domingo, 21 de diciembre de 2014

El huevo o la gallina


Dalí y su puto genio, oye, tan brillante que casi no hace falta decir nada más. Su intervención, una suerte de discurso militar dedicado a los infames hijos de puta del vasto mundo a los que les gusta jugar a las guerras, no es otra cosa que un popular trabalenguas catalán.

¡Ahora vas y lo cascas!, el huevo quiero decir…



“Una polla xica, pica, pellarica, camatorta i becarica
va tenir sis polls xics, pics, pellarics, camatorts i becarics.
Si la polla no hagués sigut xica, pica, pellarica, camatorta i becarica,
els sis polls no haguessin sigut xics, pics, pellarics, camatorts i becarics.”

Traducción al castellano:

"Era una gallina pinta, pipiripinta, gorda, pipirigorda, pipiripintiva y sorda
que tenía seis pollitos pintos, pipiripintos, gordos, pipirigordos,
pipiripintivos y sordos.
Si la gallina no hubiera sido pinta, pipiripinta, gorda, pipirigorda,
pipiripintiva y sorda,
los pollitos no hubieran sido pintos, pipiripintos, gordos, pipirigordos,
pipiripintivos y sordos".


Imagen 1: Dalí con su polla xica
Imagen 2: Casa Museo de Portlligat

2 comentarios:

  1. El trabalenguas me suena de oirlo en gallego, :)
    La genialidad de Dali no ofrece discusión.
    Bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Surrealista! Puede que piensen algunos, los mismos que (¡manda huevos!) se tragarán el discurso del rey pasado mañana o el otro. Y es que nos cuesta tanto apreciar la percepción de la realidad…

      Bicos.-

      Eliminar