dilluns, 3 de febrer de 2014

Philip Seymour Hoffman (1967-2014)


Lunes y nos vuelve a tocar ir de entierro. Sobredosis de heroína dicen, ayer lo encontraron en el lavabo de su apartamento de la calle Bethune en Greenwich Village (Nueva York, esa metrópolis cada vez mejor diseñada para singles que cohabitan con su soledad, la erótica del éxito urbano en su máxima expresión…), 46 años, 3 hijos, y un ramillete de premios en su currículum (1 Oscar, 1 Globo de Oro, 1 BAFTA, 1 Sindicato de Actores, 2 Independent Spirit y 1 Satellite Award); además de un montón de grandes e inolvidables interpretaciones en su, inusitadamente, larga carrera como secundario de lujo, uno de esos tipos discretos que, a fuerza de entrega y buen hacer, siempre acababa robándole protagonismo al principal más pintado…  una putada, amigo: Descansa en paz.-


Memorándum Personal: “Happiness”, (Todd Solondz, 1998), “El gran Lebowsky” (Joel & Ethan Coen, 1998) y “Magnolia” (Paul Thomas Anderson, 1999).