martes, 3 de marzo de 2015

Francisco González Ledesma (1927-2015)

Esta mañana tomando un café leía esta noticia sobre el fallecimiento de González Ledesma, un autor admirable del que me avergüenza no haber leído ninguna de sus novelas ‘más serias’, intentaremos remediarlo… eso sí, pasé grandiosos momentos leyendo un buen puñado de aquellas ‘novelitas’ del Far West, novela negra o terror, que firmaba bajo el pseudónimo de Silver Kane. D.E.P. en paz, amigo.-

El homenaje recordatorio de abajo es el que me ha dado a conocer la noticia, lo firma Xavi Ayén para La Vanguardia.


"El escritor y periodista Francisco González Ledesma (1927-2015) ha fallecido esta madrugada. El 'padre' del inspector Méndez, uno de los referentes de la novela negra barcelonesa de corte social -junto a Manuel Vázquez Montalbán- sufrió un ictus en el 2011 y había restringido sus apariciones públicas. En el 2013 publicó Peores maneras de morir, última entrega de su inspector, ya envejecido y paseando por una ciudad que casi no reconoce intentando resolver un caso de trata de blancas. El año pasado, salió a la venta El adoquín azul, una novela corta donde se rastrea el caso de una víctima de la brigada político-social del franquismo.
Nacido en el barrio de Poble-Sec, en el número 22 de la calle Tapioles, hijo de un mozo de almacén y una modista, comenzó trabajando a destajo en la editorial Bruguera, donde escribía guiones de historietas y novelitas de consumo. Utilizó varios seudónimos, el más célebre de los cuales fue el de Silver Kane, con el que escribía obras ambientadas en el Oeste americano, al ritmo de una por semana (llegó a casi 500 títulos) pero también firmó como Rosa Alcázar, Taylor Nummy, Silvia Valdemar o Fernando Robles, y no eludió géneros como el romántico, donde compitió con Corín Tellado.
Licenciado en Derecho, se dedicó primero a la abogacía y después al periodismo, primero en El Correo Catalán y después en La Vanguardia, donde trabajó 25 años y ejerció de redactor jefe. Su primer premio le llegó a los 21 años, por Sombras viejas, que obtuvo el Internacional de Novela de Plaza y Janés, concedido por un jurado en el que estaba Somerset Maugham, pero que no pudo publicar al considerar la censura que su autor era un "rojo" y un "pornógrafo". Precisamente el nombre del protagonista de esa novela, Enrique Moriel, fue el seudónimo que utilizó para escribir dos obras recientes, La ciudad sin tiempo (2007) y El candidato de Dios (2008).
De hecho, varias de sus novelas solo pudieron ser publicadas una vez llegada la democracia. En 1984 obtuvo el premio Planeta por Crónica sentimental en rojo, protagonizada por Méndez, que había hecho su primera aparición como secundario en Expediente Barcelona (1983). Aun en los últimos años, algunos de sus títulos eran antes publicados en Francia, donde gozaba de una legión de seguidores. 
Méndez, protagonista de más de una decena de novelas, es un policía escéptico y decadente, que viste un abrigo con los bolsillos rotos de tanto llevar libros en ellos, que tiene un Colt de 1912 que no dispara y que se interesa por los casos de la gente humilde, generalmente en el Paralelo y el Barrio Chino de Barcelona, luego llamado Raval. Fuma tabaco negro, bebe coñac, sufre impotencia y, como su autor, es un superviviente del franquismo que contempla con estupor primero la Barcelona del diseño y luego los fragores posolímpicos. A través de él, el escritor mostró problemas como el hambre, la pobreza, la corrupción, la homofobia, el nazismo o la violencia de género.
González Ledesma, casado con María Rosa Torralba, obtuvo distinciones como la Creu de Sant Jordi, el Dashiell Hammett o el Pepe Carvalho. Deja tres hijos, el periodista Enric González y sus hermanas Gloria y María Victoria. El velatorio será hoy a partir de las tres de la tarde en el tanatorio de Sant Gervasi, donde mañana, a la una, se celebrará el funeral."




4 comentarios:

  1. Mi padre -y no es por hacer una analogía de edad posible- prefería al Estefanía, pero también rulaban lo suyo las novelitas de 96 páginas justas de Silver Kane -las mismas que las del susodicho-.
    Siempre me intrigó saber cómo lograban que siempre ocuparan exactamente idéntico espacio y grosor.

    Alguna leería, fijo, pero se perdieron en mi memoria, como las de Agatha Cristie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre mi conocimiento de Silver Kane no quiere decir que yo sea mayor (aunque en abril caen los 49, Ois!) sino que empecé a leerlo muy joven, a Estefanía también, y eso que todavía se pueden encontrar esas novelitas con esas portadas tan pulp por el manoseo de los años. Don Marcial era el genio del Western lo que pasa es que Kane tocaba otros palos como el noir y el terror. Ambos curraron para Bruguera, una editorial que hizo grandes cosas (para el lector) a costa de explotar a su gente como auténticos negros literarios… de ahí lo de las 96 páginas, Poverello, si te pagan una mierda por, pongamos 50 páginas mecanografiadas que serían más o menos las 96 de la tabletilla de papel, supongo que los autores le clavaban el final ahí mismo sin gastar un puto folio más: O sea que si te tienes que cargar a la femme-fatale por falta de espacio ¡pum!, un duelo en el Far West con los cuatro malos a última hora ¡pum-pum-pum-pum!, el último bocado del vampiro y salir volando a otra parte pues lo mismo… pero tenían un gran encanto esas historias tan adictivas escritas con muchísimo oficio, al menos para mí, aunque lógicamente no recuerde ninguna en particular.
      Admirable el amor al arte de la escritura el de González Ledesma de ahí que me apetezca leer alguna de sus novelas más libres, más creativas, más serias, más literarias… ¡sin tanta presión editorial!

      Eliminar
  2. Anda, no sabía que Silver Kane era González Ledesma. Recuerdo ver por casa 'Crónica sentimental en rojo' cuando era pequeño. Me parecía un título inquietante y vagamente erótico. Me producía un efecto parecido a los dos rombos de las películas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justo “Crónica sentimental en rojo” es la que me he apuntado para leer en breve, es la 3ª de la Serie Méndez y la más famosa de todas las que escribió, supongo que por el Premio Planeta que ganó. Aunque también me gustaría mucho encontrar “Expediente Barcelona”, la 1ª de la serie, que fue un pelotazo editorial en Francia, por aquello de ver nacer al comisario Méndez desde sus primeras líneas; aunque González Ledesma ganó multitud de prestigiosos premios de novela negra con otras novelas de la serie. Todo es engancharse, por eso es mejor empezar desde el principio. ¡Y yo que me considero un fan del Noir!, anda que no me queda nada por descubrir…

      *Existe una adaptación al cine de “Crónica sentimental en rojo” – Francisco Rovira Beleta (1986), donde el gran José Luís López Vázquez dio vida al mismísimo Méndez, también sale Assumpta Serna… no recuerdo haberla visto.-

      Eliminar