domingo, 20 de abril de 2014

¿Quién engañó a Bunny Boy?


Gummo” es una peli de Harmony Korine del año 1997. Una de esas joyitas del cine indie norteamericano que persisten en la memoria de todo aquel que haya tenido la oportunidad de verla. No es que tenga un argumento al uso (recomiendo a quién le interesa que le eche un vistazo al tráiler disponible en el tubo, flipante, allí también podréis encontrar otra larga serie de escenas que, eso sí, podrían herir vuestra sensibilidad), digamos que se puede considerar una especie de documento demencial sobre una localidad de Ohio llamada Xenia que años atrás del inicio de la acción fue asolada por uno de esos tornados que suelen arrasar la zona de tanto en tanto; el grupo de adolescentes que la protagonizan no son otra cosa que las semillas fecundadas, y ya arrojadas a una vida social deprimente, que aquella tragedia engendró; entre todos ellos anda correteando por las calles del pueblo este energúmmeno llamado Bunny Boy (Jacob Sewell), un chaval que nunca se saca de la cabeza ese par de orejas de conejo de color rosa… 
Recomendable su BSO, por cierto.-

2 comentarios:

  1. Seguiré su hilo, Sr. Krust, siempre hay al final buena pesca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una rareza de aquellas que dan que pensar sobre el género humano, muy de imágenes. El sábado vi a un tipo por la calle que llevaba un par de orejas de conejo como esas, aunque eran de color blanco, y me hizo recordar la película; me llamó la atención la dignidad con que las llevaba a su puta bola: a otras personas les da por ponerse capirotes en la cabeza o sostener cirios gigantes y nadie se escandaliza…

      Eliminar