miércoles, 25 de marzo de 2015

ASCO



4 comentarios:

  1. ¡Repugnante! Siento náuseas.

    ResponderEliminar
  2. Es mejor pasar de este tipo de comentarios, Krust. Solo puedo decir que es repulsivo, que la gente tras un nick deja ver lo que en realidad subyace en las mentes. Yo soy medio israelí, judío ateo y no me molestan las bromas pero hasta Rosa Díez durante las elecciones en Andalucía nos descalificó en un tweet, cuando un equipo de baloncesto juega fuera nos recuerdan las cámaras de gas, nos cortan a todos por el mismo patrón, creen que somos todos Netanyahu y que estamos a favor de la política del país. Entiendo bien lo que has podido sentir leyendo esta mierda. Un abrazo y pasa de todo.

    ResponderEliminar
  3. Sin palabras.

    Obvio quienes demuestran no ser humanos. Pero cada cual se retrata a sí mismo con lo que dice. Qué bien decía eso de que "sólo hay dos cosas infinitas, el universo y la estupidez humana, y de los primero no estoy seguro".

    ResponderEliminar
  4. Más allá del espeluznante suceso en sí, y del doloroso sentimiento de orfandad que marcará la existencia de todos los familiares y amigos de las víctimas, además de la profunda tristeza que debería sentir todo aquel Ser Humano digno de considerarse como tal; causa un asco atroz tener que compartir este mundo con gentuza de la calaña de esos zombies tuiteros: verdaderos muertos que resucitan en la cibergalaxia de la mentira. Con raíces tan podridas es imposible que algún día, en cualquier lugar, pueda llegar a brotar un hermoso árbol de convivencia social, y en eso debería consistir básicamente la Vida, en eso y en intentar ser una buena persona hasta el final de nuestros días. Siempre he defendido la Libertad de Expresión como un derecho universal de todos los seres humanos, pero esas muestras de odio, tan terriblemente dañinas, no hacen más que defenestrarla, humillarla, violarla y arrastrarla por ese cenagoso estercolero que entre todos hemos sido capaces de construir: Planeta Tierra – Siglo XXI.-

    ResponderEliminar