jueves, 18 de junio de 2015

Obligaciones S.A.

"Acabo con mis propios sueños para obedecer y fabricar ideas pequeñitas en oficinas grandes e insonorizadas con moquetas beige.
Interrumpo sueños tornasolados para no perder el empleo, aunque mi empleo sea la cuarta parte de un asiento abatible en el mundo y en la empresa que me emplea para arruinarme la vida.
Me moriré ya lo sé. Pero ni me acuerdo; pese a todo, sigo poniendo el despertador una mañana más.
Me obedezco a mí misma.
No lucho. No tengo tiempo. Pongo el despertador.
Por lo visto, a los sesenta años ya no pondré el despertador.
Me quedan alrededor de treinta años. Y los fines de semana.
Me entra vértigo.
Miro la nómina y convierto esa cantidad en cosas que me voy a comprar.
Soy culpable por poner un despertador que suena para poder acudir aún más deprisa a ese sitio al que nunca he querido ir.”

Una fiebre ingobernable
Lola Lafon

2 comentarios:

  1. ¡Qué bueno! ¿El resto de la novela está a esa altura?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No está mal para ser una novela debut, el tema de los movimientos antiglobalización, anarquistas y antifascistas e incluso el tratamiento del fenómeno okupa visto desde dentro la hace bastante interesante aunque algo blanda en su conjunto en mi opinión. También es cierto que tiene pasajes muy interesantes, como este del post… y otro por ejemplo, que ahora recuerdo que me gustó mucho, algo más largo, una reflexión de Landra (la chica protagonista, juraría que alter ego de la propia Lola) sobre el grandioso Jeff Buckley.

      *La saqué de la Biblioteca para conocer un poco a la autora (que además se dedica a la música, la he investigado un poco y no me gusta en esa faceta todo hay que decirlo…) y es que la que me interesa es esa última novela que ha publicado sobre Nadia Comaneci.-

      Eliminar