miércoles, 19 de noviembre de 2014

Miedo - Raymond Carver


MIEDO
Miedo a ver un coche de la policía acercarse a mi puerta.
Miedo a dormirme por la noche.
Miedo a no dormirme.
Miedo al pasado resucitando.
Miedo al presente echando a volar.
Miedo al teléfono que suena en la quietud de la noche.
Miedo a las tormentas eléctricas.
¡Miedo a la limpiadora que tiene una mancha en la mejilla!
Miedo a los perros que me han dicho que no muerden.
Miedo a la ansiedad.
Miedo a tener que identificar el cuerpo de un amigo muerto.
Miedo a quedarme sin dinero.
Miedo a tener demasiado, aunque la gente no creerá esto.
Miedo a los perfiles psicológicos.
Miedo a llegar tarde y miedo a llegar antes que nadie.
Miedo a la letra de mis hijos en los sobres.
Miedo a que mueran antes que yo y me sienta culpable.
Miedo a tener que vivir con mi madre cuando ella sea vieja, y yo también.
Miedo a la confusión.
Miedo a que este día acabe con una nota infeliz.
Miedo a llegar y encontrarme con que te has ido.
Miedo a no amar y miedo a no amar lo suficiente.
Miedo de que lo que yo amo resulte letal para los que amo.
Miedo a la muerte.
Miedo a vivir demasiado.
Miedo a la muerte.

Ya he dicho eso.

7 comentarios:

  1. Seguro que soy una incosciente temeraria, pero mi único temor es que les pase algo irremediable a la gente que amo, y que una enfermedad me incapacite para tomar la decisión de morir con dignidad.

    No, no soy miedosa, lo reconozco.

    Los miedos nos paralizan, son un lastre muy pesado que nos impide volar de vez en cuando. Único modo de sobrevivir ante tanta grisura.

    Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El miedo tiene mil caras, ya sabes, los míos van en esa dirección que tú apuntas; es decir que tienen que ver con las pocas personas que me rodean en el día a día y que se merecen, de manera ABSOLUTA, todo mi cariño. A mí como individuo en particular no me asusta nada… así que ya me pueden dar pasaporte para el terror cuando las oscuras fuerzas del destino lo consideren oportuno.

      Un beso y a superar cualquier miedo que se nos presente, claro que sí.-

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Carver como cuentista jugaba en 1ª división, algunos de sus relatos cortos figuran entre mis preferidos del género. Sin embargo no lo conocía en su faceta de poeta, de hecho fue Tess Gallaguer (su viuda, poetisa también) quién me lo descubrió el otro día en el emotivo epílogo que le dedica en “Si me necesitas, llámame” donde menciona algo referente a sus poemas… de ahí pase a investigar en la red y encontré un buen puñado de cosas (poner Raymond Carver poemas en Google para quién pueda interesar), me traje este que fue de los que más me gustaron…

      Salutti.-

      Eliminar
  3. Yo escribí, por cierto, un expurgo sobre el mismo tema. Pero no tan bueno, claro...

    http://expurgoscontraelolvido.blogspot.com.es/2013/07/miedo-y-panico.html?m=1

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pos no se yo si no tan bueno, ¿eh? Cómo te he dejado dicho allí creo que a Carver le molaría. Más completo si que me parece, ya que no se circunscribe sólo al miedo... sino al pánico también. Si no conocías el de Carver lo habrás flipao por lo de las conexiones poéticas, ¿no?, como lector las aprecio en lo del dinero y los seres queridos sobre todo, no sé si estarás de acuerdo...

      Eliminar
    2. Sí compartimos algún miedo, es cierto, Carver y yo. Pero tampoco le doy más importancia. Los miedos de Carver, mis miedos, incluso mis pánicos... creo que son bastante universales.

      Eliminar