miércoles, 25 de junio de 2014

El corazón invertío y la tía que tenía razón

Otra farra de San Juan que ya es historia. Entre el explosivo coctel formado por la coca, el cava y la pólvora; decenas, centenares, millares de parejas debutaron anteanoche retozando entre esas sábanas verbeneras con que suelen arroparse las gentes de sueños e ilusiones compartidas en la noche más corta del año. Muchas de ellas se destaparán en breve, quemándose frente al miedo a la estufa de calor compartido de una larga y duradera relación, posiblemente por aquello de ver y sentir el amor de manera diferente. Ellas confían en el flechazo de su sexto sentido antes de entregarse en cuerpo primero y en alma después, ¿o es al revés?, ellos apuestan por el gatillazo de su sensibilidad barroca antes de intentar escapar de nuevo al demonio de una fidelidad a plazos vitalicios; no estaría de más saber encontrar un término medio. El año que viene más… y hasta puede que, para algun@s, incluso mejor.-

2 comentarios:

  1. En mi juventud, la noche de San Juan era una de mis pocas fiestas favoritas, se acababan los exámenes, el esfuerzo de estudiar de manera intensiva (además trabajaba) me dejaba agotada, así que esa noche me iba de "juerga" y solía quedarme dormida abrazada a cualquier bafle de cualquier fiesta donde se pudiera bailar hasta el amanecer.

    Luego, agarrábamos el primer tren y nos íbamos a dormir a la playa de Sitges. Muchas veces se apuntaba un chico, pero ¿pensar en casarme con él? No me quedaban fuerzas ni para flirtear.

    Volviendo a tu post, Krust, hay mucho de leyenda en que sólo los chicos quieran escapar de la fidelidad a plazos vitalicios, nosotras además queremos escapar del aburrimiento, porque la mayoría de los hombres se vuelven muy aburridos con el matrimonio y prefieren jugar a la play o ver fútbol que cualquier actividad más creativa, sensual o sexual.

    Tendrías que escuchar las conversaciones entre mujeres...

    ...a nosotras no nos gusta tanto contar batallitas inventadas, hablamos del sexo que nos gustaría y del que tenemos, de hijos, de amor, de desamor, de desencanto, de trucos de limpieza, de recetas de cocina, de libros, de pelis...de política, de echar una mano...y de dónde habríamos llegado si no nos hubiéramos casado... ese sí que es un tema recurrente.

    ¿Te has fijado en esos viajes del Inserso? las viudas, suelen ser mujeres alegres y bulliciosas, los viudos suelen ser tristes y gruñones. ¿Por qué será?

    Vaya rollo que me ha salido, Krust, y es que a estas horas en que navego un poco aprovechando el fresquito de la noche me dejo llevar.

    Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí nunca fue una fiesta que me gustara demasiado, está claro que durante muchas verbenas yo también sentía con ese corazón invertío del tío de la viñeta, no se puede evitar y menos cuando eres más joven, me gusta el follón de los petardos si los tiran otros (uno nunca quiso emponzoñarse las manos con el desagradable tacto de la pólvora porque se supone que esa noche tan mágica puedes y debes acabarla… ¡acariciando a una bruja!); también me apuntaba al baile hasta el amanecer aunque el cava es un espirituoso que suele dejarme KO si me excedo así que, aunque un par de copas me sientan de maravilla, mejor otro tipo de tragos, y coca pues la justa… todavía continúo comiéndomela para desayunar al día siguiente.
      Se agradece el muy interesante rollazo veraniego, Tesa, curiosamente muchas de aquellas verbenas mías también discurrieron por Castelldefels y Sitges (la playa del pueblo, la playa del vicio), en cuanto a lo de la fidelidad a plazos vitalicios, el aburrimiento y otras historietas del amor, pues eso… volvamos al título del post y reconozcamos aquello de que ¡las tías siempre tenéis razón!... mientras no se demuestre lo contrario, claro está :-P

      Nota: Me contaron durante esta verbena que una pareja de amigos (se conocieron en Sant Joan de hace 20 años) estaban a punto de separarse. Esa historia mundana inspiró este post.

      (Lamentablemente los tíos casi siempre hablamos de pelotas y de corazones invertíos, he dicho casi, ¿eh?... ah! Personalmente, aunque merece todo mi respeto, ¡antes muerto que viajando con el Inserso!!!) Petons.-

      Eliminar