dijous, 2 de gener de 2014

What's up!


No sé por qué extraño motivo, mientras ojeaba una revista el otro día, esta foto me hizo recordar aquella escena final de “Encuentros en la tercera fase” donde se produce el contacto entre humanos y alienígenas al son de aquellas cinco pegadizas notas musicales: Ding, ding, ding, Dong, Dong… flipes personales con la tecnología avanzada, supongo.
Pero resulta que ese grupo de personas son inmigrantes africanos que abarrotan cada noche las playas de Djibouti intentando captar la señal de telefonía móvil de la vecina Somalia, que por lo visto dispone de una cobertura mucho más barata. Estoy convencido de que la luna, que ejerce como testigo directo de cualquiera de las conversaciones privadas que se sucederán en breve, no va a denunciar el posible fraude cometido; puede que hasta le haga gracia observar desde su privilegiada atalaya ese mar de estrellitas luminosas que la saludan desde la fina arena de la gorda Tierra y que, a su vez, les ayude a seguir estrechando sus vínculos familiares desde los cielos… más allá de las fronteras terrestres inventadas por los hombres.-


Fotografía: John Stanmeyer para National Geographic.