domingo, 5 de junio de 2011

Aulli 2


Bueno, esto era una comedia más que una película de terror pero hay que reconocerle a John Landis (que dirige su propio guión escrito a la monstruosa edad de 19 años) que es muy imaginativa y entretenida.
En aquel año, 1981, cuando todo el mundo hablaba del cuento de hadas de la boda entre Carlos el Orejas y la infortunada princesa Diana, Landis redescubrió la cara más gótica y siniestra de la siempre fascinante Londres: Dos mochileros yanquis se aventuran entre los salvajes páramos de Yorkshire a pesar de las advertencias de los lugareños que intentan disuadirles de la excursión, impresionante el ambiente que se palpa en “The Slaughtered Lamb” o El cordero degollado con subtítulos de la casa (el típico Pub del pueblo donde sirven buena cerveza y todavía mejores consejos para moverse por la zona); allí en plena naturaleza hay una escena buenísima donde uno de los mozos sufre una espeluznante muerte a garras de un salvaje lobo, el otro, que es el prota, recibe un mordisco que lo convierte en medio hombre – medio lobo las noches de luna llena, en fin la historia ya la sabemos todos…
Con un humor negro corrosivo a la manera británica, la peli se deja ver sobretodo por las buenas maneras que demuestran todo el plantel de actores desconocidos para el gran público. Y cuenta con esta escena de la primera transformación, con el pavo (perdón el lobo) leyendo un libro y escuchando musiquita de tranqui en casa, que en mi opinión no ha sido superada todavía. Que sí, que sí, frikiochentero total pero todo un hito en su momento.
Rick Baker (Oscar del año al maquillaje) y el director John Landis fueron contratados por Michael Jackson para aquella memorable epopeya titulada “Thriller”, la versión íntegra quiero decir que es mucho más potente que el video musical de la canción.

“Un hombre-lobo americano en Londres” – John Landis (1981)

5 comentarios:

  1. ejjeje, me encanta la propuesta, Krust... una buena dosis de humor negro es siempre bienvenida y si es de los ochenta au resulta más atractiva la idea...

    ResponderEliminar
  2. Me reí con esta peli, y es que el humor británico y yo hacemos buenas migas.

    Y encima ni me gustan las comedias, si no son muy buenas, ni las pelis de miedo, sangre e higadillos, pero cómo bien dices Landis le da la vuelta al género y hace una película para pasar un buen rato.

    Me han entrado ganas de volver a verla, pues la vi hace un montón de tiempo y he perdido los detalles.

    Un beso, Krust

    ResponderEliminar
  3. La recuerdo con gusto. La tengo aquí, edición especial (comprada eh!) y buenos extras. Hace años que no la veo, quizá esta noche me ria un rato y escuche a los creedence, la bso lo partía.

    Un abrazo compi, cuidate!! (otra liga, otra champions...esto es un sin parar!!!)

    ResponderEliminar
  4. Yo tampoco soy un fanático de las comedias, Tesa, ni de las vísceras gratuítas, pero hay cierto segmento del género de terror que me encanta y casi todo tiene que ver con lo british, aquellas pelis de Terence Fisher y de la Hammer en general...
    También la ví hace tiempo y he olvidado algunas cosas, por ejemplo otra escena potente de transformación que ocurría en un cine porno o en un peep show. Jo, que rabia no recordarlo! Creo que la del cine es "Aullidos" la de Joe Dante del mismo año 81...

    Besos

    ===========================

    Ese DeLarge! Me alegro que sigas vivo, o que aparezcas de entre los muertos jejje, el otro día ví un fotograma de esta peli en una revista y como estaba aburrido me dije: "pos vamos a poner un post en el blog"...
    He olvidado algunas cosas, pero ya que mencionas la BSO, de eso si me acuerdo (hubo una temporada en que me dió por coleccionar muchos CD´s) y este es un correcto trabajo de Elmer Bernstein, aunque no de sus mejores, pero es que además de los Creedence también sale el "Moondance" de Van Morrison si no recuerdo mal...
    Un abrazo Juanlu, y cuídate tu también. Del furbo ya desconecto hasta septiembre, ha sido una temporada muy intensa y gratificante. Inolvidable, tío!!!

    ResponderEliminar