dilluns, 29 de juliol de 2013

Ona


Pequeño homenaje para Ona Carbonell, 23 años, igual he perdido la cuenta pero creo que son tres medallas de plata y cuatro de bronce las que ha ganado en los Campeonatos del Mundo de Natación que se están celebrando estos días en Barcelona. El botín sube a siete metales ¿no?, a las que hay que sumar otras dos de las gordas, plata y bronce, que conquistó en las pasadas Olimpiadas de Londres 2012, entre otras preseas anteriores que venía ganando y que, me van a disculpar, pero ya no soy capaz de contabilizar. Próxima estación: Río de Janeiro 2016.

De paso comentar que la cosa se ha visto en casa por Teledeporte, una cadena que respeta el ejercicio de las nadadoras y el oído musical del telespectador, para después comentar la jugada, como Neptuno manda, en las repeticiones. Sintiéndolo mucho por TV·3 y la insoportable Anna Tarrés, cotorra fichada para la ocasión que no para de hablar y destrozar tanto el ejercicio como el espectáculo televisivo con su verborrea pedantorra de entendida en la materia. ¡Anda y vete a la playa con un detector de metales a lamerles los nomeolvides a los chulopiscinas de turno!

Viene de la gimnasia rítmica, otro deporte que me encanta (pedazo friki estoy hecho) y eso se le nota a la hora de danzar en el agua cual cadenciosa sirena de rabia y miel.

¡camarONA!
¡campeONA!
¡barcelONA!
¡guapetONA!