miércoles, 23 de febrero de 2011

Rubia, morena, y con garbo

Nombre real: Greta Lovissa Gustaffson
Alias: Greta Garbo
Nacimiento: 18 de septiembre de 1905, en Estocolmo (Suecia)
Fallecimiento: 15 de abril de 1990, en Nueva York
BSO: “Just like Greta” – Van Morrison – * Se recomienda darle al play del video  antes de empezar a leer este post.

Nacida en el seno de una familia modesta, la temprana muerte de su padre, cuando apenas había cumplido 14 años, la llevó a empezar a trabajar muy joven, concretamente en una barbería masculina. Luego entró de dependienta en unos grandes almacenes. Su indudable magnetismo personal la llevó a buscar salida en el cine, primero como “extra”, luego en películas publicitarias. Fue Maurice Stiller, uno de los grandes creadores suecos del cine mudo (junto a Sjöstrom), su descubridor, su mecenas y su promotor, que se la llevó consigo, primero a Alemania y luego a USA. Recién llegada, en 1926 rodó tres películas; fueron tres papeles femeninos diferentes pero igualmente inolvidables: la mediterránea y pasional Leonora de “Entre naranjos”, la suntuosa Elena de “La tierra de todos”, y la ardorosa Felicitas de “El demonio y la carne”.
“Aparte de Charlot, no hay acontecimiento en la historia del cine como el descubrimiento de Greta Garbo”, se dice en las enciclopedias. Tras rodar “La mujer de dos caras”, en 1941, la divina se retiró cuando tenía tan solo 35 años. Poco antes de morir declararía a un periodista que lo hizo porque no quería envejecer de cara al público. Desde su retirada se la ha conocido como “la misteriosa”, manteniendo siempre el secreto en torno a su vida privada, lo que ha dado pie a rumores de todo tipo. De hecho, sus restos fueron incinerados en secreto, según su propio deseo.
De carácter bisexual, mantuvo sonoros romances con cinco hombres: Mauritz Stiller, su pigmalion; John Gilber, el actor con el que protagonizó “El diablo y la carne” y “Anna Karenina”; el compositor Leopoldo Stokowsky; el dietólogo Gayelord Hausen, y el millonario George Schlee (el marido de la llamada “modista de Hollywood”, Valentina, que fue el artífice de la elegancia señorial de la Garbo), a quién abandonó tras una noche de amor en la suite de Crillon de París, al darse cuenta de que había muerto mientras dormía.
En el ámbito de las mujeres se puede citar a la escenógrafa Mercedes de Acosta y las actrices María Dessler, Dorothy Sebastian, Bárbara Kent, Paula Duval y Florence Lake, así como a la periodista Bárbara Maclean.
Con el estreno del filme “El demonio y la carne” se inició lo que los comentaristas cinematográficos denominaron “la época Garbo”, pues el éxito de este título fue enorme. Greta fue nominada en tres ocasiones para el Oscar correspondiente a la mejor actriz: en 1929/30 por su actuación en “Anna Christie” y “Romance”; en 1937 por “Margarita Gautier”, y en 1939 por “Ninotchka”. En ninguna de las tres ocasiones logró la preciada estatuilla, pero en 1954 la Academia de las Artes y Ciencias Cinemtatógraficas de Hollywood se dignó a concederle un Oscar Especial “en reconocimiento a sus interpretaciones”… le prepararon una fiesta por todo lo alto, a la que declinó asistir a última hora, y el premio lo recogió una tal Nancy Kelly, que dijo ser su amiga, supongo yo que en sueños…
Además de este galardón Greta Garbo obtuvo en 1930 y 1941 el premio de la Crítica de Nueva York, por sus trabajos en “Anna Karenina” y “La mujer de dos caras” respectivamente. Adivina, adivinanza, ¿Quién es la divina entre las divinas?

4 comentarios:

  1. No se que tenía pero lo tenía todo. Siempre me pareció una mujer atractiva, de mirada enigmática, desprendia sensualidad y sexualidad casi sin pretenderlo.
    Dicen que mantuvo una larga relación sexual con Marlene Dietrich y que al final acabaron odiándose. ¿Realidad? Quien puede saberlo.
    Una lástima que la Garbo se retirase tan pronto, siempre me gustó verla en pantalla. La película que más recuerdo tengo suya es Anna Christie, que no se si fue su primera película sonora, pero no estoy muy seguro.

    Un abrazo compi, me ha molado el post y el temazo de Van Morrison.

    ResponderEliminar
  2. Tenía misterio, magnetismo, dualidad (fuerza y fragilidad), intuición, expresividad... esas cosas que tanto nos atraen a nosotros de las tías.
    He oído muchas veces lo de la relación con Marlene Dietrich, pero por lo visto nunca se comprobó del todo, ya que la otra era tan enigmática como ella, por eso no la he añadido en la lista de relaciones sentimentales (no seré yo quién tergiverse la historia), aunque no me extrañaría. De hecho, precisamente la foto que he puesto es de "Anna Christie", y si, creo que fue la primera que hizo en sonoro, es un pasote de película, la americana que es la que conozco, pero resulta que un año después volvió a hacer "Anna Christie" pero en Alemania (no se si existe copia de esa versión, pero me encantaría verla), por allí andaba la Dietrich...
    Pero de lo que le he visto, y ya que vamos de clasicones, me quedo sin duda con "Ninotchka".

    Me encanta esta canción, esta incluída en "Magic time", uno de los mejores discos de Morrison, y eso que es relativamente reciente (2005)

    Un abrazo.-

    ResponderEliminar
  3. Desconocía que se había retirado tan pronto, con tan solo 35 años, y que no asistió a la ceremonia donde le concedieron un Oscar. Descubrir esos datos al mismo tiempo que sonaba Van Morrison (hice caso a su consejo del arterísco)me hicieron, al finalizar, buscar una copa de algo para brindar a su salud... y también por la Garbo.

    ResponderEliminar
  4. Dicen que una retirada a tiempo siempre es una victoria, estaba en todo su derecho y así lo hizo, aunque por lo visto la prensa amarilla de la época (el germen de la rosa de ahora) no paró de hacerle la vida imposible. En cuanto al Oscar, supongo que se lo pasó por el forro, después de toda una carrera detrás llena de grandes interpretaciones, en mudo y sonoro, que te den una estutuilla de "reconocimiento de error" con efecto retroactivo debe joder bastante...
    Vaya usted con cuidado con esas copas matinales, Sr. Lobo.

    Saludos.-

    ResponderEliminar