viernes, 31 de octubre de 2014

Jakob von Gunten – Robert Walser

“De cop comprenc la gentil mentalitat de les dones. La seva coqueteria em diverteix i, en els seus gestos i els modismes trivials que empren en parlar, hi veig profunditat. Si no entens les dones quan s’acosten la tassa als llavis o s’arromanguen la faldilla, no les entendràs mai. Les seves ànimes caminen a passets petits, calçades amb unes botines de taló alt precioses, i el seu somriure és alhora un costum estúpid i un fragment d’història universal. Tenem una supèrbia i un poc enteniment que són una delicia, més que no pas les obres dels clàssics. Sovint no hi ha res de més virtuós sota el sol que les flaqueses femenines; ¿i què me’n dieu, quan les dones es posen furioses i s’enrabien? Només elles en saben, d’enrabiar-se. Però silenci. Penso en la mamà. Com n’és de sagrat per a mi el record d’aquells moments en què s’enrabiava! Muts i a la gàbia, però. ¿Què pot saber de tot això, un alumne de l’Institut Benjamenta?”.

Libre Traducción del català: Krust

“De repente comprendo la gentil mentalidad de las mujeres. Su coquetería me divierte y, en los gestos y modismos triviales que emplean para hablar, veo profundidad. Si no entiendes a las mujeres cuando se acercan la taza a los labios o se ajustan la faldilla, no las entenderás nunca. Sus almas caminan a pequeños pasitos, calzadas con unos botines preciosos de tacón alto y su sonrisa es a la vez una costumbre estúpida y un fragmento de historia universal. Tienen tal soberbia en su poco entendimiento que son una delicia, más que las obras de los clásicos. Frecuentemente, no hay nada más virtuoso bajo el sol que las flaquezas femeninas; ¿Y qué me decís, cuando las mujeres se ponen furiosas y se enrabian? Sólo ellas saben hacerlo, enrabiarse. Pero silencio. Pienso en la mama. ¡Cómo es de sagrado para mí el recuerdo de aquellos momentos en que se enrabiaba! A callar, pero, ¿Qué puede saber de todo esto un alumno del Instituto Benjamenta?”.

Me ha chocado bastante esa manera que tuvo Walser de inmiscuirse en las interioridades de Jakob sobre todo a la hora de narrar en 1ª persona (como no puede ser de otra manera en una novela con formato de… ¿diario autobiográfico?) el día a día de su personaje en el Instituto Benjamenta, lugar de estudios en el que, por cierto, no se enseña NADA EN PARTICULAR. Y es que si Jakob es un joven inmaduro, con un carácter todavía en constante proceso de evolución, un adolescente que sueña con las maravillas que el mundo le puede proporcionar en un futuro (como todos los chavales a esa edad, por otra parte); no me acabo de creer que tuviera esas formas tan variadas de escribir en su dietario de manera tan ‘sofisticada’ tan ‘metaliteraria’ y tan ‘poética’ sobre algunos de los momentos que la vida le va regalando en forma de experiencias formativas.  
Tras un inicio bastante ajustado tanto en su localización del espacio –ese ‘centro de enseñanza’ donde transcurre la novela en su práctica integridad- como en la presentación de sus escasos personajes; su parte central me parece bastante soporífera (algo que resta muchos puntos a una novela tan cortita) especialmente por la forma en que la embellecida escritura de Walser incita al tedio en su edulcorado discurso en voz ajena –el mundo onírico de Jakob- de un mundo exterior donde tampoco parece ocurrir NADA; pero también es verdad que me ha gustado su resolución final, más de lo que esperaba a tenor del lastre que llevaba a cuestas, y eso me hace valorarla en su conjunto como una lectura curiosa, muy intimista, por parte de Walser y del personaje en que se desdobla, pero que a mí personalmente no me ha transmitido ninguna enseñanza en particular aunque ciertos pasajes sí que hayan sido capaces de incitarme esa curiosidad tan extrema que consiste en, como lector, volver a releerlos de nuevo para no perder detalle. En fin, irregular en su conjunto con algún que otro destello que, como la nobleza, obligan a ser imparciales con esta novela. Lo más interesante, en mi opinión, la (no del todo definida) relación de Jakob con uno de sus compañeros en particular: Kraus.

Valoración Personal: 6 sobre 10
Libros leídos del autor (2): “El paseo”

martes, 28 de octubre de 2014

Opiniones de un payaso - Heinrich Böll

“En un circo ambulante inglés conocí una vez un payaso que en lo profesional valía veinte veces lo que yo y era diez veces más artista que yo, y que sin embargo no llegaba a ganar diez marcos al día: se llamaba James Ellis, rozaba ya la cincuentena, y cuando le invité a cenar –hubo tortilla con jamón, ensalada y pastel de manzana- la comida le sentó mal: hacía diez años que no comía tanto de una vez. Desde que conocí a James jamás he vuelto a discutir de dinero ni de arte.
Aceptaré las cosas tal y como vengan, y cuento con el arroyo. Marie tiene en la cabeza ideas completamente distintas; hablaba siempre de “vocación”, pretendía que todo, incluso lo que yo hago, es vocación; yo soy tan alegre, a mi manera tan piadoso y tan casto, y así sucesivamente. Es horrible lo que les pasa por la cabeza a los católicos. Ni siquiera pueden beber buen vino sin hacerse violencia, cueste lo que cueste han de tener “conciencia” de cuan bueno es el vino, y por qué. En lo referente a la conciencia no les van a la zaga a los marxistas. Marie se sobresaltó cuando hace un par de meses me compré una guitarra y le dije que de noche cantaría a la guitarra canciones compuestas y escritas por mí. Opinó que esto quedaba por debajo de mi “nivel”, y yo le dije que por debajo del nivel del arroyo queda aún la alcantarilla, pero ella no comprendió lo que quise decir y odio el dar explicaciones. Se me comprende o no. No soy un exégeta.”


Entrañable este Hans Schnier, 28 años, el payaso ateo de Böll. Uno simpatiza con él, con sus opiniones, por multitud de razones aunque probablemente la más importante sea que una vez conociéndolo en profundidad acabas convencido del todo de que, por encima de todo, es una buena persona; y todo eso a pesar del maltrato al que lo somete su propio autor: Católico fervoroso, Heinrich Böll intenta denodadamente convertir a su personaje a su religión y no escatima ningún medio, ficticio o real, para conseguirlo (sus padres, su hermano Leo, el recuerdo de su hermanita Henriette, su novia Marie, sus amigos… todos ellos intentan arrastrarlo al pozo progresista de la fe cristiana)… pero Hans Schnier, que no tiene nada salvo dignidad y nobleza es un hueso duro de limar. El enfrentamiento, a ratos rozando lo metafísico, entre autor y protagonista es una de las mejores bazas de una novela, esta, que tenía muchas ganas de leer desde hace tiempo. También me ha gustado ese toque de ‘expresionismo alemán moderno’ tan decadente que flota sobre toda la narración y que invita a pasear por un Alemania (creo que años 60’, difícil situarte en el espacio-tiempo en que transcurre) reconvertid en un país post nazista que pretende redimirse con los errores de su pasado a través de la religión. Ciudades teutonas en ruta para la gira de un payaso incomprendido y vilipendiado por la crítica artística y por su entorno más cercano, y que acaba componiendo un brillante, oscuro a la vez, retrato de una de ellas en particular: Bonn.

Es también una novela de llamadas telefónicas intempestivas, cable prehistórico sin móviles de por medio, y de sesudos diálogos teológicos al aparato. También tiene Schnier un preciado don que permanecerá en mi memorándum personal al recordar esta novela y es que, en una narración en donde todos los sentidos están a flor de piel, nuestro querido payaso posee uno en particular: un prodigioso olfato que es capaz de oler a cualquier interlocutor que se encuentre al otro lado de la línea telefónica, y este bien podría ser su otro gran acierto a nivel argumental, ¿a qué huele realmente la peña?... Böll intenta, consigue por momentos, hacer culpable a Schnier del peor de los pecados que puede cargar un payaso en su equipaje vital: despertar compasión; pero puede que su gran paradoja le acabe estallando en la cara… como un globo de color carmesí.-

Valoración Personal: 7 sobre 10
Libros leídos del autor (2): “El honor perdido de Katharina Blum”   

lunes, 27 de octubre de 2014

5.- “Round Here” – Counting Crows


Atravieso la puerta principal como un fantasma. Entre la niebla donde nadie se da cuenta del contraste del blanco sobre el blanco. Y entre la luna y tú los ángeles tienen una mejor vista de la diferencia que se desmorona entre lo falso y lo correcto. Camino en el aire, entre la lluvia, a través de mí y vuelta a empezar. ¿A dónde voy? No lo sé. María dice que se está muriendo. La escucho llorar a través de esa puerta. ¿Por qué? No lo sé.

Por aquí siempre permanecemos firmes. Por aquí algo irradia. María vino desde Nashville con una maleta en la mano. Dijo que le gustaría conocer a un chico que se pareciera a Elvis. Camina por el filo del abismo, donde el océano se encuentra con la tierra. Igual que si estuviera caminando sobre un cable en el circo. Aparca su coche en la puerta de mi casa. Se quita la ropa y me dice que está a punto de entender a Jesús. Ella sabe que es algo más que un pequeño malentendido. Tiene problemas para comportarse normalmente cuando está nerviosa.

Por aquí estamos forjando nuestros nombres. Por aquí todos tenemos el mismo aspecto. Por aquí todos hablamos como leones… pero nos sacrificamos como corderos. Aquí, ahora, ella se me desliza a través de las manos. Niña pequeña de mamá, sería mejor que te quedaras dentro de ti misma y te mantuvieras alejada del brillo del relámpago. Ella dice que todo sucede dentro de mi cabeza. Sólo dentro de mi cabeza. Pero aquella chica que aparcó frente a mi casa dijo: “Tío deberías pegarte un tiro, ¿no ves que mis muros se están desmoronando?”. Entonces levanta la vista hacia lo alto del edificio y me dice que está pensando en saltar, que está cansada de vivir.

Por aquí seguimos y ella siempre está en mi mente. Por aquí seguimos, tío, y tenemos montones de tiempo. Por aquí nunca nos vamos pronto a la cama. Y nadie nos hace esperar. Por aquí aguantamos hasta muy, muy tarde despiertos. No puedo ver nada, nada por aquí. ¿Me atraparás cuando esté cayendo? ¿Me atraparás cuando esté cayendo sobre ti? ¿Te dije ya que aquí estoy en el punto de mira? Soy inocente pero todo el mundo me señala. Me siento tan solo sin tí. Y yo ya no puedo ver nada… Nada por aquí. 


Libre Traducción: Krust
Versión: ‘Round Here’ live on The Late Show with David Letterman (1994)

jueves, 23 de octubre de 2014

Child in time


Tienes 48 años, estás en esa edad en que por fin has descubierto de que va este juego macabro que es la vida. Un día cualquiera vuelves del curro, otro más, regresas a casa donde te espera la familia con la que has escogido convivir pero te equivocas de tren y vuelves al lugar donde naciste, donde otra familia diferente te trajo a un mundo que sigue siendo igual, donde se desarrolló tu infancia, donde te hiciste un hombrecito, donde murió mamá cuando papá ya no estaba a su lado, donde bajas al andén proyectado en el tiempo hasta el pasado y donde ahora vuelves a tener 14 años. Algo o alguien te ha tele-transportado hacia aquel chaval que fuiste, con tu cuerpo de entonces, con tu alma de ahora. ¿Cambiarías el curso del destino?, ¿Cometerías los mismos errores de entonces? ¿Aprovecharías tu conocimiento del porvenir para hacerle trampas a la vida y ganarle la partida? ¿O quizá serías quién siempre fuiste creciendo al amparo de tu propia experiencia vital? Regreso al pasado, a aquel barrio donde habita tu memoria, tus amigos de entonces, el cole, aquella primera chica de la que te enamoraste, aquellos rincones esquinados que saludan a tu sombra cuando pasas por ahí, por allá, cuando vuelves a las calles que te vieron crecer, desarrollarte… y vivir.
A grandes trazos, el argumento... y un pequeño ramillete de las sensaciones que me produjo la lectura de esta MUY RECOMENDABLE novela gráfica.

Barrio lejano
Jiro Taniguchi

sábado, 18 de octubre de 2014

¿Ande tas que no tebeo?


La novela de Gillian Flynn, uno de los best-sellers más impactantes de la pasada temporada y de la que ya me conté algo en el otro blog, me gustó más de lo que imaginaba. La película de David Fincher (con guión de la propia Gillian, ah!) es realmente mala rozando el pastelazo, aunque entiendo que a toda aquella gente que no haya leído la novela les pueda resultar impactante. Algunos fallos imperdonables, como rodada a toda prisa para aprovechar el tirón comercial de la historia, y una penosa interpretación de ese armario inexpresivo que es Ben Affleck, de hecho lo mejor de la función resulta ser su partenaire, una actriz inglesa que se llama Rosamund Pike (la asombrosa Amy de esta terrorífica historia), que se lo merienda sin despeinarse… y bueno, si tuviera que destacar algo más pues serían las tetas de una tal Emily Ratajkowski y poca cosa más. Navego un ratillo y leo alguna que otra iluminada reseña de cinéfilos empedernidos en la red cibernética, que si deslumbrante película y tal, en fin, ustedes mismos que ya son mayorcitos, yo con 3minutos y 29segundos voy despachando este post. Bona Niiiiiiiit !!!

"Perdida" - David Fincher (2014)

jueves, 16 de octubre de 2014

Tirita de frío que corta hemorragia

Siempre es la misma función, el mismo espectador, el mismo teatro, en el que tantas veces actuó. Perder la razón en un juego tan real, quizás fuera un error, cúrame ésta herida, por favor. ¿Qué hay en dos amigos, cuando después de todo, parecen perdidos, y prefieren a otros?, ¿Qué dan lerdas manos, ignorando lo dado, si antaño se estrecharon, ahora están engañados? ¿Qué les hizo alejarse, de su "orilla intranquila", tan siquiera un instante, piensan en esos días? Siempre he preferido, un beso prolongado, aunque sepa que miente, aunque sepa que es falso. ¿Qué demonios ocurre, cuando miradas no se encuentran?: la pelea de gallos, se admiten apuestas. ¿Quién buscó abrigo, en algún otro lugar?, ¿Es posible que el frío, venga con la edad? Siempre es la misma función, el mismo espectador, el mismo teatro, en el que tantas veces actuó. Perder la razón en un juego tan real, quizás fuera un error, cúrame ésta herida, por favor.




miércoles, 15 de octubre de 2014

En Marià diu que també se l’ha lleguit (No fotis!)

“Si César decía de la Galia que podía dividirse en tres partes, de la Hispania que siguió a la caída del Sagrado Imperio Romano podría haber asegurado que se dividió en tres franjas, de norte a sur.
Una de estas franjas verticales es Portugal. Si miráis el mapa veréis que ocupa el tercio atlántico de la Península. La franja más amplia es Castilla, en el centro. Y después hay otra franja de terreno, invisible en los mapas de hoy, que recorre la costa mediterránea. Eso es, más o menos, la corona catalana (o lo fue; ahora ya no somos nada).
Aunque estos reinos eran cristianos, tenían sus propias dinastías, su idioma, su cultura, y una historia propia. Se fiaban tan poco unos de otros que siempre estaban como el perro y el gato. Y no es extraño. Catalunya y Castilla eran dos mentalidades opuestas. Más allá del santoral, no tenían nada en común. Castilla era un país de secano; Catalunya, mediterránea. Castilla aristocrática y rural; Catalunya, burguesa y naviera. Los paisajes castellanos habían engendrado unos señoríos tiránicos. Hay una anécdota medieval que recuerdo a medias, y puede que sea apócrifa, pero muy explicativa.
Una princesita castellana se casa con un príncipe catalán. Ella se va a vivir a Barcelona, y el segundo día un criado le hace un desaire. La nena le ha pedido un vaso de agua, o el orinal, no lo sé, y el criado le responde que se lo vaya a buscar ella. Como es natural, la princesa castellana recurre a su marido, y le pide que azoten a aquel insolente. El príncipe se encoge de hombros: "Me sabe mal, señora mía –le dice-, pero no os puedo satisfacer." Ella le pide, apunto de tener un ataque,  que cómo puede ser eso. "Pues porque aquí, a diferencia de en Castilla –responde el afligido marido-, la gente es libre.""

Victus
Albert Sánchez Piñol


(Estoy leyendo la novela en su edición en català de ahí que la traducción de este fragmento corra a mi cargo, podéis encontrarlo en la pág. 125. Si alguien lee la edición en castellano, es muy posible que pare dos páginas por encima o por debajo de esa 125, en ambos casos en el Capítulo 10 – Parte Veni- de la novela. Actualmente voy por el Capítulo 5 de la 2ª parte –Vidi-, o lo que es lo mismo transitando por la página 247 de las 608 que tiene mi edición… publico este post por aquello de la actualidad y tal. Hasta el momento: ¡Una puta y grandiosa Masterpiece! toda una sorpresa… Wow!!!) 

sábado, 11 de octubre de 2014

Psychochica

(Biblioteca pública. Interior - Un tibio sol de otoño atraviesa las vidrieras irisando de múltiples colores los aparadores de la sección Cómic-Novela Gráfica)

- ¿Qué hace un occidental como usted ojeando una novela gráfica como esta?- podría preguntarte, a ti también, el espíritu de Osamu Tezuka, surgiendo repentinamente de entre las bien surtidas estanterías de tu biblioteca habitual, y descubriendo por el rabillo del ojo rasgado como tomas su tomo entre las manos.
- Pues no sabría decirle, digamos que ha sido una intuición – Le responderías dando un respingo, avergonzado, mientras bajas lentamente la mirada hacia el suelo.
- ¿Conoce usted mi obra?, ¿Sabe realmente quién fui?
- Me temo que no, pero puede usted presentarse si así lo desea…
- Todos me llamaban el Dios del Manga…
- Siento decirle que jamás leí uno, no entiendo nada del tema. Mire, si le molesta, puedo devolver su obra a la estantería y dejarla libre por si a otra persona más entendida en la materia le apetece tomarla prestada…
- Observo, por la carga que lleva entre manos, que ha cogido de esta biblioteca otras lecturas más convencionales, ¿Por qué ha tomado también “El libro de los insectos humanos?, ¿Le gusta el cómic?
- Tampoco es que entienda demasiado, pero de vez en cuando me gusta leer alguno, este tipo de arte me ha proporcionado algún que otro gran momento. Eso es todo. Pero insisto en que no se realmente en que consiste el manga.
- Bien, para su tranquilidad, le diré que esta obra no es un manga al uso, sino una de esas novelas gráficas para adultos, más al gusto del público occidental. Cómo no le veo demasiado ducho en el tema, y si me lo permite, le daré una instrucción básica que podría serle de utilidad antes de afrontar su lectura.
- Por supuesto, le quedo agradecido de antemano.
- Fue mí deseo que esta obra llegara a ustedes, mis lectores occidentales… decía, quise que fuese publicada respetando el sentido original de lectura japonés: Para leerlo hay que empezar por lo que habitualmente sería el final del libro, o sea por la contraportada y hacia atrás, además se deben leer las viñetas de derecha a izquierda.
- No se preocupe, como soy zurdo estoy acostumbrado a conducirme al revés en cualquier circunstancia de la vida.
- Entonces, sólo me queda desearle que disfrute de su lectura.
- Espero que así sea, muchas gracias.

(Una nube puñetera cubre la estancia de sombras, en las cubiertas del libro de Tezuka el negro se impone al amarillo, abanico su masa interior –blanco y negro, ¡bien!, me lo llevo-).


Y así ha sido. Esta es la historia de Toshiko Tomura, una chica joven de muy buen ver (como apreciarán ustedes en su frágil desnudez que es con la que suele vestir esa máxima expresión de fascinación que supone el ir conociéndola poco a poco…), es una mujer que lo tiene todo… excepto talento, pero aquí se nos explica cómo en estos tiempos, donde todo tiene un precio, en esta enferma sociedad en la que somos capaces de engendrar cualquier tipo de monstruo falso, resulta imposible resistirse a sus encantos e intentar escapar de ELLA.
Ella tiene una capacidad innata para mimetizarse en cualquier persona que ose acercarse a la tela de araña con que teje, y protege, su intimidad. Ella crea mecanismos de defensa, como los insectos, para conseguir sobrevivir en un mundo donde nadie es lo que parece. Ella imita y supera siempre lo original. Ella se propone actuar… y acaba siendo la mejor actriz del kabuki. Ella se propone ser escritora… y acaba ganando el Akutagawa (el premio literario más prestigioso de Japón). A ella le apetece hacerse diseñadora… y acaba triunfando en New York. Ella quiere ser empresaria… y triunfa en los negocios. Pero ella también tiene un pasado, como todos nosotros… y nunca hubo presente, nunca habrá futuro, sin el recuerdo de lo que alguna vez fuimos, sin la fría nostalgia de ese miedo atroz del que alguna vez huimos.
Nota: No sé describir los aspectos técnicos del dibujo, tampoco las peculiaridades varias del grafismo, Sr. Tezuka, con lo cual esta reseña se circunscribe a otras sensaciones que me ha provocado su lectura. Créame que lo siento. Excelente el guión, un análisis concienzudo sobre la manipulación, desde una perspectiva insectívora, de las relaciones de convivencia a las que nos vemos abocados, obligatoriamente o no, los seres humanos.-

Título: El libro de los insectos humanos
Autor: Osamu Tezuka
Editorial: Astiberrri
Páginas: 368

jueves, 9 de octubre de 2014

Minúsculo tren



Mira a lo lejos,
invéntate al monstruo,
siéntelo cerca.

Rasga el silencio,
viste de blanco su duda,
ahuyenta tu miedo.

Imagina, dulce inocencia,
horizontes de lana,
y nunca desvíes la Idea
que tan dentro se arrela.-




Imagen: “El espíritu de la colmena” – Víctor Erice (1973)

miércoles, 8 de octubre de 2014

Horneando letras con forma espiritual sobre fondo amarillo

“Por lo demás, en lo que respecta al aspecto señorial y el gesto soberano enseguida me daré a mí mismo un repaso, como pronto se apreciará. Ya se verá de qué modo. No estaría bien criticar a otros sin compasión y querer tratarme a mí mismo con delicadeza y tan cuidadosamente como sea posible. Un crítico que tal hace no es auténtico, y los escritores no deben abusar de la escritura. Espero que esta frase guste en general, despierte satisfacción y halle cálido aplauso.
Una fundición llena de trabajadores y de trabajo produce aquí a la izquierda del camino llamativo estrépito. Con ocasión de ello, me avergüenzo sinceramente de no hacer más que pasear mientras tantos otros se desloman y trabajan. Naturalmente, yo me deslomaré y trabajaré quizá a una hora en la que todos estos trabajadores libren y descansen."

El paseo
Robert Walser

martes, 7 de octubre de 2014

Surfin’ Afterpop

“Al sureste de China, en la provincia de Tsau-Chee, poca gente sabe que hay una pequeña comunidad construida por norteamericanos. Ésa es la gran ventaja de la globalización, que puedes tomar Tex-Mex en China y bambú hervido en un pueblo de Texas. En torno a dos docenas de familias se ha creado un lugar de ambiente sencillo, despreocupado, pero de mucha riqueza. Básicamente, son ejecutivos de empresas americanas que en su día fueron destinados a esa región, y que ahora que hay pujanza, por ese fascinante misterio que es la economía de libre mercado y sus relaciones contractuales, han sido prejubilados con sueldos del 100% del total. Liberados de la presión moral de la sociedad norteamericana, y por otra parte teniendo todo cuanto puede ofrecer una sociedad norteamericana postiza, son felices. Los ojos de la mitad sureste de China están puestos en esos pocos cientos de metros cuadrados. Es el tipo de vida que anhela todo buen chino en vías de modernización. Pero sobre todo, por lo que más es conocida la Little America es por haber conseguido formar un núcleo de surfistas en el Yellow Sea del más alto nivel. Este núcleo inicialmente estaba formado por los hijos de los norteamericanos, pero ahora está arrastrando a una multitud de chinos con la peculiaridad de que entre éstos no son los jóvenes sino los ancianos de la comarca quienes destacan. A su lado, sus nietos no tienen nada que hacer. La explicación está en que en esa zona de China existe la peligrosa tradición, sólo reservada a los ancianos, de recoger el kwain, un fruto cítrico que crece en un árbol del mismo nombre, caminando en equilibrio de un árbol a otro sobre una cuerda que une todas las copas del bosque, y que puede llegar a ubicarse hasta a 25 m de altura. El día que esos ancianos se pusieron el traje de neopreno y se montaron sobre la tabla, arrasaron.”

Nocilla Dream
Agustín Fernández Mallo


¿A qué género pertenece esta novela?: Literatura indie o Poesía Postpoética dice Juan Bonilla en el prólogo, pues será eso… pero con truco del almendruco. ”Nocilla Dream” es la primera de las tres partes que componen el Proyecto Nocilla, las otras dos se las meriendan ustedes, si gustan, servidor ya ha tenido suficiente, y está compuesto por 113 microrrelatos de una o dos páginas de extensión, la cosa se lee rápido, también contiene o se apoya en una serie de citas o dichos de una serie de peña, tantos como veinte, que uno no acaba de entender a qué vienen, y alguna otra cosilla rollo metafísicomatemático o así. En teoría, todo gira en torno a un árbol perdido en mitad de un desierto que atraviesa la carretera US50 y que tiene como particularidad el que de sus ramas cuelgan multitud de pares de zapatos y zapatillas… y tal. La historieta del post, la nº29, es la que más me ha gustado.-

Valoración Personal: 3 sobre 10

viernes, 3 de octubre de 2014

Cuando crezca el sol naciente


Acabo de empezar una novela gráfica de Osamu Tezuka titulada “El libro de los insectos humanos”, no es que entienda mucho pero a este le llaman el rey del manga. Si la musa nipona aparece, ya hablaré otro día… de momento, este post va a inaugurar hoy una nueva etiqueta a la que llamaré ‘sencillamente’ Japón.

Una cosa lleva a la otra y el caso es que me ha dado por ponerme a escuchar bandas de rock japonesas y me encuentro con este trío de señoritas quinceañeras llamadas Babymetal interpretando el tema “Gimme chocolate!!!”. El rollo japo me flipa… no lo puedo evitar.-

jueves, 2 de octubre de 2014

El enajenado vacío ajeno

“De pronto dejó de existir en aquel punto concreto y se aposentó en todas partes, en todos los lugares como aquél. Y, súbitamente, el vacío se llenó de sonidos y volúmenes, de todos los sucesos implacables que los individuos habían conjurado en el vacío. Niñas indefensas que gritaban cuando sus propios padres se metían en la cama con ellas. Hombres que maltrataban a sus mujeres, mujeres que suplicaban piedad. Niños que se meaban en la cama de miedo y angustia, y madres que los castigaban dándoles de comer pimienta roja. Caras ojerosas, pálidas a causa de los parásitos intestinales, manchadas a causa del escorbuto. El hambre, la insatisfacción continua, las deudas que traen siempre los plazos. El cómo-comeremos, el cómo-dormiremos, el cómo-nos-taparemos-el-roñoso-culo. El tipo de ideas que persiguen y acosan cuando no se tiene más que eso y cuando se está mucho mejor muerto. Porque es el vacío el que piensa, y uno se encuentra ya muerto interiormente; y lo único que se hace es propagar el hedor y el hastío, las lágrimas, los gemidos, la tortura, el hambre, la vergüenza de la propia mortalidad. El propio vacío.”

1280 almas
Jim Thompson


Preparas la coctelera, le cargas 3/4 de whisky blanco, le metes un ramillete de western de serie B y un toque brutal de humor negro (¡joder, como le ha hecho ‘sonreír’ esta lectura a mi lado malo!), se lo das a tomar al amigo Nick Corey (imagínense ustedes un… ¡Torrente 6 – Operación: Potts County!) y cuando esté bien curda, el amiguete Nick, le dejas que se tire una ristra de pedos en tu cara lectora (tantos como 1280) y te queda una novela de culto como esta. ¿Zafia? pensaran algunos, nada más lejos de la realidad…

Valoración Personal: 7 sobre 10
Imagen: “Sol en una habitación vacía” – Edward Hopper (1963)