martes, 13 de enero de 2015

Lifeboat

Al frente un precipicio y los lobos a la espalda, en realidad, nunca me perdí, y siempre seguí, el camino correcto. En algún lugar lejano de nuestra memoria antigua se decidió traernos hasta aquí sin explicación alguna. Todo lo que necesito hoy, ¡quítamelo!, y déjame seguir atrapado en este bote salvavidas, navegando a la deriva y sin timón. 

Por encima de lo mío siempre estuvo el infinito, no quise más, pudiendo disfrutar y no dejar nada en el plato. Todo lo que necesito hoy, ¡quítamelo!, y déjame seguir atrapado en este bote salvavidas, navegando a la deriva y sin timón. 

Podemos consumirnos a nosotros mismos de canibalismo gourmet. La velocidad y la voracidad. Derrapar o reventar.


Letra: Enrique Bunbury - (post 32.- “Salvavidas”)
Imagen “Naúfragos” – Alfred Hitchcock (1944)

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Pues ahí la tienes, David, otra de las joyas amagadas en ese soberbio ‘Palosanto’, un disco que no me canso de repetir que es una auténtica MASTERPIECE que va ganando enteros en sucesivas y detalladas escuchas. Que sea el último, no hace más que confirmar que el Maestro sigue en plena forma y sobreviviendo al naufragio musical de nuestros días…

      Eliminar
  2. Todo lo que necesito hoy, ¡quítamelo!, y déjame seguir atrapado en este bote salvavidas

    tremendo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Navegando a la deriva y sin timón!

      Sobrevivir (reinventarse)… o reventar (consumirse, consumarse).-

      Eliminar