jueves, 19 de junio de 2014

La caspa del populacho


-Buenos días, señor, ¿en qué puedo servirle?
-Buenos días. Póngame cuatro camisetas de la coronación del Felipe, dos de talla grande, una azul y otra rosa, y dos para los críos del mismo color. Un par de llaveros y cuatro pins de esos que tiene usted ahí. Cuatro platos de postre por si nos dejan algo del banquete. Una bandera de España, pero que salga el toro ¿eh?, y otras cuatro camisetas de la Roja de la misma talla que las otras.
-¿Desea algo más, señor?
-Sí, un mechero Zippo, cualquiera vale, y un bote de gasolina para recargar. Gracias.-

6 comentarios:

  1. Solo nos queda reirnos, lol
    Por no llorar eh!
    Bicos.

    ResponderEliminar
  2. Siempre es lo mismo,amigo. Ayer estaba completamente borracho en casa de unos amigos hablando de personajes literarios medievales: Ivanhoe, La flecha Negra, Robin Hood, etc., y al mismo tiempo medio país estaba desgañitándose por la coronación de un rey. ¿Cómo es posible?

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde aquellos lejanos tiempos medievales a nuestros tiempos modernos: Todo es posible en el Reino de LoL, amigo. Saludos.-

      Eliminar
  3. Fui con mi cámara por Madrid a ver si conseguía una foto interesante, y os puedo decir que había más policia que personas, que casi nadie hizo caso de engalanar los balcones con banderas de España y menos los automóviles y escaparates de comercios.

    Había eso sí familias de esas pijas que van todos calzados con naúticos, y muchos turistas deseosos de contarlo en sus países y hacerse la foto.

    Eso sí, la poli fue muy activa en cuanto a quitar del recorrido de la comitiva real cualquier símbolo republicano. Hasta llegar al rídiculo de no dejar pasar a una chica que llevaba un broche con los colores republicanos.

    Pero os digo que no es lo que algunos medios nos han contado, y lo digo porque lo vi.

    Como dice mi hijo, a este señor se le conocerá en la historia por Felipe el Breve. Que así sea.

    Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se agradece una contracrónica de esas características, Tesa, que refleje la verdad de lo acontecido tal día como ese y reflejada desde el terreno de las calles de Madrid, así cuando los tergiversadores de la Historia intenten contarla a su manera quedará el reflejo de que las cosas no fueron exactamente igual como a ellos les hubiera gustado que fueran. Y es que el populacho no es tan tonto como ellos creen… y además empieza a estar un poquito hasta los borbones de tanta tontería monacal.

      Un beso.-

      Eliminar