lunes, 9 de abril de 2012

Nearer, My God, to Thee


Hace 100 años, tal día como hoy, la peña andaba preparando las maletas para embarcar mañana 10 de abril de 1912 en el Titanic. La aventura de estar vivo.

Southampton - 10 de abril de 1912

En el intervalo de tiempo existente entre el 14 de abril de 1912 a las 23.40 y el 15 de abril de 1912 a las 02.20 de la madrugada, el Océano Atlántico Norte se tragó al mejor barco de todos los tiempos, la mayor máquina construida jamás por el ser humano.

"Untergang der Titanic" - Willy Stöwer (1912)

Algunos pasajeros, alrededor de 1500 personas, se hundieron para siempre en la historia de la humanidad. La desventura de estar muerto.

5 comentarios:

  1. La nena de la cartera vermella10/4/12 23:26

    Hola Krust. La historia del Titanic me hipnotiza y siempre me hipnotizará. Pero te escribo, sobre todo, porque creo que ya tengo foto y no quiero que me riñas más, snif, snif.
    Petons!

    ResponderEliminar
  2. La nena de la cartera vermella10/4/12 23:28

    Ohhhh, pues la nena no tiene imagen aún...lo reintentaré pero ahora no. Vaig a fer nonetes...Bona niit!

    ResponderEliminar
  3. Qué pesada eres con la imagen! :-) Tienes que ir a tu perfil de Blogger, editar perfil, fotos del perfil, y supongo que ya está.

    Hala, mientras unas se sumergen en sueños otros se ahogan cuando suena el despertador. Glu,Glu...

    * Una abraçada especial para el sin gafas de la clavícula rota y que se recupere pronto!!!

    ResponderEliminar
  4. Lo que me gusta recordar de esta tragedia es la dignidad de los músico que siguieron tocando hasta hundirse.

    O el desenfado fatalista y caballeroso del millonario Benjamín Guggenheim, que viendo que no había nada que hacer se fue a su camarote y se vistió con su mejor frac:

    "ya que voy a morir, quiero hacerlo como un caballero"

    Tampoco se abalanzó sobre las lanchas salvavidas como sí hicieron otros de primera clase:

    "Ninguna mujer quedará a bordo de este barco porque Ben Guggenheim se haya acobardado"

    Será que soy una romántica, pero esas historias son las que me llegan.


    Un beso, Krust.

    ResponderEliminar
  5. Es curioso que menciones lo de los músicos, el título del post es justo el de la que se dice era la última canción que tocaron y efectivamente parece ser que no pararon de interpretarlo hasta que el agua empezó a entrar en la sala de fiestas y ahogó sus notas...
    A mí también me ha fascinado siempre esta historia de la humanidad, y esta claro que el mito ha trascendido al tiempo.

    Por cierto, faltan unos poquitas horas para que se cumpla justo el centenario del hundimiento. Y nosotros aquí recordándolo. Que cosas...

    Un beso, Tesa.-

    ResponderEliminar