sábado, 11 de octubre de 2014

Psychochica

(Biblioteca pública. Interior - Un tibio sol de otoño atraviesa las vidrieras irisando de múltiples colores los aparadores de la sección Cómic-Novela Gráfica)

- ¿Qué hace un occidental como usted ojeando una novela gráfica como esta?- podría preguntarte, a ti también, el espíritu de Osamu Tezuka, surgiendo repentinamente de entre las bien surtidas estanterías de tu biblioteca habitual, y descubriendo por el rabillo del ojo rasgado como tomas su tomo entre las manos.
- Pues no sabría decirle, digamos que ha sido una intuición – Le responderías dando un respingo, avergonzado, mientras bajas lentamente la mirada hacia el suelo.
- ¿Conoce usted mi obra?, ¿Sabe realmente quién fui?
- Me temo que no, pero puede usted presentarse si así lo desea…
- Todos me llamaban el Dios del Manga…
- Siento decirle que jamás leí uno, no entiendo nada del tema. Mire, si le molesta, puedo devolver su obra a la estantería y dejarla libre por si a otra persona más entendida en la materia le apetece tomarla prestada…
- Observo, por la carga que lleva entre manos, que ha cogido de esta biblioteca otras lecturas más convencionales, ¿Por qué ha tomado también “El libro de los insectos humanos?, ¿Le gusta el cómic?
- Tampoco es que entienda demasiado, pero de vez en cuando me gusta leer alguno, este tipo de arte me ha proporcionado algún que otro gran momento. Eso es todo. Pero insisto en que no se realmente en que consiste el manga.
- Bien, para su tranquilidad, le diré que esta obra no es un manga al uso, sino una de esas novelas gráficas para adultos, más al gusto del público occidental. Cómo no le veo demasiado ducho en el tema, y si me lo permite, le daré una instrucción básica que podría serle de utilidad antes de afrontar su lectura.
- Por supuesto, le quedo agradecido de antemano.
- Fue mí deseo que esta obra llegara a ustedes, mis lectores occidentales… decía, quise que fuese publicada respetando el sentido original de lectura japonés: Para leerlo hay que empezar por lo que habitualmente sería el final del libro, o sea por la contraportada y hacia atrás, además se deben leer las viñetas de derecha a izquierda.
- No se preocupe, como soy zurdo estoy acostumbrado a conducirme al revés en cualquier circunstancia de la vida.
- Entonces, sólo me queda desearle que disfrute de su lectura.
- Espero que así sea, muchas gracias.

(Una nube puñetera cubre la estancia de sombras, en las cubiertas del libro de Tezuka el negro se impone al amarillo, abanico su masa interior –blanco y negro, ¡bien!, me lo llevo-).


Y así ha sido. Esta es la historia de Toshiko Tomura, una chica joven de muy buen ver (como apreciarán ustedes en su frágil desnudez que es con la que suele vestir esa máxima expresión de fascinación que supone el ir conociéndola poco a poco…), es una mujer que lo tiene todo… excepto talento, pero aquí se nos explica cómo en estos tiempos, donde todo tiene un precio, en esta enferma sociedad en la que somos capaces de engendrar cualquier tipo de monstruo falso, resulta imposible resistirse a sus encantos e intentar escapar de ELLA.
Ella tiene una capacidad innata para mimetizarse en cualquier persona que ose acercarse a la tela de araña con que teje, y protege, su intimidad. Ella crea mecanismos de defensa, como los insectos, para conseguir sobrevivir en un mundo donde nadie es lo que parece. Ella imita y supera siempre lo original. Ella se propone actuar… y acaba siendo la mejor actriz del kabuki. Ella se propone ser escritora… y acaba ganando el Akutagawa (el premio literario más prestigioso de Japón). A ella le apetece hacerse diseñadora… y acaba triunfando en New York. Ella quiere ser empresaria… y triunfa en los negocios. Pero ella también tiene un pasado, como todos nosotros… y nunca hubo presente, nunca habrá futuro, sin el recuerdo de lo que alguna vez fuimos, sin la fría nostalgia de ese miedo atroz del que alguna vez huimos.
Nota: No sé describir los aspectos técnicos del dibujo, tampoco las peculiaridades varias del grafismo, Sr. Tezuka, con lo cual esta reseña se circunscribe a otras sensaciones que me ha provocado su lectura. Créame que lo siento. Excelente el guión, un análisis concienzudo sobre la manipulación, desde una perspectiva insectívora, de las relaciones de convivencia a las que nos vemos abocados, obligatoriamente o no, los seres humanos.-

Título: El libro de los insectos humanos
Autor: Osamu Tezuka
Editorial: Astiberrri
Páginas: 368

4 comentarios:

  1. Ah! Cómo me gusta esta entrada! Y es que el otro día podría haber sido yo la protagonista de esta entrada, que estuve en la biblioteca, sección Manga, porque quiero intentarlo pero no supe elegir, se me notaba despistada y mirando alrededor me sentí descolocada. Me viene bien entonces para ir más segura la próxima vez, como si fuera experta, iré directa a por este libro (soy ambidiestra, no problema).

    Gracias, caballero Krust!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, insisto en que no es un manga al uso, o al menos a mí no me lo parece por lo poca idea que tengo del tema. También es cierto que aunque los personajes tengan rasgos físicos occidentales, toda la ‘ambientación gráfica’ del cómic es muy del rollo japonés. Tremendo el personaje, de armas femeninas tomar, el de la Srta. Toshiko Tomura…

      De nada, espero que te guste.-

      Eliminar
  2. Pues a mí Tezuka nunca me ha acabado de emocionar, a pesar de estar considerado, efectivamente, el Dios del Manga. Leí su obra magna, "Adolf", y me dejó más bien tibio.
    No obstante, y advirtiéndole que no soy muy fan del manga, ojo, le recomendaré a usted los cómics de Jiro Taniguchi... que esos sí que emocionan y tocan la fibra. Encuentre "Barrio Lejano" o "El olmo del cáucaso", y luego me cuenta.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradecido, David, como siempre que me recomiendan algo en este blog tomo nota de Jiro Taniguchi y de esas dos obras que comentas (1ª referencia de este autor, como puedes imaginar). En cuanto a Tezuka, me quedo con ganas de descubrir algo más: ‘Astroboy’ no lo creo, pero me dan buena espina tanto ese ‘Adolf’ que leíste como ‘Buddha’ (aunque esta debería ser en una edición integral, si la hay, paso de fascículos y tal…). Y bueno, que en todo caso, lo mío con las novelas gráficas va por temporadas y voy pinchando un poco a boleo, por eso se agradecen este tipo de referencias que uno va tomando aquí y allá…

      Salut!

      Eliminar