domingo, 21 de octubre de 2012

Recuperando memoria


Los días de tormenta, climatológicamente hablando, me suele dar por hacer cosas raras. Por ejemplo, rescatar este blog del olvido después de un tiempo, supongo que, necesario de desconexión virtual. Así que pafuera telarañas, lavada la cara y recién peiná la razón de mi existencia, que se rompa el silencio en mil pedazos, que se alce el tempestuoso telón de lo que queda por decir y que fluya la palabra a su libre albedrío. Tiempo habrá de volver a ahogarse en un océano cualquiera de incomunicación…

 

4 comentarios:

  1. Ualaaaaa! Però si has reobert el blooooog! Molt contenta, molt contenta. Seguirem parlant de llibre si d'històries.

    ResponderEliminar
  2. Bueeeeeeeno! Aquí estem altra vegada, amb ganes de contar històries si el temps ho permet. Però intentarem anant actualitzant aquest estrany carrer perquè no estigui gaire fosc...

    ;-)

    ResponderEliminar
  3. Agradezco su vuelta, sr. Krust. Hay que ir diciendo, poco a poco, lo que hay que decir, sabiendo que nunca alcanzaremos a decirlo todo.

    ResponderEliminar
  4. Pues ya ve usted que tengo razones para no actualizar este blog tanto como me gustaría: un asunto familiar grave me niega la posibilidad de hacer una de las cosas que más me gusta: escribir.

    Gracias por su visita, Sr.Lobo. Vendrán tiempos mejores e intentaremos robarle tiempo al minutero sin ser descubiertos por la Eternidad; espero...

    ResponderEliminar