lunes, 25 de agosto de 2014

Rester vivant

Ante el inminente estreno de la película, o falso documental, dirigido por un tal Guillaume Nicloux y titulado “El secuestro de Michel Houellebecq”, dejo un ramillete de citas de su protagonista principal extraídas de una entrevista publicada ayer mismo en DOMINICAL, ese potente suplemento dominguero de El Periódico de Catalunya. Genio y figura hasta la houel·locura:

· “El aburrimiento es mi gran musa.”

· “Yo de cine sé muy poco. Tampoco voy mucho al cine. En realidad, casi nunca salgo de casa.”

· “Al escribir experimento la misma sensación que cuando, en un ataque de eczema, me rasco hasta sangrar.”

· “Lo que más valoramos es la juventud, pero nuestro objetivo es hacernos viejos. ¿Cómo no vamos a sentirnos deprimidos?”


¿Te interesa ver el Tráiler?: PINCHA AQUÍ

4 comentarios:

  1. Siempre es un lujo leer a Houellebecq. Aunque muchas veces duele. Por otra parte: el tío está muy desmejorado: cuando lo lee uno se imagina que puede ser así físicamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un lujazo, sí señor. He leído casi toda su obra en prosa y es un autor que, salvo alguna pequeña decepción, me gusta mucho. Ya sabrás que es un tío que genera veneración y odio a partes extremas, yo soy de los que se adscriben al primer grupo. Ayer volví a verlo en una entrevista en TV•3, supongo que andará de promoción, efectivamente está hecho trizas (confiesa que se fuma 4 paquetes de tabaco al día y le pega fuerte al alpiste de todo tipo de graduación…); si le buscáramos un parecido razonable bien podría ser… ¡el hermano mayor de Albert Pla!

      Eliminar
  2. A mí me gusta mucho la obra de Houllebecq desde Ampliación del campo de batalla. La actitud de este autor es muy determinista, donde una persona no es más que la suma de la calidad de su herencia genética y la fuerza de su posición socieconómica. Es posible que esta visión de la sociedad europea contemporánea sea lo que hace de este autor uno de los novelistas más populares e influyentes. Y también, como dices, ha sido acusado, sobre todo de misógino y racista, pero el motor de sus libros demuestra un rechazo mucho más amplio hacia toda la vida humana; y esto, amigo mío está muy mal visto para los bienpensantes o los malditos intereses de un mundo de cuyo eje oxidado da vueltas emitiendo quejidos y nos rechinan los dientes.
    A Houllebecq lo tengo en la misma estantería que a Chuck Palahniuk, otro escritor bastante denostado. La vida es una "Asfixia" y, precisamente en esta novela presenciamos la inquietante imagen repulsiva de las lánguidas masturbaciones de unos animales encerrados en un zoológico y que esconde alguna de las claves para comprender nuestra difunta civilización capitalista.

    Lo de Albert Pla me ha hecho mucha gracia, porque es cierto. Tiene una canción de Lou Reed titulada: Por el lado más bestia de la vida. Pues eso.

    Fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa bipolaridad de temas pilares que mencionas, sobre los que se sustenta buena parte de su obra (herencia genética y posición socioeconómica), hacen de Houellebecq un excelente caldo de cultivo para que sus detractores puedan mear a gusto fuera de tiesto, sin ser vistos claro, y expiar todas sus putas frustraciones atacando a una persona o personaje tan irreverente como él y así intentar salir ilesos del rollo ese de la buena conciencia en el vivir… ¡paparruchas! Es precisamente hacia esa clase de gente que se toman demasiado en serio las apariencias (despreciando las cositas sencillas que son las que proporcionan la Felicidad, así con mayúsculas) hacia los que el bueno de Michel dirige sus dardos plumados para inyectarles ácida bilis más allá del hueso, directa al tuétano… vaya, que es una escritura dolorosa como dice Hoeman en el anterior comentario.
      Siempre he sido muy fisonomista y enseguida asocio parecidos razonables en los caretos, lo de Pla me vino rápidamente al pensamiento cuando vi la actual imagen y semejanza del amigo Houellebecq… aunque puede que ni uno ni otro estén tan podridos como aparentan, otra vez las malditas apariencias pero estos sí que se muestran como son y se la repanfinfla lo que piensen los demás; ojalá duren ambos otras cuántas décadas.

      Un abrazo.-

      Eliminar