domingo, 6 de julio de 2014

Filosófica y sangrienta metáfora vampírica

En estos estúpidos tiempos modernos, que corren y vuelan, solo un pequeño ramillete de películas consigue sobrevivir a la memoria, individual y colectiva, del universo zombi en que se ha convertido el Séptimo Arte… y esta es una de ellas. Rodada con cuatro duros pero demostrando un inmenso talento en la dirección y en la creación de su excelso guión, Jarmusch ha conseguido atravesar (one more time) las partes más íntimas del espectador y rozar con la punta de sus dedos enguantados la secreta materia de la que está hecha el sueño de la inmortalidad y que se compone de una serie de irrisorias partículas superpuestas que se esconden en el cerebro y en el corazón de los seres humanos para no ser contaminadas por elementos indeseables, trascendiendo así hasta ese arcano espacio donde sobreviven, a duras penas, los que merecen la vida eterna. Desde Tánger a Detroit, a través de los siglos de los siglos: una pequeña gran maravilla cinematográfica que debería hacer correr ríos de tinta roja. No se la pierdan. De culto, desde ya.-


Título: Solo los amantes sobreviven
Título Original: Only Lovers Left Alive
Dirección: Jim Jarsmusch
Guión: Jim Jarsmusch
Año: 2013
Fotografía: Yorick Le Saux
Música: Jozef Van Wissem
Nacionalidad: Reino Unido, Alemania y Grecia.
Metraje: 123 min.
Intérpretes: Tilda Swinton, Tom Hiddleston, Mia Wasikowska, John Hurt, Anton Yelchin, Jeffrey Wright.

No hay comentarios:

Publicar un comentario