semanas o así, es otro despojo apuntado a la moda que sólo comparte con ese su nacionalidad estadounidense.


Nota: En la prensa española difuminan la carita del niñato por ser menor de edad, la segunda foto de este post la tomo prestada del Dayly Record (UK) donde no se censura el careto del monstruito, la muestro aquí por si, una vez crecidito como papá, se lo encuentran ustedes en algún Saloon del globo terráqueo…

2 comentarios:

  1. La mayor aspiración de los jóvenes masais es convertirse en buenos guerreros, pues una de sus principales objetivos antes de alcanzar la edad adulta, es defender al ganado y a la aldea del ataque de las fieras salvajes. Por ello, cuando uno de ellos es capaz de matar a un león con la simple ayuda de su lanza, será respetado por todo el poblado. Ni que decir tiene que unos poquísimos agraciados consiguen llevar a efecto tan ardua empresa.

    Ahora llega un tipejo occidental -que lo más cerca de la selva que ha estado ha sido probablemente cuando sale a cortar el césped del jardín de su casa- con un rifle de mira telescópica capaz de acertar a un blanco incluso a 2 Km de distancia, mata un animal en semilibertad por mero placer y se cree Tarzán cuando en realidad se parece mucho más a Nkima.

    Lo que no sé es qué espíritu posee a alguien que después de hacer eso posa en una foto y hasta se ríe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso, aquí los auténticos animales salvajes son el tipejo adulto y el monstruito que ha colaborado en engendrar (junto a mamá que les prepara los sándwiches de pepinillos para que salgan de excursión, a ella también la meto en el pack porque esto me parece básicamente una cuestión de educación)… y es que aquí todos son culpables, incluidos los que en el fondo les ríen la gracia y se hacen amiguetes virtuales en feisbuk o cualquier otra tontería virtual e incluso lo hago extensivo a todo el resto de la sociedad (aquí ya entramos todos, amigo) que permite que pasen cosas así. La gran diferencia con el pueblo masai es que estos si matan leones es en defensa propia lo cual los exime de culpa en mi opinión y volvemos a la reflexión del principio: ¿Quién es el auténtico pueblo salvaje, la todopoderosa sociedad occidental o la tribu ancestral?

      *Hakuna matata: NO HAY PROBLEMA, en idioma suajili.-

      Eliminar