domingo, 4 de agosto de 2013

Cállese la calle


El primero de los que pringaban, ‘la madre’ lo llamaban, apoyaba la espalda en una pared de alguno de los edificios donde iba a celebrarse el duelo, el resto de su equipo de perdedores se colocaban, agachados en ángulo de 90º, con la cabeza entre las piernas del compañero precedente formando una larga hilera de lomos que se ofrecían generosos al salto triunfal de los contendientes del equipo rival. Pero, esto era un juego, y como tal, debías ser consciente de que podías perder y entonces se invertirían las tornas, así que la cosa estaba clara, ríete mientras puedas porque donde ahora las dan puede que más tarde se las tomarán. El primero del equipo que iba ganando la partida saltaba como un mico de esos del Amazonas, me encantaba abrir fuego cuando me dejaban, cuanto más lejos mejor para dejar espacio al resto de compañeros que saltarían después. Recuerdo que el juego era una mezcla entre un poco de suerte, algo de estrategia y un mucho de aguante sobre todo si te tocaba soportar el peso del gordo de turno en las espaldas, ¡Catacrack! ¡Aguanta, campeón! Ni se te ocurra hundirte delante de la chica que tanto te gusta…
Unos cargaban con el peso del gozo ajeno y otros disfrutaban del poder que suponía desplegarlo a lomos de su adversario: Churro, media manga, mangotero (así se llamaba este juego en mi barrio) ¡Adivina lo que tengo en el puchero! Tenías algo así como un 33.33% de oportunidades de ganar. Casi como en la vida misma, ¿no?

En catalán el juego se llama cavall fort.
En Cantabria se llama ¡Garbancito va!
En Galicia se llama Huevo, pico, araña.
En México se llama Burro Bala.
En Chile se llama Caballo de Bronce.
En francés, Papa vinga.
En inglés, Buck buck.
 

3 comentarios:

  1. En Galicia por mi zona se llamaba "As lombas".
    Lomo= lombo.
    Y las chicas también jugábamos, :)
    Saludos Krust.

    ResponderEliminar
  2. Apuntado queda por tu conocimiento de causa, de hecho me gusta más que "Huevo, pico, araña". Yo también había jugado con chicas, de hecho todos y cada uno de los juegos de la vida deberían ser compartidos sin distinción de género.

    Saludos.-

    ResponderEliminar
  3. Ahh, yo también jugaba a Cavall fort en la escuela, me encantaba (yo ya era bastante 'cavallot' por aquella época). En cualquier caso, si llego a saber que le llaman 'garbancito' en otras partes, le hubiera cambiado el nombre, jajaja!

    ResponderEliminar