diumenge, 26 d’abril de 2015

München y luchen


El pasado viernes se celebró el sorteo que deparó la suerte de los cuatro equipos implicados en una de las mejores semifinales de Champions League que, así a bote pronto, consigo recordar: Juventus – Real Madrid (5 y 13 de mayo) por un lado y F.C. Barcelona – Bayern de Múnich (6 y 12 de mayo) por otro. Si preguntáis al respecto a cualquier seguidor del Barça es muy posible que la respuesta sea similar a esta: “Hubiera preferido otro rival, va a ser muy complicado jugando el partido de vuelta en Alemania…”

Dejando de lado la extrema dificultad del envite, que la bolita nos haya emparejado con este equipo tiene su punto de morbo futbolero: será el retorno a casa de Pep Guardiola, el regreso del hijo pródigo por así decir, también el de Thiago Alcántara, un jugador exquisito, y además tendremos la oportunidad de tomarnos la revancha de aquel enfrentamiento de hace dos temporadas cuando el equipo alemán nos dio un auténtico repaso, semifinales también, eliminándonos por un global de 7-0, ya contamos algo por aquí en su momento. De hecho, a lo largo de la historia podemos encontrar hasta ocho precedentes de enfrentamientos anteriores contra el equipo bávaro: 5 victorias del Bayern, 2 empates y sólo una victoria del Barça.

Difícil va a ser, mucho, pero imposible no hay nada. De hecho, me da a mí que este año la podemos acabar de liar hasta el final y más allá, después de eliminar al Manchester City (Campeón de Inglaterra) y al París Saint-Germain (Campeón de Francia) ahora toca enfrentarse al Campeón de Alemania si queremos llegar a la final. En fin, se pueden ganar tres títulos pero también se pueden perder, se puede ganar la mitad más uno o la mitad menos uno. Llegó la hora de la verdad... 


Som-hi, nois! Força Barça!