lunes, 3 de febrero de 2014

Philip Seymour Hoffman (1967-2014)


Lunes y nos vuelve a tocar ir de entierro. Sobredosis de heroína dicen, ayer lo encontraron en el lavabo de su apartamento de la calle Bethune en Greenwich Village (Nueva York, esa metrópolis cada vez mejor diseñada para singles que cohabitan con su soledad, la erótica del éxito urbano en su máxima expresión…), 46 años, 3 hijos, y un ramillete de premios en su currículum (1 Oscar, 1 Globo de Oro, 1 BAFTA, 1 Sindicato de Actores, 2 Independent Spirit y 1 Satellite Award); además de un montón de grandes e inolvidables interpretaciones en su, inusitadamente, larga carrera como secundario de lujo, uno de esos tipos discretos que, a fuerza de entrega y buen hacer, siempre acababa robándole protagonismo al principal más pintado…  una putada, amigo: Descansa en paz.-


Memorándum Personal: “Happiness”, (Todd Solondz, 1998), “El gran Lebowsky” (Joel & Ethan Coen, 1998) y “Magnolia” (Paul Thomas Anderson, 1999).

4 comentarios:

  1. Los genios nos deberían durar un poco más. Adoro a este actor, he visto casi todas sus películas.

    Hablas de la soledad de una ciudad como NY, te recomiendo si no las has visto, Krust, una película que hizo con Robert de Niro, donde el tema principal es la soledad y la incomunicación, y donde Hoffman hace un papelazo. :"Nadie es Perfecto"

    Ya no volverá a hacer ningún papel de esos maravillosos a los que nos tenía acostumbrados a sus fans.

    ¡Te echaré de menos, genio!

    Muchos besos, Krust.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era un actor que me encantaba, Tesa, su sola presencia ya era garantía de calidad. He disfrutado muchas de sus pelis, aunque justo esa que me recomiendas no la he visto ("Capote" tampoco, ya ves) así que tomo nota para cuando pueda recuperarlas. Un actorazo de los de culto atemporal, sin duda, yo aprovecho para recomendar sobre todo "Happiness" donde Hofman está sencillamente memorable.

      Un beso.-

      Eliminar
  2. Hace poco vi la película "Antes de que el diablo sepa que has muerto" con Ethan Hawke, y en uno de los pasajes, Hoffman va a un apartamento y se mete un pico de heroína, para relajarse, para aclarar ideas. Cuando me enteré que había muerto por sobredosis (seguramente heroína envenenada, valga la redundancia), me vino a la cabeza la escena y me pregunté si el director y él habían decidido plasmar parte de la vida oculta de Hoffman..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que así fue, de hecho leí el otro día que hace 23 años ya se sometió a un proceso de desintoxicación de la heroína... 23 años después volvió a las andadas. Antes de que el diablo de la autopsia nos diga de que murió, ya lo podemos imaginar. Nunca sabremos si fue una sobredosis inducida o un suicidio premeditado, eso se lo llevó con él, ¿qué más da?, una lástima en todo caso. Ahora recuerdo también la integridad de la su voz (VO), que otorgaba a sus personajes una credibilidad fuera de lo común. DEP.-

      Eliminar