sábado, 12 de mayo de 2012

Año 1 después de Crisis


El próximo martes se cumple el primer aniversario del 15-M, movimiento evolutivo y pacífico que la humanidad debería instituir como festividad propia, para que esos pocos que se empeñan en destrozar el mundo sepan que no sólo no lo van a tener fácil sino que lo de someter al respetable les va a ser imposible de realizar. La cosa va a nivel internacional, o sea que en todas las ciudades del globo la buena gente saldrá a tomar las calles para que no se apague la llama del derecho básico que supone vivir con dignidad. Que la vida es sueño, como dijo Calderón, así que móntate en la barca libertaria.
Como cae en martes, ni nos casamos con el sistema ni nos embarcamos en su aventura suicida, la concentración más potente se celebrará hoy sábado, o sea que esta tarde a las 18.00 h. en la plaza de tu pueblo, de tu ciudad, de tu país, de tu mundo, puedes darte un paseíto y disfrutar de la primavera que si llega. En todas partes cuecen habas, las razones de las que bullen en la olla española podrían ser estas: ni un puto euro más para rescatar a los bancos, educación y sanidad públicas y de calidad (que no nos quiten todo aquello que tanto costó conseguir…), nada de precariedad en tu trabajo y por supuesto que se metan la reforma laboral por donde les quepa, por una vivienda digna garantizada, una renta básica universal… ¿Te parece poco?.

2 comentarios:

  1. Un año ya... y algo hemos aprendido. Por ejemplo, que papá estado no lleva bien eso de la emancipación, ni siquiera como idea, y en eso se comporta como cualquier padre o madre egoísta que cuenta con el salario de su hijo para cuadrar su presupuesto. Hemos aprendido también una actitud... pero tenemos mala memoria, y puede que la olvidemos antes de tiempo.

    ResponderEliminar
  2. Espero que esa actitud no se pierda antes de que entre todos seamos capaces de dejar en herencia un futuro mejor para los que vendrán. Nadie hablará de todos aquellos que colaboraron, simplemente haciendo acto de presencia en las calles, cuando el movimiento haya muerto pero lo que realmente se debe evitar es que esa indignación latente contra las cosas mal hechas... se convierta en resignación deprimente.
    Algo se ha aprendido, sí. Como poco a caminar de frente y hacia delante. Until The End.

    ResponderEliminar