diumenge, 29 d’abril de 2012

Curro 'Kurt' Savoy, silbador


FUENTE: La Contra de LA VANGUARDIA 26/04/2012

Nació Francisco Rodríguez Muñoz, luego fue Curro, el del puesto de chucherías, y luego Kurt Savoy, el que ponía silbidos en los duelos de las películas del Oeste. Su silbo le llevó un día a actuar en el teatro Olympia de París, "¡el sueño de mi vida!". Y ahora acaba de poner silbidos a una película francesa con Gérard Depardieu y Catherine Deneuve. Aprendió a vestir siempre gorra y camisa negra -"así no se ve la mierda"- en sus giras, y te silba lo que le pidas. Dice Kurt (Currosavoy.com) (Kurtsavoy.es) que silbar combate la apoplejía. Y que existe en Estados Unidos una asociación internacional de silbadores, de la que es presidente de honor. Y ahora él funda otra europea, Siffleurs du Monde.

No se cansa de silbar?
Cada vez que voy a un sitio me piden que silbe...

¿Y qué hace usted?
Silbo al principio, y así luego me dejan cantar.

¿Desde cuándo silba?
Desde siempre. Nadie me enseñó. De niño ya silbaba a las niñas, y luego a las mozas.

Y ya no ha parado.
Sigo silbando, sí. Pero jamás imaginé que un día podría vivir de silbar. Es que todavía no me lo creo... ¡Yo vivo del aire!

¿Hasta qué punto?
Tengo asegurada mi dentadura en 480.000 euros. Pago 7.000 euros al año.

¿Y eso?
Un traumatismo en los dientes alteraría mi capacidad de silbar. Y me gano bien la vida.

¿Qué trabajos le ha permitido silbar?
He silbado para la banda sonora de un centenar de películas. Y para la música de 130 anuncios. Y he grabado 43 discos.

¿Discos de silbidos?
Sí, he silbado los mayores éxitos del jazz (acompañado por un cuarteto), he silbado los villancicos más célebres, he silbado temas populares, éxitos del pop y del rock, del country, del flamenco... ¡Y piezas de música clásica! Esto gusta mucho en Japón.

¿Cuál ha sido su trabajo más célebre?
Mi silbido en las bandas sonoras de westerns musicados por Ennio Morricone: he silbado en El bueno, el feo y el malo, Por un puñado de dólares, La muerte tenía un precio, El hombre de la armónica...

¡Pequeños grandes clásicos del género!
También he silbado algunos temas compuestos por mí mismo, como La diligencia, El gran duelo, El día comenzó...

¿Estudió música?
Cursé estudios en el conservatorio. Me obsesioné tanto con la música que un día olvidé a mi esposa en una gasolinera.

¿Cómo es eso?
Andaba yo abstraído repasando mentalmente compases y armonías, y arranqué el coche después de haberme detenido a repostar gasolina. Ella había bajado al lavabo. Y muchos kilómetros más allá veo que ella no está a mi lado en el coche. Pero como circulaba por autopista, me costó regresar...

¿Cómo le recibió ella?
Nos habíamos casado hacía poco, yo estaba loco por ella..., y me tuvo 14 días sin tocarla. ¡La música casi me cuesta el divorcio!

¿Pudo ablandarla con unos silbiditos?
En casa están hartos de mi silbido, ja, ja...

¿Silba en la ducha?
Y en la cocina... Voy ensayando por casa...

Su mujer es una santa.
Es muy valiente: es torera. Nació en Nimes, ciudad taurina. Se lanzó a la plaza de espontánea en 1970. Luego toreó en Sudamérica.

¿No triunfó?
Por el machismo del mundo taurino.

¿Cómo la conoció?
La vi entrenar en la Casa de Campo, me gustó mucho y la invité a una actuación mía en Madrid. ¡Y vino! Nos enamoramos.

¿Qué tipo de actuación?
Un recital de canciones rock y pop. Yo siempre quise ser cantante y así empecé. ¡La primera guitarra eléctrica de España fue mía!

¿En serio?
Creo que era la primera: la exponía una tienda de música en Madrid, cerca de la portería en la que trabajaba mi madre.

¿En qué trabajaba su madre?
Vendía caramelos y chucherías. Yo la ayudaba. Éramos pobres, pero ella prometió al de la tienda que pagaría la guitarra a plazos.

¿Y empezó a actuar con su guitarra?
Mi padre era albañil y ganaba 20 pesetas al día. Me enteré de que en un concurso de la cadena Ser, con Bobby Deglané, ¡al ganador le daban 20 duros y un bote de Cola Cao!

¿Y participó?
Canté una canción de Elvis, me olvidé de la letra... y rellené el hueco silbando.

¿Y?
¡A todo el mundo le encantó! Y así gané.

Y así empezó a silbar en público.
Mi nombre salió en un luminoso en Cibeles, y mi madre llamó a los vecinos para verlo.

Y empezó a grabar discos.
Una discográfica me dio cita... y me olvidé del día. Pedí perdón, pero me castigaron: ficharon a un chico llamado Mike Ríos.

Miguel Ríos.
Fuimos los primeros rockeros aquí. Por el periodista Tico Medina me llegó una carta de Elvis Presley: quiso conocerme.

No me lo creo.
¡Que sí, que sí! Yo había estado una tarde con Paul Anka: le encantó mi silbido..., ¡y digo yo que se lo debió de comentar a Elvis!

¿Cuál es el truco para silbar bien?
Hacerlo con sentimiento. Sentir la canción. Y tener estilo personal,

¿Qué es lo más raro que ha hecho con su silbido?
Meterme en una jaula con leones, en un circo por Castilla. Allí dentro, yo silbaba para atraer al público. Estaba acojonado, casi no me salía el silbido.

No me extraña.
Fuera había un guarda con rifles, por si me atacaban los leones. Y así conseguí que viniese mucho público.

De todas las canciones que ha silbado, ¿cuál es la que le gusta más silbar?
La canción Over the rainbow, del musical El Mago de Oz.

¿Le han llamado freaky por todo esto?
Bah, yo me gano la vida sin quebraderos de cabeza ¡y divirtiéndome! Silbar me compensa. El resto... me da igual.

dilluns, 23 d’abril de 2012

Sant Jordi 2012


Dice el calendario que hoy es día laboral, cumplan ustedes con sus obligaciones pues. Que no son otras que regalar a sus seres queridos, o porqué no a ustedes mismos, un libro y una flor. Rieguen sus neuronas de cultura y procedan a entregarle un sorbito de su agua de vida a esa rosa llamada Amor que la reclama desde su caprichoso silencio.
Nubes, solecito, y un poquito de lluvia. Dejen que la primavera desnude sus sentidos y nos muestre su cara más amable. Sorpréndanse de estar y sentirse vivos. Disfruten el momento y compartan una sonrisa sincera con el mundo que les rodea.
Y mañana será otro día…

diumenge, 22 d’abril de 2012

Adios a la Liga


Que le vamos a hacer, supongo que no se puede ganar siempre. El clásico de ayer fue un partido raro, una castaña considerable para el espectador, aunque siempre con esa emoción única que se siente al presenciar un enfrentamiento entre los eternos rivales.
Supongo que se va a criticar mucho a Guardiola por la alineación que diseñó pero no seré yo quién lo haga, teniendo en cuenta la plantilla disponible en cuanto a lesionados de larga duración (Villa, Abidal), desenchufados (Cesc) o tocados (Alexis), en mi opinión sacó el mejor once posible intentando sorprender con la velocidad de Tello por la banda izquierda y la técnica en combinación de Thiago para intentar asistir a un Messi desaparecido en combate durante todo el partido.
Una apuesta arriesgada que evidentemente no salió bien, pero aquí hay que entender que fue más por mérito del R. Madrid, que supo contrarrestar el 3-4-3 del Barça con un planteamiento muy serio y más atrevido de lo habitual, que además teniendo en cuenta que esta vez no se prodigaran en el antifútbol utilizando su habitual violencia de jugadores como Pepe, Sergio Ramos, Alonso… no queda otra que reconocer que fueron superiores. Si se quiere ahondar en el tema de las comparaciones, siempre odiosas, está claro que Casillas salvó con la punta de los dedos el disparo de Xavi que podía haber significado el 1-0, aunque el árbitro le quitó el mérito al no pitar el córner, mientras V.Valdés (que tiende a ponerse cantarín en los partidos importantes) se comió no uno sino los dos goles del R. Madrid, en mi opinión. Stop análisis individual, aunque el tema daría para hablar largo y tendido…
Mourinho consigue ganar un partido por primera vez en el Camp Nou, algo que no había hecho ni con el Chelsea, ni con el Inter de Milán, ni con el R. Madrid. Que le vamos a hacer, las cosas son así, como le dije a un niño con la camiseta de Messi que lloraba en el bar donde vimos el partido: hay que aceptar las derrotas cuando son justas y aprender de ellas, para poder disfrutar de las victorias cuando sean merecidas.
El Barça de Guardiola ya tiene un pedazo de historia asegurado como uno de los mejores equipos de siempre, el próximo martes contra el Chelsea toca intentar la remontada, difícil misión aunque para nada imposible, para conseguir jugar la final de la Champions en Munich, probablemente contra el mismísimo R. Madrid, y en caso de ganarla, entonces sí, estaríamos hablando del mejor equipo de todos los tiempos. Pueden hacerlo si soportan la presión que van a tener desde hoy mismo, tanto jóvenes como veteranos, en todo caso estoy convencido de que lo van intentar hasta el final. Y eso es lo importante. Força Barça!

• F.C. BARCELONA 1 (Alexis) – R. MADRID 2 (Khedira, C.Ronaldo)
• Arbitro: Undiano Mallenco – Regular
• Estadio: Camp Nou – 99.252 espectadores
• Tarjetas Amarillas: Busquets, Pepe, X.Alonso, Ozil, Granero, Mascherano.
• Los mejores: Puyol – Benzema.

diumenge, 15 d’abril de 2012

La escopeta nacional


5 de la madrugada. Andaba el Juancar de farra en Botswana, sí wana que dirían los negritos de Tarzán, el rey yuyu también susurraría algún porteador… decía que rondaba su alteza al filo del alba, supongo que hasta las pestañas de algún brebaje local, cuando pisó algún objeto extraño y cayó al suelo debido a un traspié en un campamento de caza de elefantes, fracturándose la cadera derecha. Igual tropezó con alguno de los colmillos de marfil que estaban apilados a la entrada de la tienda de campaña cuando salió a hacer un pipi bajo la luz de la luna, vete tú a saber…Cachis, que mala suerte tiene el explorador de territorios ignotos.
El viaje de placer se inició el pasado lunes, y la Casa Real no había informado de esta escapada en plan safari al considerarla un asunto privado, a cuenta del contribuyente claro, porque ya me dirás tú quién le paga los caprichos al paleto este sino el ciudadano de a pié.
Inmediatamente se le fleta un avión privado desde ese rincón sudafricano hasta Madrid para operarlo ayer sábado por la mañana. Dos horas y cuarto duró la intervención donde se le colocó una prótesis de cadera y los médicos pronosticaron una baja de 45 días, vaya que con un poco de suerte estará recuperado para la final de Copa entre el Athletic Club de Bilbao y el Barça, donde aguantará estoicamente la pitada del respetable si es que no delega la función en el Principito, no el de Saint Exupery, no confundamos, sino el Felipillo, que ayer le visitó en el hospital junto a la infanta Elena (que ahora mismo no se si es la tonta o la otra, o la menos Chita, y tampoco me apetece mirarlo en el buscador); la Sofi dice que ya irá el lunes porque por lo visto tiene una cita ineludible en su peluquería privada para que le carden el pelo, ya se sabe que las cosas de palacio van despacio. Froilán dice que también quiere ir para pegarse unos tiros con el abuelo, pero no se si le dejaran entrar…

Hasta los cojones de los Borbones!

dilluns, 9 d’abril de 2012

Nearer, My God, to Thee


Hace 100 años, tal día como hoy, la peña andaba preparando las maletas para embarcar mañana 10 de abril de 1912 en el Titanic. La aventura de estar vivo.

Southampton - 10 de abril de 1912

En el intervalo de tiempo existente entre el 14 de abril de 1912 a las 23.40 y el 15 de abril de 1912 a las 02.20 de la madrugada, el Océano Atlántico Norte se tragó al mejor barco de todos los tiempos, la mayor máquina construida jamás por el ser humano.

"Untergang der Titanic" - Willy Stöwer (1912)

Algunos pasajeros, alrededor de 1500 personas, se hundieron para siempre en la historia de la humanidad. La desventura de estar muerto.

dissabte, 7 d’abril de 2012

La edad de la decencia


TÍTULO: "Primavera en invierno"
FIRMA: Maruja Torres
FUENTE: Perdonen que no me levante - El País Semanal Nº 1853
FECHA PUBLICACIÓN: 1 de abril de 2012

En el AVE, camino de Madrid, en donde me aprestaba a celebrar mi itinerante cumpleaños –el 69: bonito número–, leía el Diario de invierno, de Paul Auster, y me sumergía en las angustias esporádicas de la noche del alma que el hombre que ama a Brooklyn describe con sencilla claridad. De repente, un párrafo suculento me devolvió a la línea de flotación: aquel en que el escritor narra su encuentro, con motivo de la lectura de uno de sus textos, con el actor francés Jean-Louis Trintignant. Escribe Auster: “En un momento dado, se vuelve hacia ti y te pregunta la edad que tienes. Cincuenta y siete años, le dices, y entonces, tras otra breve pausa, le preguntas cuántos tiene él. Setenta y cuatro, contesta”. Poco después, Trintignant –mi generación le llamaba, castizamente, “el Trinti”–, en medio de una espera: “Finalmente, alza la cabeza, se encuentra con tu mirada y, con inesperada seriedad, en tono circunspecto, dice: ‘Paul, quiero decirte una cosa. A los cincuenta y siete me encontraba viejo. Ahora, a los setenta y cuatro, me siento mucho más joven que entonces”. Auster meditará mucho sobre esta extraña confesión y su sentido: “Notas que es importante para él, que está tratando de comunicarte algo de vital importancia”. Trintignant le estaba haciendo un regalo. Y como el receptor es un fino escritor, un hombre sensible, al reflejarlo posteriormente en su libro nos lo ofrece también a los lectores que estamos en edad de merecerlo y que, por ello, ya hemos atisbado que ese “sentirse más joven” no expresa una verdad surgida del funcionamiento de las articulaciones o de los huesos, ni de tener la tensión alta o baja, ni de las toses mañaneras ni de lo que cae o lo que cuelga, ni del pescuezo reverencial que se nos pone con los años. Viene, justamente, de lo que no se doblega. Y se llama libertad.
Cuando has vivido durante casi siete décadas eligiendo materiales con los que rellenar ese frasco vacío que eras al principio; cuando la formación, la experiencia, el dolor y los fracasos y algún que otro triunfo profundo, y muchos encuentros, ya casi colman la botella… Uno se siente libre, por extraño que parezca. Necesitas que te ayuden a llevar la maleta, a subir y bajar del tren, o incluso cosas más serias. Cada mañana espías el devenir de tu cuerpo, y das gracias por el sentido del humor con que te manejas cuando lo trasladas de un lugar a otro. Pero eso, reírse de los propios achaques, no es el motivo de la libertad que sientes, aunque ayuda mucho en la aceptación de lo que tiene que venir.
El núcleo duro del que emana esa sensación libertaria –aunque cada cual puede que la sienta por otros motivos– es, en mi opinión, el convencimiento –biológico, hondo– de que, afortunadamente, ya no puedes volver atrás. Por mucho que te abras a lo que ocurre, a las nuevas emociones; por mucho que sigas sufriendo penas y disfrutando de alegrías; por mucho que participes del mundo y sus eventos… Uno ya sabe que no puede volver atrás. Y esa es la liberación, al menos en mi caso. “Tú no puedes volver atrás, porque la vida ya te empuja con un aullido interminable…”, escribió José Agustín Goytisolo. A estas alturas del aullido efectivamente sabes que no puedes volver atrás. La obra está prácticamente hecha, y solo te queda culminarla –mejor dicho, que el tiempo te la culmine– sin traicionar eso con que llenaste la botella, y haciendo tantos regalos a la gente apreciada como sea posible: como Trintignant, en su momento. De regreso a casa, en el AVE, opté por el Vanity Fair inglés de marzo, que se me pasó comprar porque estaba liada acabando la novela. Es el que dedican al cine, con motivo de los Oscar, y en su interior me encontré con la forma de envejecer de tres mujeres muy distintas: Anjelica Huston –bella y cultivada, muy activa–, Brigitte Bardot –con sus animales y su conservadurismo extremo, aislada y algo iracunda– y Sophia Loren, eternamente glamourosa y encerrada entre sus recuerdos. Me parecen libres las tres, a su manera.
Como Auster, te preguntas: “¿Cuántas mañanas te quedan?”. Y te encoges de hombros. Las que vengan serán bienvenidas.

divendres, 6 d’abril de 2012

Pasaporte a la Libertad

Una auténtica lección de historia esta brillante autobiografía, en forma de novela gráfica, por supuesto hablo de la indispensable edición conjunta compuesta por los 4 libros concebidos, y un homenaje sin concesiones a la memoria del pueblo iraní desde la libertad que su autora otorga al derecho vital de expresarse sin miedo a la censura extrema de los radicales de la moral, desde la tolerancia y el respeto de quién conoce de primera mano el choque cultural entre oriente y occidente. Un cómic para adultos digno de un somero análisis en cada una de sus viñetas (sencillas en apariencia, sin demasiado fondo visual aunque muy expresivas en la gesticulación de los personajes, tremendamente emotivas en ciertos pasajes, pero a su vez muy bien complementadas con un guión siempre interesante en cuanto a descubrimientos asociados a conductas sociales varias, sobre todo las que acontecen en Teherán porque las de Viena ya las conocemos mejor, aún así sorprenderá a muchos “europeos de postal” este Libro 3 en concreto…); y por supuesto para gente joven con las ideas claras sobre lo que va a presenciar aquí. En todo caso, un clarísimo ejemplo (Junto, quizá, con “Maus” de Spiegelman) sobre la fuerza con que parece haber irrumpido el cómic en este siglo XXI como forma de arte con mayúsculas… y sin ensayos.
Podríamos retroceder al principio de los tiempos, algo que Marjane apunta en su excelente introducción sobre la antigua Persia, pero centrándonos en el Irán que conocemos hoy día desde, pongamos tan solo un siglo atrás, resulta admirable como cierta resistencia humana lucha por la dignidad de un país tan sometido a las adversidades a lo largo de la historia, mientras esperan sentados, ante las televisiones que vomitan basura occidental por cable, la próxima guerra que los vuelva a aniquilar. Un siglo de inestabilidad permanente: nacionalización del petróleo, el dictador de turno que se instala en el poder, la guerra de los seis días, el rollo inacabable con Afganistán, el conflicto judeo palestino. Basta ya, hombre, y dedicaros a vivir la puta vida de otra manera. ¿Y todo esto en nombre de la religión? Bah, uno no puede compartir todo este jaleo sin inmutarse porque la mierda le acaba salpicando aunque se halle a miles de kilómetros de distancia. Personalmente, esta obra me ha enseñado más sobre quién es quién, los buenos y los malos, incluidos rusos y americanos que también figuran como protagonistas de la función; en todo esta historia de Irán, muchísimo más de lo que aquellas imágenes con las que nos bombardeaban en TV de mísiles verdes sobre fondo negro, tan parecidas a un juego de marcianitos de los antiguos, en aquella bestial batalla contra Irak, un millón de muertos en nombre de siniestros intereses, por ejemplo… y con ensayos.
Desde mi ateísmo progresista, vamos a llamarlo así, he utilizado la “madrugá” del viernes santo de hoy para levantarme prontito y acabar la cuarta y última parte que me restaba de esta Persépolis, ateísmo decía, que vendría a ser mi propia concepción espiritual del asunto este de las religiones, escucho a todo el mundo pero simplemente no me dejo avasallar por el extremismo y la tontería, no sé, paso de extenderme sobre un tema… que a veces, quema. Respeto cualquier creencia ajena, de hecho nunca dejo de visitar ninguna iglesia o santuario de lo que sea que me tope en mi camino cuando visito una ciudad nueva, lo cual indica que estudio las religiones a mi manera. Exijo esa misma conducta recíproca hacia mí, en caso contrario desconecto del interlocutor que me interpela y digamos que huyo del posible intento de alienación al que pueda verme sometido.
Como anécdota curiosa, vamos a finalizar así, después de averiarse la pantalla de mi ordenador y tener que sustituirla por otra más pequeña que me prestó un amigo, y en aras de recuperar la altura adecuada para situar el monitorcillo, he utilizado el ejemplar de La Biblia que tenemos en casa como calzador. Puedo asegurar que va muy bien y que el tocho en cuestión parece ser que siempre proporciona una respuesta adecuada para todo. ¿Milagro? Uh!
Todo un descubrimiento este cómic, sin duda, algo que lo hace altamente recomendable para que no olvidemos jamás quienes son, hacia donde se dirigen, y de donde vienen todas esas gentes diferentes a nosotros. A nuestra causa y a nuestro efecto colateral. Mientras ensayamos nuestro papel como personas y… aprendemos a evolucionar como sociedad global.-

TÍTULO: Persépolis (Edición Integral)
EDITORIAL: Norma
ISBN: 978-84-9847-456-5
Nº PÁGINAS: 360
VALORACIÓN: 10
PREMIOS:
· “Prix du Lion”, Bélgica 2000
· Premio Autor Revelación, Angoulême 2001
· Premio al Mejor Guión, Angoulême 2002
· Primer premio de la paz Fernando Buesa Blanco, Vitoria 2003
· Premio Harvey a la Mejor Obra Extranjera, EEUU 2004
· XIII Premio Internacional de Humor Gat Perich, Premià de Dalt 2008.

dilluns, 2 d’abril de 2012

Timba

Sheldon Adelson, el magnate que quiere construir una pequeña réplica de Las Vegas en España, detalló el domingo por qué la candidatura catalana topa con dificultades serias, ¿cómo de serias, gilipollas?. Sin mencionar en ningún momento ni a Catalunya ni a su rival, Madrid, Adelson ha dicho que era inconcebible que el proyecto no estuviese formado por edificios altos, de entre 30 y 40 pisos, a imagen de los que flanquean el Strip, la avenida central de Las Vegas. ¿Para que quiere usted edificios tan altos? Piense que si le toca en la planta 40, no va a poder disfrutar del streptease de la titi de turno paseando por la autovía del vicio en Castelldefels.
La Generalitat argumenta que la normativa vigente impide la construcción de edificios altos en las cercanías del aeropuerto de El Prat, donde se ubicarían los doce complejos de ocio, juego, restauración y convenciones. O sea que nos autodescartamos (que vendría a ser pedir cuatro cartas porque tienes “mala mano” de entrada), que no interesan rascacielos ni macdonalds varios, tampoco se quiere montar un concierto con un doble de Elvis tocando con su banda en un campo de alcachofas de El Prat, digamos que no resultaría productivo.
Gran noticia, por una vez, y sin que sirva de precedente, me alegro de que gane el Madrid; aunque sinceramente me sienta muy apenado por los ciudadanos que tengan que soportar este, yo que sé, vamos a llamarlo parque temático del juego, el vicio y la tontería norteamericana. La cuestión es que querían vender una presunta rivalidad entre ambas ciudades para hacerse con el pastel, pastelazo diría yo, en la construcción de este paraíso de la hamburguesa, como Oropesa del Mar: CIU-dad de Vacaciones… venga hombre, no me toques los cojones. Y ahora el PP se frota las manos pensando que ha hecho un negociete que les ayudara a disminuir las listas del paro en la comunidad de Madrid, aunque espero que la peña de allá luche a tope en contra de esa especie de central nuclear que les quieren endosar, por lo de los efectos dañinos para su imagen, y si no tiempo al tiempo…
Pero lo que no se dice en ninguna parte es que han sido los propios vecinos de la comarca del Baix Llobregat (El Prat, Cornellà, Sant Boi, Gavá, Viladecans, Castelldefels, todos los que conforman el Cinturón Rojo de la ciudad de Barcelona…) los que se niegan rotundamente a que monten este tinglado cerca de sus casas (Parque Natural del Delta del Llobregat incluido); o sea que, abreviando que es gerundio, coja usted, Sr. Adelson, sus Eurovegas y métaselas por el culo, los euros en monedas de 2 que son más gordas y asimismo las ve®gas de sus patrocinadores hasta el fondo de su egoísmo material.

* Yo no quiero más cartas, ya estoy servido de felicidad viéndome lejos de su asquerosa presencia. Y no voy de farol. Paso de Las Vegas pero le voy a poner una de Las Grecas.