jueves, 7 de abril de 2011

Es hora de morir

Transitando cerca de la milla 300 del excelente libro que tengo entre manos (“Nosotros los ahogados” – Carsten Jensen) me llama poderosamente la atención la negativa de un grupo de marineros daneses a un convite consistente en una degustación de champán, prefieren pedirse unos tragos de whisky, ron, e incluso cerveza. Tipos duros ellos, hombres nobles, solitarios y solidarios, sin miedo al amor y mucho menos a la muerte.
Un señorito refinado les invita a esta bebida, y ellos deniegan la tentadora oferta: “¡Champán para desayunar! ¡Puaj, qué asco! El champán lo servían en los patios interiores de las casas de putas de Buenos Aires, con sus palmeras, sus fuentes y sus cuadros subidos de tono. Era el zumo de las chicas de mala vida. Era el engrasado necesario para humedecer a una señorita. El champán era parte de la tarifa…”
Hombres de mar que conocían todos los rincones del planeta, que miraban las burbujas que subían incesantemente desde el fondo de las copas. Parecía el último aire que escapa de los pulmones de alguien que se ahoga…
Esta desbravada anécdota me lleva incomprensiblemente a pensar en los “escuchadores de últimas palabras”, ya me van a perdonar, gente que a lo largo de la historia estuvo al lado de sus personajes relevantes para tomar nota del último estertor fonético del que abandona la nave de la existencia. Y me parece impresionante lo que algunos llegaron a decir antes de cerrar el pico para siempre.

• “A mí, mi querida amiga” – Jean Paul Marat
• “Apaguen la luz” – Theodore Roosevelt
• “Arderé, pero eso no es sino un hecho. Seguiremos discutiendo en la eternidad” – Miguel Servet
• “¡Cara de poto! – Vicente Huidobro a la pintora Henriette Petit que lloraba en su lecho de muerte.
• “Crito, le debo un gallo a Asclepio” – Sócrates dirigiéndose a sus discípulos antes de tomar la cicuta.
• “¡Es absurdo! ¡Esto es absurdo!” – Sigmund Freud
• “Mañana muchos maldecirán mi nombre” – Adolf Hitler, segundos antes de suicidarse.
• “De verdad, ¿tengo pinta de marica?” – Rodolfo Valentino a los médicos que lo atendían.
• “Dispárame en el pecho” – Benito Mussolini
• “El dinero no puede comprar la vida” – Bob Marley
• “¡Hay que meter la cortina de la ducha por dentro!” – Richard Hilton, dueño de la cadena de hoteles Hilton a uno de sus trabajadores.
• “¿También tú hijo mío? – Julio Cesar
• “¡Luz, más luz! – Johann Wolfgang von Goethe
• “Love one another” (“Amaos los unos a los otros”) – George Harrison
• " Mè mou tous kuklous taratte " (Μη μου τους κύκλους τάραττε) (¡No me toques los círculos!) – Arquímedes
• " No le dará ningún trabajo: tengo el cuello muy fino " – Ana Bolena, antes de ser decapitada.
• " Ocho horas con fiebre, ¡me habría dado tiempo a escribir un libro!" – Honore de Balzac
• “¿Quién anda ahí?” – Billy el Niño
• “Sé que has venido para matarme. Dispara cobarde, que solo vas a matar a un hombre” – Che Guevara
• “Vete… estoy bien” – H.G. Wells

Pero no me olvido de los marineros, ellos no tienen esa oportunidad, nadie los escucha cuando el mar, único testigo, se abre para recibirlos en su matriz en medio de una gran tempestad, ni siquiera tienen un lugar en tierra para reposar eternamente y donde sus viudas e hijos puedan llevarles flores para todos los santos. Quizás sea porque ellos son culpables de haber querido ser… libres.-

8 comentarios:

  1. La nena de la cartera vermella11/4/11 10:29

    Me quedo con la frase del Che Guevara, que supongo que debe ser de las más ciertas. Sólo un hombre...
    Per aquí anem llegint el llibre emblemàtic del Jesús Moncada 'Camí de Sirga', amb passatges esplèndids enmig d'alguna ensopegada massa complexa. I també llegim 'La novel·la de Genji', la saga japonesa del segle X.
    I mentre, llegim també els diaris i observem quanta gent va decidir-se a votar pel referèndum sobre la independència.

    Ara toca endreçar la cabana i fer quatre compres per al dinar. Que gaudeixis del teu pedòmetre nou:
    ;-)

    ResponderEliminar
  2. Yo me quedo con la de Billy el Niño, el día que me llegue la hora espero que la muerte me pille por sorpresa y todo sea rápido y sin sufrimiento: ¿Quién anda ahí?... Zas! Guadañazo y arreando!

    "Genji monogatari" és d'aquells llibres que espero llegir amb molta tranquilitat, per poder gaudir de cada capítol en la seva màxima expressió, quan em jubili per exemple… Pel que fa al referèndum, vam anar a votar (jo voto sempre, totes les consultes, perquè tinc aquest dret a decidir sobre el que vull). Va dir SI a la Independència un 91.3%, que cadascú n'extregui les seves pròpies conclusions... Com saps que tinc un podòmetre?, És un aparell molt curiós que mesura la distància que camines cada dia, en Km. o metres, fins i tot els passos a peu que vas fen, i també les calories que consumeixes, t'ho penges a la cintura quan surts al carrer al matí i el pares per la nit o quan vulguis: Avui, que ha estat un dia light, 8 km - 752 metres

    Se hace camino al andar ;-)

    ResponderEliminar
  3. La nena de la cartera vermella12/4/11 23:44

    Un ocellet amb nom de flor em va dir la novetat. L'aparell el conec perquè el meu noiet mallorquí se'n va comprar un fa anys i s'ho passava bomba amb ell. Sé que és la teva nova joguina, per això l'he tret!

    Ja et deixaré el Genji Monogatari quan et jubilis.

    Una abraçada!

    ResponderEliminar
  4. Tant el teu noiet mallorquí com jo ja vam demanar aquest aparell quan teníem 1 any d'edat, abans d'assabentar-nos que els Reis eren els pares, però ens va contestar Baltazar que encara no havien inventat aquesta joguina per als nens que caminaven de quatre grapes...

    Una abraçada, Angi ;-)

    ResponderEliminar
  5. Buena música, Krust e interesantes reflexiones.

    Me quedo con la dignidad de Ana Bolena y su fina ironia.

    Me gustaría salir por el foro con humor, la verdad, y que sea rápido.

    Me gusta el cava, pero hay momentos que prefiero un ron con una rodaja de limón y mucho hielo. Y es que, como canta Serrat, tengo alma de marinero.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  6. Me alegra que te guste la música, Tesa, suelo poner las canciones que me inspiran un escrito concreto y puedo entender que no le gusten a casi nadie, en todo caso siempre queda la libre elección de irse a otra taberna a escuchar bakalao del que pescan otros marineros de agua dulce.
    Es muy buena esa frase de Ana Bolena, y muy digna, teniendo en cuenta que proviene de una mujer adelantada a su tiempo que además era inocente de los cargos que se le imputaban...
    A mí el cava no acaba de gustarme, una copita en las ocasiones especiales para hacer el paripé. Prefiero el vino y la cerveza cuando son buenos, y cada vez más los tragos cortos y sin burbuja, esa copita que propones tiene buena pinta, debe ser que nos hacemos sibaritas con los años. Moderados también, eh?

    Un beso.-

    ResponderEliminar
  7. "¿Era esto la vida?... ¡Pues que vuelva!". A mí me gustaría decir esto, al final. Nietszche nos dice que eso significaría "victoria", o algo así. O tal vez no fuera Nietszche. En todo caso, moriremos, y asumámoslo ya, lo que diremos no merecerá ser recordado. Ahora, sírvanos usted ese ron, o esa copa de vino. A su salud.

    ResponderEliminar
  8. Bonita frase de despedida, Sr. Lobo, piense usted que cuando uno desea volver es sencillamente porque le ha gustado lo que acaba de sentir. Lo desconocido siempre puede esperar turno en la interminable cola de espíritus humanos que da acceso a la Eternidad...
    No es miedo al más allá, son ganas de finiquitar con dignidad el asunto de estar vivos. Aquí y ahora.

    Asumido queda. Salut!

    ResponderEliminar