miércoles, 11 de diciembre de 2013

París, mon amour


Siempre quise tener esta ciudad en mi currículum vitae. Hermosa. Histórica. Intensa, caótica y policial, Luz Natural. Fría, artística y sensual.-

5 comentarios:

  1. Preciosa peli, más preciosa música y muchísimo más precioso debe ser Paris, nos vamos?
    Bicos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Krust,
    La conozco bien, conozco pocas ciudades, muy pocas, me temo pero esta es de las mías. Y en cuanto a la banda sonora de Amélie que sonó sin cesar te deja la pieza a piano que más me gustó en versión extendida, me gusta mucho http://www.youtube.com/watch?v=vTX8kOv7iAU

    Si estás allí espero que lo pases bien. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola amigos,
    Os cuento un poquillo esta escapada que ha sido maravillosa después de un año muy duro a nivel personal por la pérdida de mi padre, entre otras dolorosas circunstancias acontecidas; a pesar de que sólo han sido 3 días pero aprovechados al máximo: levantándonos tempranito, caminando decenas de kilómetros diarios (la mejor manera de conocer una ciudad, aunque en este caso ese metropolitan inigualable que tienen allí también ayudó lo suyo…) y visitando todo aquello que vale la pena… que es muchísimo en la ciudad de las luces. Es una ciudad realmente preciosa, sin duda, lo mejor de ella daría para un post más largo que igual me animo algún día a escribir porque tengo un buen montón de fotos para ilustrarlo (por cierto esta en concreto la hizo mí mujer), mientras que lo peor serían esos precios abusivos que te obligan a saber administrarte si no quieres tener alguna sorpresa desagradable, lo del despliegue policial y militar también me ha parecido asombroso, supongo que sus razones tendrán y que intuyo que puede ser un miedo atroz al terrorismo y a esa periferia social que puede hacer estallar la ciudad en cualquier momento…
    “Amélie”, creo que ya le dedique algún post antiguo, me parece una obra maestra del cine moderno le pese a quién le pese. De hecho, para que veáis el nivel de frikismo parisino que llevábamos en la mochila, estuvimos tomando un Vin Rouge de Bordeaux en ‘Les Deux Moulins” el chulísimo bistrot de Montmartre donde acontecen algunas de las mejores escenas de la peli, toda una experiencia...

    Venga, un abrazo para ambos 2. Bonsoir.-

    ResponderEliminar
  4. No sabes como me identifico con lo que nos cuentas. Es lo que más me gusta hacer del mundo, patear ciudades. París se presta mucho, cuanto más te acercas al centro de la espiral, al centro de ese caracol de arrondissements, de distritos o como se diga, al Louvre, en el I ,más me gusta, me encantan todas esas calles. Conozco muy pocas ciudades pero las que conozco las conozco así, me gusta aprender los nombres de las calles y aprender a ir de un sitio a otro a pie, es algo que disfruto mucho.

    Amélie es una buena película, se tachó de "altamente reaccionaria" jajajaj pero es muy buena.

    Cuando vuelvas a París te sorprenderá todo lo que has memorizado por los pies :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al andar se hace camino, como dijo el poeta. Y París tiene mucho para patear más allá de las avenidas conocidas como los Campos Elíseos o el Boulevard des Capucines por poner un par de ejemplos. La gracia de Montmartre es subirlo pateando y bajarlo por el otro costado dejando atrás el barrio bohemio de los pintores y el Sagrado Corazón –allá te encuentras el Deux Moulins en una calle popular empinada hacia abajo llena de tiendecitas encantadoras-, si se va a ver el Louvre, Arco de Triunfo o Plaza de la Concordia lo suyo es patearlo todo a través del jardín de las Tullerías; yo que sé, en el mismo cementerio de Pere Lachais (una de mis visitas preferidas y que recomiendo desde aquí) supone una gozada pasear entre tumbas, árboles y hojas que cubren los senderos, en busca de todos esos grandes genios que allí reposan…
      Si no conoces Nueva York, decirte que esa es la ciudad por excelencia para hacerla a pie, todos sus mundos, todo lo que el ser humano y urbano ha sido capaz de crear pasea por sus calles. Pero sin embargo no me gustaría VIVIR allí como tampoco en París (esto sería muy largo de explicar, aunque como ciudades para visitar sean excepcionales). De las que conozco, que no son tantas como me gustaría, me gustaría vivir en Ámsterdam o Londres.
      ¿Amélie altamente reaccionaria? Pues mira, estoy de acuerdo. Si a cualquier espectador no le reaccionan los sentidos viéndola más vale que se arroje de cabeza al Sena atado a una piedra de grandes dimensiones… para asegurarse de que no vuelva a emerger.
      Espero volver a París, claro que sí, mi mujer ya ha estado cuatro veces y yo no he tenido suficiente con esta primera visita.

      Voilà!

      Eliminar