dilluns, 18 d’agost de 2014

Biescas - 2014


La escapada veraniega de este año ha durado justo una semana que se ha hecho corta pero muy aprovechable por aquello de recargar pilas. La alta montaña proporciona tal variedad de inolvidables sensaciones que casi mejor no contar nada más allá de lo que ya hice en otras ocasiones en este mismo blog, lo que está claro es que cuando uno descubre de primera mano esos mundos maravillosos que nos proporciona la Madre Naturaleza, casi completamente gratis, siempre tiende a ‘repetir’ la aventura.


Del Pirineo Catalán de otros años (Girona y Lleida –Vall de Boí, Vall d’Arán-) seguimos explorando hacia el Pirineo Aragonés, que es algo diferente: puede que más agreste, algo más salvaje… más western también.


Biescas (Huesca) ha sido la base, de ahí una ruta diaria por los alrededores, dificultad media que no se diga que no somos expertos trekkingantes, tardes de relax y lectura en la piscinita del hotel y noches de copeteo y/o fumeteo hasta que el cuerpo aguantara (que ya no es tanto como antes pero ni ganas oiga… además andaban de Fiesta Mayor estos días). Y bueno, como cada año, dejo unas foticos de cosecha propia. Con la llegada de septiembre supongo que empezará una nueva temporada y tal…